Opinión

De todo un poco


Estaban en una esquina reunidos, por pura coincidencia, Caresol, Doña Dorita, Lagartoparado, Ramón Chávez y la Tere, Armando Ulloa, Sherlock, Watson, Enrique Alvarado que había llegado a buscar a José Antonio Sanjinés, y hasta el nunca bien ponderado Pepe Canela quien, habiéndose perdido una vez más buscando la dirección del de Managua, dio así con tan selecto grupo, lo que aprovechó para quejarse, también una vez más, de los desastres de la arbitraria programación de ESTESA y su insufrible monopolio, y la forma en que hicieron desaparecer el Canal de Televisión Española, para imponer al usuario Antena 3, un canal español de ínfima categoría. Todos estuvieron de acuerdo con Pepe Canela, incluso los de Managua y Masatepe que en ese momento llegaban con una bolsa de rosquillas somoteñas para todos.
Masticando aquellas crujientes y deliciosas rosquillas, empanaditas y viejitas -”con perdón de Doña Dorita” exclamó sonriente Caresol-, Sanjinés con la complacencia de Enrique Alvarado y de todos los demás, a propósito de los desastres que para el país significan los días que UNION FENOSA permanece en el país, argumentaba, apoyado a cada momento por la lucidez de Enrique, que vivimos en un Estado Totalitario, pues el ciudadano no tiene más remedio que agachar la cabeza ante tantos desmanes del Ejecutivo, Legislativo, Electoral y Judicial, poderes con el denominador común de la corrupción. “Solo hace falta que la próxima vez que agarren un furgón con millones de dólares, los vayan a contar a El Chile, y le pidan a Arnoldo Alemán un Acta autenticada por él mismo, sobre lo contabilizado. Al paso que vamos, el prisionero del Alcaide de Nicaragua, que es Daniel, va a tener mayor credibilidad que la policía misma. Y por otra parte, a propósito de este Estado Totalitario, no hay que olvidar que es este mismo Estado quien nos impone privatizaciones también totalitarias, como la de UNION FENOSA, y que no pierde la esperanza de convertirnos el abastecimiento del agua, que ya es pésimo, en el mismo problema que el de la energía eléctrica”.
El de Managua estaba totalmente de acuerdo con Sanjinés: “Estamos en indefensión profunda como pueblo, y con unos propagandistas de ofertas electorales que en su demagogia servil proponen que, como una muestra de nuestro valor cívico, primero probemos que estamos contra la guerra en Irak, para después poder tener derecho a referirnos a los problemas de Nicaragua. Esos articulistas son, como quien dice, curulantimperialistas, es decir, fabrican su propia izquierda donde campea la corrupción, mientras hacen méritos para alguna curul, ministerio o embajada. ¡Eso, Don Jaime, sí es exótico, sobre todo de parte de aquellos que alguna vez creyeron en doctrinas exóticas! ¿Y a propósito, sea quien sea el candidato que gane en noviembre, si se firman acuerdos económicos favorables con España, o nos llega alguna ayuda económica de ese país, será considerada exótica?”.
“Pero no nos apartemos de UNION FENOSA –terció el de Masatepe-, pues ahora le ha dado por hacer la siguiente operación: No te mandan el cobro y como ocurrió en un caso muy cercano, al usuario que no le llegó, muy honradamente lo pidió por correo electrónico y nada. Al parecer, ese gesto ingenuo, activó la mala intención de UNION FENOSA que de inmediato procedió -y esto les está ocurriendo a muchísimas personas- a mandar cortarle la luz arbitrariamente, a alguien que tenía un récord intachable. Esto me lleva a preguntarle a José David Castillo, Director del INE y a quien veo en nuestro insustituible Masatepe cuando visito al imponderable William Tapia, lo siguiente: ¿Siempre es válido el inciso 5, del artículo 42, que textualmente dice: Recibir mensualmente la factura por el consumo de energía con, al menos, quince días previos a su vencimiento, siendo su no recibimiento impedimento para la suspensión del servicio por falta de pago? ¿Con cuantos días previos al corte tiene UNION FENOSA, dentro de las normativas que deben regir entre cliente y distribuidor, que prevenir al cliente antes de proceder al corte? y por último: ¿Si UNION FENOSA no cumple con esta Ley, está el cliente en su derecho de impedir el arbitrario corte?”.
“¡Claro que sí!”, exclamaron Sherlock y Watson, quien agregó: “Ya ven cómo Don Enrique Bolaños se parece al bíblico Moisés, quien dividió el Mar Rojo, y Don Enrique de la noche a la mañana rebalsó Apanás. Pero a pesar de los pesares, siguen los apagones, y de los que hubo, quién pagará los daños? Choques por falta de luz en los semáforos; daños en aparatos domésticos, etc. La verdad es que necesitamos miles de furgones con cuatro millones cada uno, que no pasen ni por aduanas ni por la policía, y mucho menos por el poder judicial. Como dice Doña Tina Brenes: ¿Qué hacemos con esta política?”.