Opinión

Foro de lectores


A MOVISTAR

Son interesantes las promociones de las empresas de telefonía celular, pero todas me parece que coinciden en algunos movimientos de campaña publicitaria que de alguna manera confunden a sus clientes y que no puedo callar.
De manera particular me quiero referir a las promociones de MOVISTAR sobre los celulares de prepago del cual soy usuario desde diciembre de 1999, que anuncia en los periódicos las promociones de 50% y hasta el 100% por las recargas que el cliente haga.
Pero lo que no es posible es que quienes adquieren sus celulares con la promoción de $ 10.00 (DIEZ DÓLARES) adicionales por cada recarga hasta alcanzar cien dólares tengamos que estar pendientes de que el día que vayamos a ingresar recargas, no coincida con alguna de las promociones antes mencionadas, ya que no aplican la de los 10 dólares, sino la que se dé a conocer por los medios de comunicación en ese día.
En mi caso, una recarga se me vencía en una fecha, por lo que compré una tarjeta confiado de mi promoción de los 10 dólares adicionales, la ingresé, y como no sabía de la promoción, tranquilamente sólo me aplicaron un 50% más de lo ingresado. Llamé para reclamar y tranquilamente me dijeron que fui “suertero” porque me aplicaron esa promoción y no la que tengo por derecho desde el momento que compré mi celular nuevo, ya que el que tenía se me extravió.
Creo que si estoy en una promoción, debo permanecer en ésta hasta que se me agote y luego participar en las nuevas, o que exista la posibilidad de escoger cuál es la que me conviene y no ser confundido con promociones que considero amañadas.

Alfredo Salinas Miranda
Usuario de MOVISTAR

No ser cándidos con los candidatos
Resulta interesante observar a muchos políticos, especialmente a los que se aferran a posiciones con jugosísimos sueldos y poquísimos esfuerzos, muy especialmente a muchos “diputados”. Esto no es un fenómeno único de Nicaragua, pero aquí es especialmente acentuado, por cuanto resulta obsceno que un funcionario gane cinco mil dólares mensuales (¡más prebendas y coimas!) cuando la mayoría del pueblo, si es que encuentra un trabajo, gana dos dólares o menos al día.
En la técnica, a la eficiencia de una máquina se le llama “coeficiente de eficacia“, el cual es el resultado de la relación entre la energía que produce (numerador) y la energía que consume (denominador). Homologando y al observar los sueldos que reciben los diputados, podría creerse que en Nicaragua los diputados prestan un enorme rendimiento. Pero el pueblo sabe la verdad.
Lo que más llama la atención es la terquedad con la cual dichos “funcionarios” se apegan a sus puestos. Entre más ineptos, más aferrados son a sus puestos. Esto, aparte de una razón meramente económica, esconde sutilmente otra de la que pocos nos percatamos: entre más fracasada es una persona en su vida profesional, más se aferra a la política estomacal. Una persona que es apta, honesta y capacitada en su profesión, lo es en el desempeño de sus funciones al servicio del Estado, ya que no depende de ese puesto público para vivir decente y honestamente. Si esa persona hasta ahora ha fracasado como profesional, tengámoslo por más que seguro que hará del puesto público su botín personal. Y como sabe que ese botín está limitado al período legislativo y no está seguro de ser reelecto en el siguiente, pues desde el primer día preparará su “piñata chiquita”. Es indispensable que los electores se fijen menos en el partido y más en el candidato. A veces se da que un candidato idóneo está en un partido que no es el nuestro. Pero también sucede lo contrario: que por nuestro partido aparece un candidato incapaz.

E. Arturo Castro Frenzel
Ingeniero electrónico

Carta a Intur
Reciban unos saludos por parte de la agencia NSS que desde 1997 ha facilitado el ingreso de miles de estudiantes y turistas en Nicaragua.
La corriente crisis de la luz eléctrica y el servicio inadecuado del agua potable en la capital y todo Nicaragua, ha llegado al punto de que nuestra agencia en los USA está dando aviso por medio de su página web y sus comunicaciones directas con viajeros extranjeros que nos solicitan información sobre Nicaragua, de que los turistas revisen la situación con mucho cuidado antes de visitar Nicaragua, mientras no se resuelva la crisis de manera que dé confianza de un servicio estable de los servicios básicos.
Toda esta situación ha llegado a que veamos la situación tan inestable que ya no se puede esperar que los servicios básicos de turismo puedan ofrecerse de manera responsable y segura.
Por eso, nos vemos obligados a recomendar que los extranjeros (especialmente los con niños) pospongan sus planes de viajar a Nicaragua en el presente momento, hasta que haya indicaciones convincentes de que el gobierno vaya solucionando la crisis de manera seria, de forma tal que prometa una estabilidad confiable en los servicios que, como indica su nombre, son “básicos” a la vida humana.

Paul Martin, Intl. Director
Nicaragua Spanish Schools

Carta al general Moncada
Al leer su artículo “El Ejército de Nicaragua: institución constitucional del Estado”, publicado por EL NUEVO DIARIO en fecha 2 de septiembre de 2006, realicé un verdadero esfuerzo por captar el sentido de su escrito. Sin embargo, concluí que la esencia es su preocupación en cuanto a garantizar la sostenibilidad de un ejército al servicio de los intereses nacionales y no de intereses partidistas o particulares. Dicho objetivo se ha materializado, en su análisis conclusivo, en las últimas décadas del siglo XX y XXI y porque los mandos del Ejército y el cuerpo de jefes y oficiales del Ejército de Nicaragua han asumido con convicción, madurez y responsabilidad el proceso de transformación y de fortalecimiento institucional.
Los intentos de la nación, por crear un ejército institucional, fueron marcados desde el período de gobierno del general José Santos Zelaya en el siglo XIX, es decir, que coincido con el hecho que nuestra nación ha hecho y continúa haciendo esfuerzos para que contemos con una institución castrense marcada por la institucionalidad.
Sin embargo, cuando aún somos un país con un Estado frágil, que en pleno siglo XXI es reo de los intereses políticos partidarios, obviando reincidentemente el Estado de Derecho, no es remoto que los grupos de poder se arreglen y amenacen una vez más a la democracia nicaragüense, realizando reformas para obtener una institución militar al servicio de intereses partidarios.
Además, cuando aún existan militares activos o en retiro que continúan descansando, así como usted lo hace, la institucionalidad de la organización castrense en instituciones partidarias, en este caso, la institucionalidad del Ejército de Nicaragua descansaría una vez más en el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional, es decir, su fuente originaria, la materialización es verdaderamente una utopía más para la ciudadanía nicaragüense.

Marcella Guevara Ruiz, ciudadana nicaragüense
marguevara27@hotmail.com

Problema fundamental para resolver la crisis energética
Quiero comenzar conjugando unas frases de estudiosos del tema de la Energía: “Solamente hay dos fuentes de energía: el sol y la voluntad. En Nicaragua, nunca ha faltado el sol. Cuando hay voluntad, a cada problema le encontramos mil alternativas. Cuando no hay voluntad, a cada alternativa le encontramos mil inconvenientes”.
En estos momentos, la crisis energética se ha agravado porque el problema dejó de ser técnico-nacional y se ha convertido en un problema privado-personal. Necesitamos en estos momentos de los ingredientes básicos en la convivencia social: inteligencia emocional y resolución de conflictos. Sin ellos se hará más difícil afrontar la crisis, ya que se estaría aumentando a “n” los niveles de conflictos personales entre los actores.
Propongo para resolver el conflicto que no nos permite enfrentar positivamente la crisis energética:

a) VISIÓN COMÚN SOBRE EL CONCEPTO ENERGÍA: Necesitamos ponernos de acuerdo y convencernos de que la energía es un bien nacional, de interés común y fundamental para el desarrollo de la nación. Por lo tanto, no podemos transpolar las famosas “leyes del mercado” como si se tratara de cualquier “bien mercantil”. Mientras no nos pongamos de acuerdo en producirla eficientemente y, por otro lado, tener en cuenta su carácter eminentemente social, continuaremos dando bandazos.
b) NO PODEMOS CONTINUAR FOMENTANDO LA CULTURA DE “LA CULPA”: Tenemos tendencia a desarrollar acciones que apuntalan a encontrar culpables, porque es la forma más “fácil” de enfrentar cualquier conflicto. Encontrando al culpable, le cargamos la cruz, lo crucificamos y quedamos con nuestra conciencia tranquila.
c) ASUMIR SU RESPONSABILIDAD CADA UNO DE LOS ACTORES DEL SISTEMA: La sociedad civil debe exigir a cada uno, en primer lugar, a que se siente con los demás actores, con una actitud transparente; y en segundo lugar, que cada quien asuma su responsabilidad y emplee sus neuronas en buscar alternativas, y no en ofrecer excusas.

Narciso Mayorga Pallais
El autor es un ciudadano comprometido con el problema de la energía.

La eterna esclavitud
El poder del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Recuerdo estas palabras que desde mi primaria me dijeron que “era” la definición de la democracia, pues desde jóvenes nos enseñan que eso es lo que nos da poder. Pero lo que no nos enseñan es su aplicabilidad.
Ha habido una sarta de esclavizadores que simplemente cambian de turno, pero nunca se desaparecen: los españoles (junto con su Iglesia Católica), la política verde y roja de la época, los gringos, dos dictaduras de extremos, y para variar, el mercado --todavía con los gringos--, sumándole también para colmo la Iglesia Evangélica enajenadora de la gente pobre y resignada.
Ya ni los evangélicos con su dios sordo se aguantan con sus gritaderas que no más los enmudece y no les reconforta el espíritu porque, si así fuera, no vivieran invocando con micrófonos a cada hora del día. A veces le agradezco a Fenosa sólo ese parchecito de sus cagadas administrativas, porque sólo en ese momento hay algo de silencio.
Cuando miremos hacia adentro y no de la ropa para afuera; cuando valoremos la inteligencia y no el sexo particular; al talento, venga de quien venga; al enfermo y no a su dinero; al borracho sincero y no al piruca diputado; al anciano y no a su herencia económica. Por romántico que se vea, es simple. ¡Maldito protocolo de calificaciones y corbatas!

Maycols Alcino Lovo Salgado
*IV año licenciatura en Agronegocios.