Opinión

El Ejército de Nicaragua: institución constitucional del Estado


Con el nombre de Ejército Nacional nace la primera institución armada de la Revolución creada por el Estatuto Fundamental publicado en agosto de 1979 en el Diario Oficial La Gaceta Nº 1.
El nuevo Ejército Nacional sería organizado con los combatientes del FSLN, oficiales y soldados de la desarticulada Guardia Nacional que hubieran mantenido una conducta honesta y patriótica frente a la dictadura.
El estatuto definía que la defensa del proceso democrático, de la soberanía e independencia de la nación, así como la defensa de la integridad territorial formaban parte de su misión principal.
Se concibe al Ejército en ese momento como una institución nacional, patriótica, al servicio de los intereses de la nación y no de intereses partidistas o particulares.
Un mes después, en septiembre de 1979, en La Gaceta Nº 2 se publica el Decreto Nº 53 de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, mediante el cual se crea el Ejército Popular Sandinista (EPS), que se constituye en un Ejército de naturaleza mixta: nacional y partidista al mismo tiempo, legalizado por imperio de la ley y posteriormente por la Constitución de 1987.
La vinculación partidaria del EPS con el FSLN está determinada por su propia naturaleza y origen político-militar, además por el Decreto Nº 53, que le da vida legal a la institución armada denominándolo Ejército Popular Sandinista y por el Decreto Nº 67 del 13 de agosto de 1979, mediante el cual se reserva la denominación Sandinista exclusivamente al FSLN.
La Constitución de 1987 reconoce al EPS y su doble naturaleza. Es una institución nacional subordinada a la Constitución y al presidente de la República, y al mismo tiempo es sandinista y por consiguiente partidista ligada al FSLN, que es su fuente originaria.
El 2 de septiembre de 1994 en La Gaceta Diario Oficial Nº 165 se publica el Código de Organización, Jurisdicción y Previsión Social Militar, siendo la primera ley creada por el Poder Legislativo que regula la existencia del Ejército de Nicaragua, institución constitucional del Estado con carácter nacional, apartidista y profesional. La ley prohíbe expresamente a los militares activos realizar proselitismo político-partidario dentro o fuera de la institución armada.
Este código significó el punto de partida desde el ámbito legal del trascendente proceso de despartidización del Ejército, remarcado por la reforma constitucional de 1995 que transformó al Ejército Popular Sandinista en Ejército de Nicaragua, redefiniendo su naturaleza como institución armada nacional, profesional, apartidista, apolítica, obediente y no deliberante. En su momento, y para el futuro, esta reforma constitucional implicó un mandato imperativo de obligatorio cumplimiento para transformar progresivamente al Ejército de forma profunda y sustancial.
Los mandos del Ejército y el cuerpo de jefes y oficiales asumieron con convicción, madurez y responsabilidad el proceso de transformación, de fortalecimiento institucional y legitimación del Ejército en gobiernos de transición, subordinándose a la Constitución y al poder civil legalmente constituido. Los hombres y mujeres que forman el Ejército son un recurso humano altamente calificado, con espíritu de cooperación interinstitucional y disposición al sacrificio demostrado en la práctica en situaciones de riesgo. Ellos han hecho posible en casi tres décadas de existencia que el Ejército, institución constitucional del Estado, se haya convertido en el Ejército de todos los nicaragüenses.
El anhelo de los nicaragüenses en los últimos tres siglos de organizar su propia institución armada como expresión de la voluntad soberana del Estado Nacional y no por imposición de potencias extranjeras se ha venido materializando en las últimas décadas del siglo XX y parte del siglo XXI.
En el programa de gobierno del FSLN y la Alianza Unida Nicaragua Triunfa para las elecciones de 2006 se asume el compromiso de continuar fortaleciendo la institucionalidad del Ejército, lo que garantizará que el futuro gobierno de reconciliación y unidad nacional presidido por Daniel Ortega continúe consolidando el carácter nacional, apartidista y profesional del Ejército de Nicaragua.
General de brigada en retiro
denisrmc@hotmail.com