Opinión

¿Héroes o billetes nacionales?


Paolo Santiamén, ¿ha notado que todo héroe nacional apunta la nariz hacia un billete? Mi estimado y joven amigo no apunta la nariz, sino que los demás mortales imprimen sus efigies en ellos. ¿Y qué opina usted de eso?
Opino que es incómodo, porque cualquier ciudadano diría: “Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, que en paz descanse”; sin embargo, lo que logran estos banqueros es una guerra entre el difunto y su eternidad, porque de seguro, si le pudiesen preguntar a Pedro Joaquín sobre salir o no impreso en un billete de circulación nacional, aquel reclamaría de inmediato que no.
Lo mismo pasa con Rubén Darío, don Paolo ¿Por qué emular a un artista sobre el papel moneda? Al final los artistas, mi estimado joven, héroes y nobles bachilleres terminan bajo redes comerciales. Todo su intelecto se reduce al placazo que imprimen sus figuras sobre las monedas. Ritual o vicio, es propio del mercantilista. Ocurre desde tiempos de Julio César.
Don Paolo, también imprimen en los billetes y monedas, el escudo nacional y los demás símbolos patrios: el ave, el árbol, etc. Así es, mi estimado joven, esta ceremonia monetaria tiene siglos de existir. El simbolismo, es romántico. Incluso los capitalistas se enamoran de las figuras más nobles, por muy salvajes que sean quienes gastan el dinero en derroches, como son los burgueses.
Mas, yo tengo una duda, don Paolo, deriva del ave nacional como símbolo patrio. Encuentro en el guardabarranco un ave muy exótica para el país, como símbolo parece más propio el zanate, ¿no le parece? Me parece, sí que me parece. Hubo una discusión hace un tiempo sobre este tema que se trató en los diarios nacionales, yo estoy a favor de coronar al zanate y destronar al guardabarranco.
El guardabarranco es un ave mestiza, la mayor parte de la población nacional es mestiza y quizá por ello escogieron esta bella criatura para representarnos en el cielo, sin embargo, el zanate, además de llevar un nombre náhuatl, es un ave mucho más jovial y se lleva mejor con el pueblo de Nicaragua, por eso y más, me apuesto por el zanate como ave nacional.
Además, don Paolo, en aquel debate me pareció escuchar a uno que decía que por cuestiones de estética era mejor el guardabarranco, y no sólo eso, sino que pintaba al zanate como un ave oscura. Hay brutos que abren la boca sólo para mostrar lo hueca que la tienen. El zanate no es un ave oscura, no es ni cercana al cuervo ni mucho menos al buitre o zopilote.
El zanate destila colores morados y rojizos cuando los rayos solares se acuestan sobre él, dándole brillo. No sólo eso. El zanate, a diferencia del guardabarranco, es un ave que interactúa con el paisano nacional. Se pasea en los patios de las casas y en los parques se acerca, no al nivel de las palomas de Castilla, coqueta y extrovertida, pero sí a un buen nivel; es decir, el zanate brilla con lealtad frente a los ojos del nicaragüense, a pesar de su color oscuro.
De acuerdo con usted don Paolo, el zanate, pues, debiera ser placado en la moneda de veinte y cinco centavos, tan siquiera. ¿Pero qué hacer con el guardabarranco?
Mientras tanto, el guardabarranco puede volar libremente por el cielo nacional y arrimarse en los inviernos lluviosos, cuando más le gusta posar en los chilamates para las postales de turismo.
Estudiante Universitario. grigsbyvergara@
yahoo.com