Opinión

Respuesta al artículo “Vendedor de ilusiones”


Recientemente, el Nuevo Diario publicó un artículo firmado por el colega Gustavo A. Picado Montenegro llamando “Vendedor de Ilusiones” a nuestro distinguido pariente, nacido y criado en Jinotega, José Rizo Castellón.
Desdice de su cultura jurídica pretender hacer creer a todo un departamento (Jinotega) que el vicepresidente de la República tiene facultades más allá de las que nuestra Carta Magna le señala y las que el presidente le delega.
Para ilustración del pueblo jinotegano, que no tiene por qué saber Derecho Constitucional, es oportuno, justo y necesario aclarar lo siguiente: a partir del 10 de enero del año 2002 el vicepresidente de la República de este período (2002-2007) fue quien manejó únicamente dos oficinas cuyos locales fueron anexados a la Vicepresidencia: la oficina de Atención a Desastres Naturales (Sinapred) y la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (Conycit). El tremendo ataque iniciado, orquestado y personalmente dirigido por el presidente actual en contra del PLC, y específicamente en contra de su líder, terminó de amolar las cordiales relaciones que el doctor Rizo Castellón pretendía tener con el presidente.
De esa campaña del ingeniero Enrique Bolaños toda Nicaragua conoció los desaires, desplantes y actos poco protocolarios que el gobernante dirigió en contra de su vice. Es más, hubo necesidad de aclarar públicamente la posición del vicepresidente para dejar claras a nivel nacional las pésimas relaciones políticas y administrativas del presidente con su fórmula. Esto fue algo increíble, por lo que el licenciado Picado Montenegro no podía esperar “ilusamente” que el presidente permitiera la carretera a Jinotega. ¡Eso sí que era una ilusión!
El porqué hemos llamado el corredor del olvido a los departamentos de Estelí, Matagalpa, Jinotega, Somoto y Ocotal obedece a que no hemos tenido un presidente de esos lares, amigo Picado Montenegro. Los jinoteganos no están desilusionados y saben que una vez que José llegue a la Presidencia, la carretera viene. ¡Créanlo que así será!

Y cuando sus amigos del sandinismo en tiempos en que toda su familia era de la Seguridad del Estado y hasta en otros puestos de confianza, me imagino que no se le habría ocurrido llamarle al “Comandante” vendedor de ilusiones, porque hasta ese día hubiese llegado su disfrute y goce del derecho humano tan preciado conocido como libertad.
No sea tan severo en otras apreciaciones sobre José; recuerde que como caballero que es --virtud que todo el mundo le reconoce-- no se pondrá en dime que te diré con un paisano para demostrarle que él no vende ilusiones.
Abusa del uso de su pluma y desconoce la verdadera noción de familia, así como tal parece que carece de nociones de Derecho Constitucional. No voy a repetir sus frases incoherentes en relación con los términos ofensivos que emplea en contra de José. Pero le recuerdo que como parte de esa gran familia jinotegana que dice usted ser, debería compartir la alegría que sus paisanos albergan en sus corazones en cuanto a la candidatura de José. Y lo he visto cuando algunos personajes del gobierno local se le acercan para decirle: “Estamos con usted doctor, pero tenemos miedo de perder nuestros puestos…” Son expresiones espontáneas, jubilosas y llenas de sabiduría política, porque saben a ciencia cierta que la primera obra que José ejecutará como presidente de los nicaragüenses es el proyecto Sébaco-Matagalpa, Matagalpa-Jinotega y Guayacán-Jinotega, proyectos que no se llevaron a cabo por pura maldad del actual presidente.
Únase a sus paisanos y siéntase orgulloso de que el próximo presidente de Nicaragua sea un jinotegano. No actúe como mata mama.

acastell46@yahoo.com