Opinión

La falacia de la sinrazón


Andrés Pérez Baltodano nos tiene acostumbrados al rigor de sus planteamientos y a la lucidez de sus ideas. Por esa razón resulta sumamente extraño que con el bagaje intelectual que le conocemos --y le reconocemos-- haya incurrido en los vicios que tanto ha combatido desde las páginas de opinión del EL NUEVO DIARIO, particularmente sobre el uso y el abuso de falacias, sofismas y sinsentidos.
En efecto, al intentar un análisis sobre el posicionamiento político e ideológico de la Alianza MRS con su artículo “Más sobre la visión no conflictiva de la política”, Andrés nos ofrece una verdadera cátedra sobre el uso de argumentos falaces. A partir de las lecciones que de él hemos aprendido sobre cómo separar la paja del trigo, esto es cómo separar los juicios rigurosos de las falacias, quisiera presentar una muestra de cinco botones:
1. Los textos elementales en materia de razonamientos lógicos denominan falacia del maniqueo cuando en las citas textuales se mutilan intencionadamente las frases, o se elimina el contexto que permite entender el correcto significado de la información o se anotan énfasis deliberados para tergiversar el verdadero sentido. Es lo que hace Andrés cuando asevera: “El programa de la Alianza… dice: Desarrollaremos una gestión pública transparente, pero nadie todavía ha aclarado la filosofía de lo público que orienta ese programa…”.
Esa aseveración deja de lado que en el programa de la Alianza MRS se lee: “Para desarrollar Nicaragua debemos rescatar el sentido del servicio público como un compromiso con el país, ejercido por los mejores ciudadanos y ciudadanas, cuya retribución sea el reconocimiento moral y social y no el salario… Los recursos del Estado deben servir a todos, especialmente a quienes menos tienen, para que logren tener una vida mejor… La corrupción es una lacra que debe ser prevenida y sancionada de forma permanente. No toleraremos la corrupción. Y los delitos de corrupción no quedarán en la impunidad”.
En otras palabras, la Alianza MRS tiene un concepto claro de la función pública: compromiso nacional, honradez, capacidad, orientación a los más débiles y combate a la corrupción. ¿Se requiere un texto de filosofía para entender el concepto de la función pública que tiene el programa electoral del MRS?
2. La falacia de generalización precipitada se produce cuando se generaliza a partir de casos que son insuficientes o poco representativos, o se presentan las premisas como si aportaran un fundamento seguro a la conclusión, cuando en realidad le ofrecen un sustento deleznable. Pérez Baltodano declara: “La Alianza MRS también dice que no quiere más de lo mismo” y, seguidamente, sacando del contexto una frase de Mundo Jarquín, extrae la conclusión de que el MRS estaría sometido a los dictados de las instituciones financieras internacionales. Así, el articulista proclama: “… es decir, la Alianza MRS intentaría hacer más de lo mismo, pero con mayor eficiencia…”.
Exactamente en sentido contrario a esa tendenciosa conclusión, el programa electoral del MRS consigna:
“Queremos aprovechar todas nuestras posibilidades y trascender nuestras limitaciones económicas, con dignidad y con una propuesta verdaderamente nacional, que apoye la comunidad cooperante y respeten los organismos financieros internacionales.
Queremos superar los límites y condiciones que nos han impuesto, con políticas propias que prioricen las urgencias y necesidades nacionales, sin subordinar nuestra economía y nuestro desarrollo a intereses externos”.

En realidad, el MRS es la única opción que representa un cambio genuino para el futuro del país, toda vez que el PLC, el FSLN y ALN, y sus candidatos, han compartido el poder a lo largo de los últimos años, siendo corresponsables de las nefastas consecuencias que las políticas y decisiones adoptadas han tenido para la población nicaragüense.

3. Se utiliza la falacia de conclusión equivocada cuando la conclusión no se desprende de las premisas. Así, Andrés sostiene “…el pacto limpio que ofrece el MRS es una reforma institucional necesaria, pero no es suficiente para definir la identidad de izquierda…la idea del pacto limpio oscurece la naturaleza del pacto neoliberal… que subordina la justicia a la lógica del capital”.

Efectivamente, el MRS plantea una reforma institucional donde se prohíbe la reelección presidencial, se eliminan los megasalarios y se socavan las bases del pacto liberofrentista. Y eso ya es bastante. Pero también en el programa del MRS se lee: “Queremos una Nicaragua democrática, con instituciones que le cumplan a la gente, con pluralismo político, sin corrupción ni abusos de poder... Queremos una Nicaragua de ciudadanos y ciudadanas libres en el pleno sentido de la palabra… Vamos a democratizar el gobierno impulsando la participación ciudadana y el protagonismo de los gobiernos locales”.
Haremos también todos los esfuerzos para que los jóvenes, muchachas y muchachos, crezcan sintiendo que Nicaragua los acoge y los necesita. Para lograrlo, nos dedicaremos a crearles oportunidades de estudio, de empleo, de deporte y de recreación.
Tal vez, en el izquierdómetro de Andrés este planteamiento no sea de izquierda. Pero en la Nicaragua de hoy, rescatar la democracia, promover la participación, combatir la corrupción y los abusos de poder y procurar el pleno ejercicio de la ciudadanía, ya es una revolución, independientemente de la etiqueta ideológica que se le quiera colocar.
4. Afirma Andrés “Una lectura del discurso…y de los documentos oficiales revela que, hasta el momento, esa organización solamente ofrece una forma diferente de administrar el neoliberalismo existente en nuestro país”. En verdad, esta afirmación no es un sofisma, sino una falsedad flagrante. Basta leer la página 15 del programa de la Alianza MRS que dice:

Desarrollaremos a nuestro país con justicia social… Queremos que la economía se democratice y no continúe organizada en torno a los intereses de grupos económicos privilegiados… Queremos producir más riquezas y distribuirlas con justicia y equidad...

No queremos un Estado que sea sólo facilitador de las leyes del mercado, dedicado a garantizar las ganancias privadas… Vamos a desarrollar un Estado que logre un equilibrio adecuado entre la libertad del mercado y la justicia social… Un Estado responsable, comprometido con la gente, especialmente con quienes menos tienen, para darles la oportunidad de tener una vida mejor.
No concebimos un país próspero con gente viviendo en la miseria, sin educación y sin salud. Nuestro gobierno tendrá como prioridad la vida de la gente, la vida de todas y de todos.

¿Dónde se esconde aquí ese neoliberalismo que, en palabras de Andrés, se cuela tan “fácilmente en el alma de cualquiera”?

5. Finalmente, se incurre en la falacia petición de principio cuando se utiliza como premisa algo cuya verdad no está probada. Es precisamente el vicio lógico en que incurre Andrés al apelar a frases como: Es decir; esa visión implícitamente acepta; fue reconocida tácitamente…etc.
Desconozco la intencionalidad del artículo de Andrés, pero su trayectoria me lleva a pensar que ha pretendido generar un sano debate sobre la izquierda en el país. Sin embargo, mal comienza un debate si se asienta en falacias y sofismas. En todo caso, tengo la seguridad de que la honradez intelectual de Andrés le conducirá a una relectura --o lectura-- de los textos oficiales del MRS y a enderezar el intercambio por un terreno más sólido.