Opinión

La cultura del mal pago


Siempre me ha costado entender las campañas que hacen las instituciones públicas o privadas, para que sus clientes se pongan al día con sus obligaciones.
Actualmente Unión Fenosa lleva a cabo una de este tipo; es simple y atractiva: Si usted paga los recibos vencidos antes de diciembre del año pasado, tendrá un 40% de descuento sobre su factura; cancela los de enero a abril del presente año, la rebaja es del 20%, además, sin intereses moratorios.
Este tipo de “campañas” de descuento también es común en las Alcaldías, donde casi siempre proponen un arreglo de pago que generalmente se reduce a que “pague este año y nos olvidamos de los dos últimos que debe”.
Hubo una compañía de servicio público, de cuyo nombre no me acuerdo actualmente, que ofrecía un boleto para la rifa de un vehículo a los que se pusieran al día en sus cuentas, dejando fuera a los que pagan a tiempo y con gran sacrificio sus obligaciones. Lo más trágico de todo esto es que son las mismas compañías que se quejan del mal pago de sus clientes las que salen con estas geniales ideas que no hacen nada más que acentuar el problema.
No sé cómo se sentirán los que pagaron a tiempo sus facturas y no tuvieron la oportunidad de gozar de ese 40% y 20% de descuento, con mantenimiento de valor y sin intereses moratorios, tal como lo presenta la actual promoción de la compañía distribuidora de electricidad, pero estoy seguro de que muchos de ellos, la próxima vez que les llegue la factura eléctrica, no la pagarán hasta que un serio problema de flujo de caja, como dicen los contadores, obligue a la empresa a aplicar una política similar y todos tengamos la misma rebaja y oportunidades.
Al fin y a cabo, esta medida sólo vendrá a complicar más los problemas que quieren resolver, el flujo de caja, ya que los que paguen a tiempo sus facturas o impuestos, cada vez más, serán menos.
Mayormente saludable sería hacer una campaña donde se ofrezca un, digamos, 20% a los que paguen antes de una semana después de haber recibido la factura. Algunas alcaldías, sobre todo, ya han comenzado esta práctica, aunque, tengo que confesarlo, desconozco los resultados.
Lo que sí puedo decir es que afortunadamente debía unos cuantos meses de energía eléctrica, por lo tanto, ya cuento con el 20% de descuento, ahora la gran interrogante es si pago ahora o espero que la rebaja llegue al 40%.