Opinión

Diez razones para rechazar la ley de bonos turísticos


1. La Ley de Incentivos Fiscales, aprobada en 1999 y reformada recientemente, exonera totalmente a las empresas turísticas de todas las cargas fiscales, incluyendo IR, IVA, DAI, ISC, así como Impuesto municipal de Bienes Inmuebles. De tal manera que es falso, como lo editorializa el diario La Prensa, que es necesario exonerar a las empresas extranjeras para que puedan invertir en Nicaragua.
2. La Ley de Bonos de Inversión Turística (BIT) consiste en financiar hasta en un 70% a las empresas turísticas, bajo la modalidad de emitir bonos que serán respaldados por el gobierno de la República de Nicaragua. Estos bonos son redimidos (pagados) por el fisco, a cuenta de los impuestos futuros que estas compañías retendrían de los impuestos sobre la renta (IR) y del impuesto general al valor (IVA) no solamente de su actividad principal, sino de otras actividades conexas situadas en una zona especial considerada para dichas actividades.
3. Según el director de Ingresos de la República, señor Róger Arteaga, esta ley afectaría negativamente la recaudación de la Dirección General de Ingresos (DGI) en aproximadamente 700 millones de córdobas.
4. Esta ley, igual que todas las que exoneran a las empresas extranjeras, promueve la evasión fiscal y debilita al fisco. Según un estudio del gobierno (Artana), Nicaragua tiene un gasto tributario de más de C$8,000 millones por concepto de exoneraciones y evasiones fiscales (antes de aprobada la Ley BIT). Una prueba es la exoneración que el Intur le concedió a la familia Pellas para construir el edificio Pellas y el Hospital “Vivian Pellas”.
5. La tributación en Nicaragua es una de las más regresivas del mundo, es decir, quienes ganan menos pagan más, mientras que quienes ganan más pagan menos. Los impuestos indirectos en Nicaragua alcanzan el 83%, en cambio la recaudación por Impuesto sobre la Renta apenas llega al 17%; si a eso le sumamos que el 60% de la recaudación por Impuesto sobre la Renta lo pagan los asalariados, los empresarios apenas pagan el 7% de la recaudación de la DGI.
6. El servicio de la deuda interna del gobierno nicaragüense es cada vez más alto que la deuda externa, fundamentalmente por la práctica de conceder bonos a los grandes empresarios. Este año estamos pagando en concepto de deuda interna C$5,000 millones, es decir, el 20% del Presupuesto General de la República, incluyendo bonos de indemnización y los certificados negociables.
7. En Nicaragua, las empresas turísticas son las que más incentivos reciben del Estado. Según un estudio del gobierno, estos incentivos sobrepasan el 60% de sus obligaciones tributarias (Artana), suma calculada antes de aprobar la ley BIT.
8. Según un estudio del gobierno de Nicaragua (Artana), la pequeña empresa turística es la que más ingresos genera al país, mientras que el turismo de enclave, el que promueve el diario La Prensa, no tiene prácticamente ningún efecto sobre la economía.
9. La Ley de Bonos de Inversión Turística está siendo promovida por el diario La Prensa, Eduardo Montealegre, la agencia privada Pro-Nicaragua, el Intur, el Cosep y, por supuesto, la Compañía Gran Pacific Beach and Golf Ressort (Cadena de hoteles Marriot), que ya está instalándose en las playas de Villa El Carmen, en el Océano Pacífico. Todas estas instituciones están coludidas en el negocio. En el año 2,003 esta empresa estableció un convenio con Intur por medio del cual se le permite acogerse a la Ley de Incentivos Fiscales, es decir, para que se le exonere todo, por valor de 41 millones de dólares.
10. La ley de Bonos de Inversión Turística (BIT) está esperando ser aprobada en lo particular, una vez que el Ministro de Hacienda y Crédito Público certifique según cálculo económico que dicha ley no afectará al fisco nacional. Hasta ahora, el presidente de la Asamblea Nacional no ha recibido dicha carta. Hay que agregar que si el ministro de Hacienda hace mal los cálculos y después se comprueba que la mencionada ley afecta al fisco, este señor puede caer preso. Otro impedimento es la orientación del FMI de no seguir afectando el fisco.
Los mentores y defensores de la Ley de Bonos de Inversión Turística nos deberían de responder la siguiente pregunta: si esta ley es buena para el desarrollo de Nicaragua, como presuponen, ¿por qué no la hacen extensiva a todas las ramas de la economía? Si son honrados, la respuesta diría: porque terminaría de quebrar el fisco. Aunque eso no sería problema para los mentores y defensores de la ley, pues simultáneamente están promoviendo que el Estado privatice todas las empresas y todos los servicios públicos, de esa manera el gobierno no tendría gastos sociales que realizar.
Se imaginan, queridos consumidores, que cuando ustedes vayan, si es que van, a comprar servicios o bienes a estas empresas, todos los impuestos que paguen, ustedes y sus hijos durante veinte años serán retenidos por dicha empresa no para honrar al fisco y que ustedes reciban después educación y salud, sino para financiar un negocio privado. Imagínense ustedes, queridos trabajadores que laborarán en esas empresas, que cuando paguen el IR, afectado a sus salarios, dicha cotización será para financiar un negocio privado.
Finalmente, entérese usted que los impuestos que esta empresa no paga en Nicaragua deberán pagarlos en Estados Unidos, por ser empresa globalizada, aun antes de repatriar utilidades, de manera que no sólo nos dejamos saquear el fisco, sino que generosamente trasladamos dicho saqueo hacia empresas norteamericanas y hacia el fisco norteamericano.

Managua, 03 de agosto de 2006