Opinión

¿Qué esperás de las elecciones 2006?


Siempre me he preguntado por qué los políticos cuando llegan al poder actúan como si no tuvieran conciencia de la situación de la gente. Me pregunto si además de conseguir la deseada inmunidad también se hacen inmunes a los sentimientos de pueblo. ¿Acaso pierden la dignidad de personas? ¿No les avergüenza lucir tanta corrupción? Si es así, no me gustaría nunca tener poder. Se supone que un cargo público es para “ayudar”, no para “ayudarse”. Cómo pueden perder el amor por esta increíble nación, tan golpeada pero a la vez tan maravillosa que, a su pesar, ha venido levantándose con el paso del tiempo.
Las próximas elecciones están generando una gran expectativa porque el resultado puede cambiar el rumbo del país. Aunque cada día nos preguntamos si serán verdaderamente limpias, porque sabemos que son elecciones asechadas por el fraude electoral. Nos preocupa que no podamos elegir libremente a las personas que han de ponerse al frente de Nicaragua, ya que esta vez tenemos algunos candidatos mejor preparados que en elecciones anteriores.
Por lo que vemos, la economía no marcha tan mal para las grandes empresas. Pero éste no es un país de grandes empresas. Los medianos y pequeños sobreviven. Para colmo, hasta los productos básicos estamos importando. Los intereses bancarios están por los aires, y la vivienda, ni se diga. La mayoría de la gente no puede comprar una casa, y tiene que decidir entre comer lo que sea o morir de hambre. Los demás precios andan como el mercurio dentro de un termómetro: al calor. La mayoría apenas alcanza para un poco de frijoles, arroz y unas bolsitas de aceite que ni medida tienen. Cómo puede marchar un país con todos los servicios básicos privatizados y, para colmo, en monopolio. Si al menos funcionaran, pero no es así. Seguro que hasta a la Casa Presidencial le cortan la luz y el agua.
Yo deseo y espero un verdadero cambio con unas elecciones a 5 bandas. Espero que la gente aproveche esta oportunidad. En lo personal, al igual que varios de mis amigos y compañeros, no deseamos que gane Daniel Ortega porque no tiene nada que ofrecer al país. Rizo tampoco es un candidato que se preocupe por el pueblo, aunque Alvarado parece una buena persona. Montealegre es, sin duda, un buen candidato, pero es más de lo mismo, no lo que Nicaragua necesita en este momento, aunque Cajina es una cara nueva que me parece bien. Edén es una persona inconstante, no es el líder que necesitamos para enfrentar los problemas actuales, aunque lo felicito por llevar una mujer como fórmula presidencial.
Personalmente, creo que los mejores candidatos y nuestra mejor opción es el MRS. Edmundo Jarquín es una persona seria, con la preparación suficiente para enfrentar los actuales retos de Nicaragua. Carlos Mejía, como artista y cantautor, conoce muy bien nuestras raíces y los problemas de la gente. Ambos son personas honestas y trabajadoras, además, están sabiendo recoger el legado de Herty, que le ofreció una oportunidad distinta a nuestro país.
En todo caso, lo que más deseo es que lo meditemos todos. Que gane el mejor, o si se quiere, “el menos peor”, y que todos, como buenos ciudadanos y amantes de la patria, ejerzamos el derecho al voto. Deseo que no nos equivoquemos al elegir un nuevo presidente y diputados, y que el próximo gobierno trabaje con honestidad, con la cabeza y con el corazón.
Colegio Centroamérica (5º año)