Opinión

En Budapest


Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores

I
Los adelantos tecnológicos y la globalización permiten que cuando dos de estas cuatro manos recorren lejanos lugares, puedan compartirse las experiencias, los paisajes, las ideas.
¿Y por qué no?, escribir un A CUATRO MANOS vía Internet.
II
En un reciente escrito de Frei Betto, que merece una especial atención, nos dice que como resultado de la globalización ya no es necesario tomar un avión para turistear por cualquier parte.
Impulsado por el antojo individual, uno puede viajar por el mundo cibernético y visitar Budapest llegando a ella o enviándola empacada en un “adjunto”.
III
Bella ciudad hermafrodita que se nos antoja formada por ambos sexos uno a cada lado del Danubio. Buda compite en belleza con las ciudades más bellas del mundo.
Budapest, la Joya del Danubio, nació de la unión de tres ciudades, Pest, Buda y Obuda. Buda conserva la atmósfera de la vieja ciudad medieval. Pest es el crecimiento de una gran urbe que se desarrolla cuando ya unificada Budapest pasó a ser la segunda capital de un gran imperio después de Viena.
IV
Se disfruta en Pest de su especial versión de los Campos Elíseos parisinos y de su particular Broadway que recuerda al newyorquino.
Los conocedores afirman que la mejor forma de apreciar su dimensión y belleza es admirar Pest desde las colinas de Buda y contemplar Buda a la sombra del gigantesco Parlamento de Pest.
V
En Pest nos deslumbra el edificio del Parlamento, con abundancia de oro en sus bellas y lujosas decoraciones.
Extraordinario edificio que se extiende sobre más de dos hectáreas de terreno con más de seiscientos ambientes y un costo equivalente a toda una ciudad de 60,000 habitantes.

Ni Bill Gates con todo su oro podría comprar esta joya que, además, no está en venta. Pero le agradecemos que puso en nuestras manos el instrumento para conocerlo y divulgarlo.
VI
La belleza de sus paisajes sólo puede igualarse a la de sus mujeres; sin necesidad de asistir a desfiles de moda, con sólo dejar vagar la mirada por sus aceras, parques y paseos, se pueden ver hermosísimas féminas, que sin los remilgos de las pasarelas nos dejan boquiabiertos con su paso elástico y natural.
Ojos celestes, espigadas cinturas y rostros angelicales, son ellas un regalo a la vista. Un atractivo turístico no anunciado.
VII
Según el punto de vista de las dos manos masculinas, el párrafo que antecede debería decir que Budapest es una ciudad candileja donde el paso de sus mujeres es un carrusel casting de modelos que con una despampanante belleza caminan en el caluroso verano con ropas tan escasas y transparentes que a uno se le antoja que sin merecerlo llegó al paraíso.
Destaca en ellas la ausencia de coquetería y el natural desplazamiento con el que caminan por las calles de esta ciudad sin los movimientos de cadera latinos, o se yerguen tranquilamente en las escaleras eléctricas de los trenes subterráneos, los que por su profundidad y tamaño parecen ascender hasta el cielo.
VIII
La citadela de Buda, con sus castillos e iglesias, retan a Río de Janeiro.
Merece especial en Pest el “Holocausto in Memoriam”, construido con austeras estructuras de piedra y arbitrarias inclinaciones inspiradas en la torre de Pisa.
Este lúgubre memorial pretende impedir que se olviden las vidas sacrificadas de medio millón de judíos húngaros que fueron primero exiliados y luego perecieron asesinados en Polonia.
Húngaros que forman parte de lo que se ha denominado el holocausto nazi.
IX
Sería preciso que los musulmanes se informasen de este memorial y comiencen desde ahora a construir un recordatorio similar donde se resalte que así como en el holocausto nazi se masacró a judíos, hoy se lleva a cabo un despiadado holocausto en Bagdad.
Acontecimientos que están compitiendo por quién cause más terror en un holocausto musulmán, el que no parece detenerse y que nos dará muchos más horrores que recordar.
X
La vida es de contrastes y contradicciones, en Budapest aprendemos que por ser una ciudad tan bella ha tenido que sufrir y ser una historia de conquistas e invasiones.
La voracidad de turcos, de austro húngaros, hunos, otros y soviéticos que jamás pudieron doblegar el ánimo independentista de estos otrora gitanos, hoy reyes de una extraña belleza en una ciudad que no tiene nada que envidiar y sí mucho que mostrar.
Un 9 de julio de 2006, desde el mundo cibernético de Buda Pest-Managua

elsavogl@ibw.com.ni