Opinión

Música de la música

El presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Telémaco Talavera, comenta el más reciente poemario de Raúl Orozco, quien hará su presentación el próximo martes 11 de julio, a las tres de la tarde, en el auditorio principal de la Universidad Agraria

Música de la música, el libro de poemas de Raúl Orozco que presentamos ahora, bajo el auspicio del Consejo Nacional de Universidades, construye, a nuestro juicio, un valioso aporte a la cultura nicaragüense en general y, particularmente, a la producción poética de nuestro país, el cual, a como se sabe, es una de los más importantes entre las naciones de lengua castellana.
Ya el filósofo, psicólogo e historiador alemán Wilhelm Dilthey afirmó que la vivencia poética “sólo puede ser puesta en relación con la totalidad de la existencia humana mediante la reflexión, especialmente mediante la generalización y el establecimiento de relaciones, y así puede ser comprendida en su esencia, es decir, en su significado”.
En efecto, los temas que aborda Raúl Orozco en su libro se corresponden plenamente con los temas universales de los hombres de todos los tiempos: la vida, el amor, la muerte, el universo, sin por ello dejar de iluminar aspectos de la vida cercana a nosotros, como la guerra, los sueños de los niños, la hipocresía social y otros asuntos humanos, tratados con un lenguaje que, se diría, tiende hacia la formalización matemática en su espíritu. Y cuando hablo de formalización me refiero, simplemente, a los distintos niveles en que el lenguaje humano se manifiesta.
Solomon Marcus, desde Rumania, nos dice al respecto que “la poesía representa la modalidad suprema de la concentración y la esencialización del lenguaje de sugestión, de la misma manera que la matemática constituye la forma más densa, más concentrada y menos redundante que puede presentar la ciencia”.
Por otra parte, debemos decir que Raúl Orozco se ha desempeñado como profesor de Educación media y docente universitario; como periodista y corresponsal de periódicos de Suiza y los Estados Unidos de Norteamérica; es autor de centenares de artículos sobre libros y autores nacionales y extranjeros, y centenares, también, en torno a cuestiones políticas y de otra índole, encontrándose entre ellos decenas dedicados al tema de la educación en Nicaragua. Es creador de programas radiales como La cultura es el símbolo , del año 87, y Los Caminos de la Universidad, fundado a comienzos de los años 90 y que aún dirige en Radio Universidad.
Es fundador de un grupo teatral de gran calidad, el Teatro Talía de Nicaragua, según dicen los conocedores, y ha publicado cinco libros de poemas, incluyendo Música de la música. Su libro Torrente de acero fue traducido al francés y su poesía ha sido traducida a los idiomas alemán e italiano, fue incluido por el escritor nicaragüense Jorge Eduardo Arellano en su Antología de la Poesía nicaragüense.
Con todo lo anterior, acumuló ya, Orozco, una trayectoria de 38 años, a partir de su primera publicación.
Sabemos que hay más que decir de este autor nicaragüense, además de la apretada síntesis anterior; pero lo hemos considerado suficientemente meritorio para ofrecerle nuestro apoyo institucional.
En nuestras universidades siempre se ha honrado a nuestros artistas nacionales de mérito, y Orozco es uno de ellos. Y los artistas nuestros han honrado a nuestras universidades con su arte. Y mayor razón tenemos para ello, si recordamos que tanto la ciencia como el arte deben estar en el centro de las políticas de formación universitaria.
En la base de nuestra humanidad se encuentra el pensamiento simbólico y los más sólidos pilares de dicho pensamiento están en el arte y la ciencia, motivo por el cual ambas dimensiones del conocimiento deben ser estimuladas por nuestras universidades, sean éstas públicas o privadas, para lograr la formación de ciudadanos creativos, tolerantes, sensibles, imaginativos y armónicos.
Managua, 4 de octubre de 2005.
* Presidente CNU/Rector UNA