Opinión

Edmundo Jarquín no es el ideal


Es completamente absurdo que a un ciudadano que ha estado por más de 15 años fuera de Nicaragua se le proponga ahora para candidato a presidente de Nicaragua. Dicha escogencia --en el MRS-- está fuera de toda lógica de publicidad y de marketing. El pueblo desconoce su nombre, sus obras, sus hallazgos y personalidad. Para el pueblo de la calle, el ciudadano de a pie, Edmundo es casi desconocido. Jamás ha estado en una encuesta punteando ni como ciudadano, ni diputado, ni funcionario.
Ha estado dedicado en los últimos lustros a las actividades económicas con el BID, instituciones financieras internacionales que más bien dejan desconcertado al votante promedio y más si es de orientación de izquierda.
Si bien Jarquín fue buscado por múltiples cualidades, sin embargo, en su mayoría, fue con base en sus relaciones internaciones. Aquí quiero hacer hincapié y recalcar ese elemento “relaciones internaciones”. A lo interno del país, en la barriada, en el municipio, el departamento, en las paradas de buses, el nombre de Edmundo Jarquín no tiene ningún antecedente popular. Eso es grave para escogerlo como candidato, donde sólo es conocido entre círculos profesionales y alguna que otra nomenclatura. Puede ser un excelente y brillante funcionario, sin embargo, no ha estado en los últimos años en las discusiones acaloradas, en el vaivén de la política.
Una pregunta a los cuadros del MRS: ¿qué político en América Latina que ha vivido fuera de su país por años ha logrado ser presidente? Haciendo un poco de memoria, en el Perú el escritor Mario Vargas Llosa fue un fracaso y el movimiento por él liderado se hundió aparatosamente. El archiconocido cantautor Rubén Blades en Panamá también fracasó y al terminar la campaña se marchó otra vez al exterior, quedando extinguido su movimiento político. Obviamente, con el MRS no sucederá lo mismo. ¿Qué va a pasar con Edmundo Jarquín si fracasa? Seguramente se volverá a marchar del país. ¿El MRS cómo va a quedar?
El martes dos personalidades de peso que apoyaron a Jarquín, Sergio Ramírez y Gioconda Belli, expresaron sus puntos de vista de apoyo a partir de las experiencias que en el pasado tuvieron con él. Lo que sucedió en derredor de los años 80. ¿Qué significa esto? ¿Escoger a alguien a partir de un pasado lejano? ¿Cómo va a percutir en el pueblo, donde hay centenares de miles que tienen menos de 30 años y que son los que van a inclinar la balanza electoral?
Edmundo Jarquín se está escogiendo como candidato bajo el schok sicológico de la muerte de Herty. El duelo no es buen consejero. El dolor, el apasionamiento y la precipitación son un riesgo y una tentación que en Edmundo Jarquín cobran vida al escogerlo como candidato a presidente.
Los medios de comunicación mencionan el nombre de Carlos Mejía Godoy como vice. Sería una formula paradójica: el vice termina teniendo mayor arrastre popular que el candidato a presidente. Es algo totalmente inédito en toda América Latina.
El candidato a presidente debe ser alguien que ha vivido en Nicaragua, que logre arrastrar tras de sí a una gran masa de pueblo sandinista, que es la fuente nutricia natural del MRS, pero que también pueda capitalizar y obtener el voto de descontento de los ciudadanos que han votado en tres ocasiones por gobiernos neoliberales sin ver resueltas sus esperanzas.