Opinión

Dos temas en el debate sobre la educación nacional


IDEUCA
El debate sobre la educación nacional en estos días, ha estado centrado en dos grandes temas, que por su naturaleza y perspectivas, extrañamente, en un país de tantos desencuentros, se presentan como ventanas para poder observar con optimismo el futuro de la educación nacional. Esos temas se refieren a las Comisiones Técnicas Nacionales de Articulación del Sistema Educativo y a la Ley General de Educación.
Los dos temas son, por así decirlo, una invitación a la coalición partidaria que gane las elecciones generales en noviembre próximo, para que haga de la educación el eje sobre el cual transite un buen gobierno, que no sólo atienda las inmensas brechas de hoy en el terreno social, sino que también, simultáneamente, siente las bases para el desarrollo a mediano y largo plazo para nuestra tierra. No obstante, en un país cruzado por múltiples intereses institucionales y personales, es muy complejo encontrar soluciones que satisfagan a todos por igual. Éstos son los casos de los temas que hoy comentamos.
1. Sobre las Comisiones Técnicas Nacionales de Articulación del Sistema Educativo.
La idea de Comisiones Nacionales, que integraran en una sola unidad las fortalezas sectoriales dispersas en los diferentes órganos rectores de la educación nacional no es nueva, la misma aparece como una de las estrategias del Plan Nacional de Educación, elaborado en los años 1999-2000, en esa oportunidad referidas al currículo nacional y a la necesidad de armonizar y coordinar los procesos de formación y capacitación de los docentes de todos los niveles y modalidades de la educación nicaragüense. Las Comisiones Nacionales, previstas en el Plan Nacional de Educación, como muchos aspectos del Plan, desgraciadamente, nunca fueron creadas. No obstante, la idea era muy buena, y cuando la Mesa de Articulación del Sistema y Subsistemas Educativos del Foro Nacional de Educación determinó las múltiples fracturas en el sistema educativo nacional, no fue difícil recuperar la vieja propuesta sobre las Comisiones Técnicas Nacionales, a fin de formularla de nuevo, extensiva ahora a cuatro aspectos más, como lo fueron: gestión, acreditación, legislación y financiamiento, todos referidos al ámbito educativo nacional.
El proceso seguido ha sido el siguiente: el Foro Nacional de Educación presentó ante el Consejo Nacional de Educación, instancia presidida por el Señor Vicepresidente de la República e integrada por los rectores de los tres órganos directivos de la educación nacional (MECD, Inatec y CNU) y el Presidente de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, la idea de las Comisiones Técnicas Nacionales; el Consejo las aprobó y acordó que el día martes 9 de mayo, en la sala de sesiones del Conpes, se instalarían las seis comisiones referidas. Llegó el 9 de mayo, y en el Conpes estaban sólo una parte de los que se supone integrarán las seis Comisiones Nacionales, observándose una gran desproporción entre el número de representantes del CNU y de las organizaciones civiles, respecto al número de representantes del MECD e Inatec.
¿Qué había pasado? ¿Hizo falta alguna reunión para ultimar detalles, respecto al número y calidad de los representantes por institución en cada Comisión Técnica? ¿Hubo equivocación respecto al día y el lugar de la reunión?, o será que el tema de la desarticulación del sistema educativo ¿no tiene la misma importancia para todos? ¿Cuál es el destino de las Comisiones Técnicas propuestas por el Foro Nacional de Educación en el año 2006? ¿Su destino será el mismo de las Comisiones Técnicas previstas en el Plan Nacional de Educación en el año 2000?
2. Sobre la Ley General de Educación.
La Ley General de Educación fue aprobada en lo particular por la Asamblea Nacional el 22 de marzo y vetada por el Presidente de la República el 09 de mayo pasado.
En la práctica, el veto gubernamental tiene las mismas consecuencias que la no integración plena de las Comisiones Técnicas de Articulación de parte de los órganos gubernamentales, simple y llanamente ponen obstáculos a un proceso producto de mucha consulta, mucho trabajo y muchas esperanzas. Lo paradógico del caso, es que tanto en el proceso de construcción de la idea de las Comisiones Nacionales, como en el de la Ley General de Educación, delegados del Ministerio de Educación e Inatec participaron en las mesas de trabajo del Foro Nacional de Educación, donde se debatieron los mismos.
Sucintamente, los artículos vetados y su contenido son los siguientes: Arto. 23, se refiere a la educación básica regular, lo que incluye a la educación inicial, la educación primaria y secundaria: Arto. 53, referido a los centros educativos subvencionados, en éste se obliga al MECD el pago de sueldo, vacaciones y treceavo mes del personal nombrado por el Estado. Arto. 55, se refiere a los centros educativos privados religiosos, en aquellos casos que tuvieren problemas legales respecto a los terrenos en que se encuentran ubicados. Arto. 60, sobre las atribuciones del Consejo Nacional de Educación. Arto. 80 referido al Consejo Nacional de Investigaciones, Ciencia y Tecnología. Arto. 91, es el artículo que propone el aumento anual de un 5% de los ingresos tributarios para la educación pública no superior y el Arto. 102, es el artículo referido al aumento salarial de los maestros y las pensiones para los maestros jubilados.
Como es posible observar, cinco de los siete artículos vetados tienen que ver con el presupuesto para la educación nacional, el mismo que en el Arto. 91 de la ley se manda sea aumentado en un 5% de acuerdo a los ingresos tributarios anuales. Si el Arto. 91 fuese aprobado tal a como está, habría dinero para atender la matrícula de la educación básica (desde la inicial) (Arto. 23); para pagar a los maestros de las escuelas subvencionadas; (Arto. 53); responder por los terrenos en litigio de los centros educativos religiosos; (Arto. 55); aumentar plazas de maestros (Arto. 91); aumentar el sueldo a los maestros y pagar una jubilación apropiada a los maestros y maestras (Arto. 102).
¿Será posible encontrar mayor correspondencia entre presupuesto y necesidades nacionales, tantas veces declaradas, en el campo de la educación nacional? ¿Cuál es el sentido político y ético del veto? ¿Qué piensan sobre esta materia los candidatos a Presidente y Vicepresidente de la República, de las coaliciones políticas que se disputarán el poder el próximo 07 de noviembre? ¿También ellos vetarían la Ley General de Educación?