Opinión

La libertad de expresión del capital


Medios como La Prensa y Canal 2 se ufanan al hablar de libertad de expresión y de la Ley de Acceso a la Información. Igual que otros medios, se autoproclaman como oprimidos por los políticos, son como los “blancos” de la novela. Este miércoles me levanté con las dos Xiomaras (Chamorro y Laguna) entrevistando a Wálmaro de la bancada sandinista, mostrando la agenda mediática, de la cual END hizo su parte al publicar en sus páginas de opinión artículos que trataban la misma temática ese día.
La visión de estos medios (Canal 2 y La Prensa) es injusta, resentida y blasfema. Gran parte de la culpa, y de todo lo negativo que sucede en este país mísero, la tienen los grandes medios de comunicación; pero lo fácil es dispararle en público al diputado sandinista. Porque lo negativo en este país tiene color rojo y negro. Mi brother Alfredo Alanis Belli llegó de Holanda un día de éstos, y me comentaba que las imágenes de Nicaragua en aquel país son las de la chilindrina hostigando, al marido que quiere matar a la esposa con un machete en un barrio. Y me dice Alfredo con tono de ironía: “Qué viva el Cafta y el turismo del machete”. Es decir, que para los países inversionistas nuestra imagen es de una nación de caos; un paraíso para delincuentes internacionales. ¡Sólo el indio, siempre contra el indio! Me gustaría saber si les gustaría a estos dueños de medios, banqueros y familias tradicionalistas que les tocara aparecer en 2222 o en el Noticiero Independiente. ¡Negras!, y lo saben.
Claro, la idea no es el revanchismo, pero recordemos: “Con la misma espada seremos juzgados todos”. Si ya les decís algo, sos populista sobaco sudado, sos morterero, sos sandinista comunista, sos danielista, sos la turba. Stop! El color de resoluciones de sus programas televisivos y la imprenta digital que utilizan nunca podrán esconder lo maquiavélico de sus ideas, que es crear una nación que elimine por completo los preceptos sociales que contiene nuestra Constitución Política. Nadie habla del control de los medios de comunicación cuando el código de ética que existe se usa como un papel higiénico (relatividad). Una buena intención crea una buena noticia, el impacto que deben lograr los dueños de medios debe ser positivo y propositivo. El acceso a la información es un asunto delicado, porque por ejemplo eso implica una ola de especulación periodística opulenta, y lo saben ellos y lo sé yo. Cuando algo está publicado, ya no existe vuelta atrás. Si la BBC es así y asá, eso son ellos. Yo opino una tregua, y las cosas se darán por sí solas si existe voluntad y confianza. No entiendo, lloramos por petróleo, mas cuando está casi a la vuelta, le buscan miles de peros, como si el Banco Uno nos va a pagar el bus; muy por el contrario es el banco con más multas dentro de la Superintendencia de Bancos. Estoy de acuerdo con la necesidad de tocar estas temáticas, pero al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. “No insultemos el intelecto de nuestra población”, frase que utilizan los grandes medios para echarle la pelota al político, y al final, todos son chanchos del mismo corral.
A propósito, muy bien Carlos Pellas por ayudar a introducir lo de la responsabilidad social empresarial a la agenda. Tenemos la oportunidad de sacar adelante al país, no desperdiciemos un segundo más; el pasado es pasado, cómo se les ocurre pensar que las cosas regresan. La vida es un ciclo versátil y no estático.

“El ocioversátil”
Altamira, Managua-Nic.