Opinión

Ortega y Mayorga pasando por Don King


A la altura de Ticuantepe, precisamente cuando, después de un nuevo semáforo se dobla hacia La Concha, hay un eterno boulevard inconcluso que ha estrechado aún más ese tramo de ex-carretera, hoy convertido en un panal de mototaxis que giran a diestra y siniestra con institucionalizada impunidad. Por si lo anterior fuera poco, los buses se estacionan a recoger y bajar pasajeros, incluso policías, fuera de las inútiles bahías que supuestamente son para seguridad y comodidad de conductores y peatones. Por esta arbitrariedad de los buseros, que ni la policía ni la alcaldía son capaces de corregir, se forman filas de vehículos a la espera de que el “infalible” busero arranque cuando le ronque el culo, para detenerse y bloquear la carretera más adelante, siempre al lado de alguna bahía cuyo uso lo averiguó un indignado Caresol, quien al pasar al lado del busero le pidió al de Managua, quien iba conduciendo, detenerse un poco para, asomando por la ventanilla su cabeza cuan grande era, preguntarle con sorna al desconcertado y furioso busero: “Hombré, decime una cosa, esa bahía sirve para cagar?”.
Se rieron todos: El de Managua, el de Masatepe y Caresol, que iban en la cabina, y Sherlock y Watson quienes a pesar de viajar en la tina, escu­charon solidarios la oportuna ironía de Caresol, digna, pensaron, de José Antonio Sanjinés. Al pasar por San Marcos, pues iban en un viaje rápido, el de Masatepe comentó cómo el tramo de carretera de la salida hacia Masatepe ya se había convertido en un lugar de estacionamiento de vehículos, dificultando el tránsito por lo que se supone forma parte de una “carretera panamericana”. Así es todo en este país -continuó diciendo el de Masatepe, pues ya vemos cómo Carlos Pellas, quien ahora hasta se toma la libertad de dar consejos políticos, a través de ESTESA ejerce una intolerable dictadura, quitando buenos programas como la primera cadena de Televisión Española, sustituyéndola por una que les cuesta menos porque es pésima; quitando el canal STARZ sustituyéndolo, junto con otros, por sonseras; y desapareciendo TELESUR sin ninguna explicación, tal y como hacen los dictadores. ¿Qué consejos sobre democracia puede dar quien crea monopolios para imponer su voluntad?”
Caresol y el de Managua estuvieron de acuerdo, y éste último dijo: “No quiero que desaprovechemos este viaje de pláticas, para lamentar la desaparición desde e­l domingo pasado, de la página Nueva Generación. Yo sé que ustedes, tanto como Sherlock y Watson quienes ya me lo habían dicho, también lo lamentan, así como Currie, Sanjinés, Lagartoparado, Caremalo, Guillermo Suárez y Doña Dorita. Me gustó mucho la despedida que hizo Ulises Juárez, y cuando dice: …aprendimos que si la juventud es la época de esperanza es porque con frecuencia, los mayores tienen esperanza en nosotros, los jóvenes. Esperamos haber cumplido; esperamos haber abierto la puerta para que entre el mejor futuro anhelado. Otro joven, quien también proviene de un proyecto similar, Pauni Obregón, en esa misma sección en que se despedía Ulises el jueves 27 de abril, decía: No es fácil mantener y ser consecuentes con las ideas juveniles o más bien alentar a los otros a soñar para mejorar constantemente... Ojalá que de cara a los cambios que necesitamos en las elecciones de noviembre, muchos aprendamos de estos jóvenes a la hora de votar, y que al hablar de una Nueva Generación, cuyos integrantes a mi modo de ver sobre cumplieron su misión en su página semanal, hoy comencemos a pensar en un nuevo país, de la talla de los jóvenes de quienes con orgullo nos despedimos.”
Mientras esto ocurría en la cabina de la camioneta, en la tina Sherlock y Watson se referían a la pelea entre Oscar de la Hoya y Ricardo Mayorga: “Lo que pasa -decía Watson- es que parece que nuestra política estuviera manejada por Don King, ese mafioso promotor de boxeo, protector de un Ricardo Mayorga de quien dice Daniel Ortega que es amigo, y como para mí está claro que el boxeo también debe tener ética, considero que ser nicaragüense no me obliga a ir con Mayorga, con su largo historial de chanchadas. Es más, te digo que aunque perdiera, me voy con Oscar de la Hoya, por caballero. Debido a la cantidad de vulgaridades y ofensas, impropias de un pugilista, Oscar de la Hoya respondió: Con este hombre obtuve las ofensas más desagradables de mi vida, por no ser como él, de cuyos expedientes judiciales no quiere ni enterarse. Eso sí, le ofreceré una lección que contribuya a que sea mejor ser humano y ciudadano de un país repleto de caballeros, como lo es Nicaragua. Tan solo por eso me voy con Oscar de la Hoya. ¿Y vos?” Dejando de rascarse, Sherlock respondió: “Elemental, mi querido Watson”.

Jueves 4 de mayo.