Opinión

La calidad de la educación en el ojo de la tormenta


IDEUCA

La calidad de la educación es un concepto relativo que depende, principalmente, de la posición en que se encuentra la persona que observa o evalúa los productos educativos en términos de aprendizajes. No es lo mismo calidad de la educación para los empleadores de una fábrica o un banco, que demandan conocimientos y destrezas; que la concepción de un padre o madre de familia que observan en sus hijos e hijas valores y comportamientos; que la de los educadores, que observamos y medimos procesos de aprendizaje. De esta manera, la Calidad Total en Educación es aquella educación que produce un tipo determinado de aprendizajes, con características tales que satisfagan las necesidades de todos, incluyendo las necesidades del propio estudiante.
1. Factores de calidad
La diversidad de puntos de vista sobre la calidad de la educación es una parte de la complejidad de esta problemática, en tanto en su formación social intervienen múltiples factores endógenos y exógenos a los hechos educativos en donde se engendran y construyen los aprendizajes. La literatura especializada, por convención, determina cinco factores contribuyentes de la calidad de la educación. Éstos son: el currículum (planes y programas de estudio), el magisterio, la administración escolar, los medios auxiliares de la enseñanza y el propio estudiante. Observemos de cerca la experiencia nicaragüense sobre el desempeño de cada uno de estos factores, con el propósito de encontrar la relación entre éstos y los resultados de los exámenes de admisión de las universidades públicas nicaragüenses, en los últimos cinco años.
a) Los Planes y Programas de Estudio
De acuerdo al Programa de Observatorio de la Reforma de la Educación en Centroamérica (POREC) del IDEUCA, en consultas realizadas a maestros de 202 centros educativos nicaragüenses, en tres períodos diferentes de 2004 y 2005, acerca de cuál era “el calificativo más común de los docentes a los programas de estudio vigentes”, éstos, en su mayoría, respondieron así: “Son recargados de contenidos; no acordes con la realidad; no coinciden con los textos escolares ni con las guías didácticas y los estándares. En secundaria: son extensos, desfasados y obsoletos”.
b) El magisterio
En Guatemala y Panamá, es contra la Ley contratar a alguien para ejercer la carrera docente sin título que les acredite. En Nicaragua, sumados los docentes de Preescolar, Primaria y Secundaria alrededor del 40 por ciento no tienen título que les acredite para ejercer la docencia. En el caso del personal docente para enseñar Matemáticas, el caso es más dramático, el número de profesores sin título de Licenciado en Matemáticas es de más del cincuenta por ciento. En la Facultad de Educación de la UNAN-Managua, la carrera de Matemáticas (diurno) ha sido clausurada por falta de demanda. El sueldo del magisterio nicaragüense es el más bajo de Centroamérica y uno de los más bajos de todas las Américas.
c) La administración de la educación
El modelo de gestión educativa para la Educación Básica y Media en Nicaragua es el de la Autonomía Escolar. El modelo de Autonomía Escolar ha sido promovido por el Banco Mundial en América Latina, como una estrategia de administración financiera de los Centros Educativos, lo que ha abierto las puertas a la corrupción en las escuelas y a la privatización de la educación.
d) Medios didácticos de apoyo
Los ambientes de aprendizajes y los medios para el aprendizaje de la educación pública nicaragüense, en especial de los centros educativos del sector rural, y de los barrios pobres excluidos del progreso urbano, son pobres, escasos y desestimulantes.
e) El estudiante
En Nicaragua, como en todos los países empobrecidos, este factor es fundamental, en tanto la educación pública es la educación a la que acceden los hijos e hijas de las familias pobres desempleadas o subempleadas de la economía informal. Son, por definición, estudiantes pobres, que llegan a la escolaridad con los antecedentes de muchas carencias de tipo biológico y cultural para enfrentar las dificultades que impone la escolaridad con éxito.
f) La desarticulación de las funciones educativas
A la situación de precariedad de los factores contribuyentes de la calidad de la educación, hay que agregarle un problema fundamental acerca de la manera de ser de la educación escolar formal en Nicaragua, que contribuye igual a la baja calidad de la educación, como lo es la desarticulación de los procesos y funciones básicas del proceso educativo escolar, léase: Currículo; formación y capacitación del magisterio; gestión de la educación, etc.
2. Conclusión
Así, programas de estudio recargados y desactualizados; maestros con bajos niveles de preparación y bajos salarios; una administración escolar orientada a la privatización y la exclusión; escasos y precarios medios de apoyo para la enseñanza y el aprendizaje; estudiantes empobrecidos y un sistema escolar definido como no-sistema producto de la desarticulación funcional, obviamente, no pueden producir resultados de alto o mediano nivel, cuando los estudiantes se enfrentan a los exámenes de admisión de las universidades públicas.
Urgen acuerdos permanentes entre el MECD, CNU e INATEC. Urge pensamiento y voluntad patriótica que trasciendan ideología y partidismos. Amor al país, a su niñez y juventud. No podemos retornar a enero de 2007 con el mismo problema y los mismos lamentos.