Opinión

¿Cuántas fuentes de trabajo deberemos cerrar?


En el más reciente debate generado alrededor de la contaminación que sufre el Gran Lago veo que ésta se la quieren achacar a un incipiente proyecto de crianza de tilapias en jaulas, cuando expertos –inclusive de nivel mundial- afirman que es una actividad de poca o ninguna afectación ambiental, la cual se practica en lagos naturales y artificiales en todo Centroamérica y en más de 70 países alrededor del mundo.
En esta avalancha de opiniones surgieron algunos “expertos” -constituidos ahora en oráculos del Gran Lago por obra y gracia de un espacio disponible en un medio– quienes, al sólo peso de la lengua y sin elementos suficientes, emiten juicios audaces y peligrosos calificando a una granja de tilapias como el “principal contaminador”, lo cual ha venido siendo desvirtuado por años de noticias que más adelante señalo.
No obstante, lo que más me asombró y preocupó de estas opiniones fue la declaración que una persona de autoridad diera a un diario local, cuyas implicancias podrían dejar helado a cualquiera, lo que me obliga a transcribirla textualmente: “Si hay dudas de que una actividad está perjudicando el medio ambiente lo lógico es prohibirla”.
Me interesé por saber de cuáles actividades estaríamos hablando y fue fácil encontrar por Internet los archivos de los principales diarios nacionales con referencias recientes sobre los contaminantes del Gran Lago, producto de actividades económicas, que, según esa declaración, se deberán prohibir. Para muestra unos botones:

END, 10 de julio 2001
Ticos descargan aguas tóxicas en ríos nicas
• Mortandad de peces en ríos que van al Gran Lago
• Muro de Peñas Blancas es otro problema ambiental

La Prensa 30 de agosto 2000
Cruel contaminación en aguas del Lago Cocibolca
Agentes contaminantes son los ingenios azucareros, los desechos agroquímicos, bares y lanchas
(En este artículo opina un responsable de proyecto de un organismo internacional, basándose en un estudio del Centro de Investigaciones de los Recursos Acuáticos de la UNAN-Managua, CIRA, donde se afirma que los mayores agentes contaminantes del Lago Cocibolca somos los mismos nicaragüenses y hace hincapié que el estudio DEMUESTRA que los principales contaminantes provienen de los “ingenios azucareros, de los desechos agroquímicos utilizados en las plantaciones de arroz, de los barcos que transportan ganado desde San Carlos, Río San Juan y de las lanchas deportivas que lavan sus motores en el lago, además de los turistas nacionales, de algunas industrias del jabón, del despale en las faldas del Volcán Mombacho, y de la basura que se lanza sobre las aguas del lago”)

La prensa, 25 de octubre 2000
El envenenamiento del río afecta a varias comunidades ribereñas
Aguas del Ochomogo fluyen contaminadas
(El artículo habla de que este río -que desemboca en el Lago Cocibolca- recibe los residuos de caña y que ello está matando a los camarones, los peces y demás especies lacustres que aparecen en estado putrefacto, sobre la superficie del agua. Esto mismo, además, ocasiona picazón en la piel y enfermedades gastrointestinales a los pobladores de las comunidades)

END, 4 de octubre 1998
El Cocibolca arroja peces sin vísceras
• Extraña mortandad posiblemente sea causada por pulpa tica”
• Cárdenas, La Virgen, El Menco y San Jorge con su “marea roja”
(En éste se presume que los peces están siendo víctimas de contaminación de las aguas por pesticidas)

END, 7 de octubre 1998
Contaminación en el Lago Cocibolca
Bananeras y arroceras en matanza de peces
(En este artículo se atribuye la mortandad de peces en el Lago a un problema originado por las fincas arroceras y bananera, tanto las del lado de Nicaragua como de Costa Rica)
¿Se estará sugiriendo, entonces, que deberemos evacuar las ciudades y resto de municipios que se encuentran enclavados alrededor y dentro del Cocibolca? ¿Deberemos cerrar las industrias, los hoteles y los ingenios azucareros ribereños? ¿Eliminar la ganadería? ¿Frenar o prohibir el turismo y toda aquella actividad económica que los expertos -entrevistados en ocasiones anteriores- han afirmado que contaminan seriamente el Gran Lago?
Si prevaleciese la lógica de prohibir “por las dudas”, creo que las consecuencias para el país serían catastróficas. Tendríamos que cerrar fuentes de trabajo de decenas de millares de nicaragüenses y contaríamos con cero exportaciones y divisas provenientes del turismo y otros rubros, con el consiguiente colapso de la economía y el incremento de la pobreza, tan combatida hoy en los planes del Banco Mundial y del FMI.
Paradójicamente, en el mundo civilizado las aguas son un potencial de riqueza y no de conflicto. Los pueblos, los inversionistas y los gobiernos las usan simultáneamente para producir energía, hacer deportes, transportar productos, vehículos y personas, pescar, regar, beber, exportar, criar peces, etc. etc. pero todo con orden y armonía, ajustados a las características y potencialidad del recurso, regulado por autoridades, organizaciones populares y empresarios responsables y comprometidos con el futuro.
Pareciera que los nicas no estamos interesados realmente en proponer soluciones modernas que lleven más trabajo y desarrollo a lugares como Ometepe. Porque cerrar una empresa piscicultora y exportadora como Nicanor sería un golpe fuerte para la economía de la Isla, donde un buen número de cabezas de familia gozan de trabajo permanente en el proyecto. Además iría en detrimento de las ansiadas y necesarias divisas.
Nicaragua necesita de debates racionales y no viscerales ni orientados por intereses personales de salvación del Gran Lago. Avanzar en esta línea implicará que hay que hacer uso de mucha educación, honestidad y ética profesional, además de una mentalidad propositiva, para que todos y cada uno de los nicaragüenses contribuyamos a preservar y explotar racional y sosteniblemente la gran riqueza que Dios nos dio.

La autora es consultora en RR.PP.