Opinión

Aprendamos a escoger una mejor forma de vivir


Con mi dilecto, culto y apreciado amigo Cedrick Dalla Torre Zamora, aprendí a tomar y saborear una taza de café, porque utilizando como pretexto el disfrute de una taza del llamado café de oro, lo ocupábamos para platicar y “resolver los problemas del mundo”. Y recuerdo que en aquellos tiempos hablamos sobre la familia, música y danza, academia, docencia, elecciones, ciencia, tecnología, poesía, entre otros aspectos de la vida cotidiana.
De esa época hasta hoy han transcurrido más de 15 años, y recientemente cayó en mis manos un libro sencillo, legible y altamente educativo, que me hizo recordar esos exquisitos con el amigo en mención. El libro “Una Taza de Café”, escrito por Leslie Yerkes y Charles Decker, que explica los ingredientes básicos para dirigir un negocio con pasión, aplicable no sólo al mundo empresarial, sino que también a la vida personal.
El libro simplifica su teoría basado en cinco ingredientes básicos para tener éxitos (la teoría de las cuatro P y una O), entre ellos: la pasión, las personas, el trato personal, el producto y los objetivos. En síntesis, esta obra se refiere a cada uno de los aspectos señalados, en el contexto de un negocio familiar de cafetería, que enfrenta una crisis derivada de problemas internos y/o generados por la competencia, razones por la que se ven obligados a autoevaluarse, contratando a una especialista en marketing, para examinarse a profundidad, resultando un análisis FODA (Fortaleza, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), que le permitiera a los involucrados en el negocio la toma de medidas para mantener su liderazgo en el negocio en cuestión.
De los 5 aspectos claves, es importante exponer una síntesis de la importancia de cada uno de ellos, de tal manera que sirvan de referente a los estimados lectores de END, para aplicarlo a la realidad que estimen conveniente.
PASIÓN. Se parte del principio de que el trabajo es más que el dinero que te pagan por hacerlo. Que el trabajo debe ser un lugar para disfrutar lo que se hace y derivado de ello, satisfacer necesidades económicas y materiales. En tal sentido, se ubica en primer lugar la pasión y después, la actitud que se tenga, porque la pasión es el carburante, la inyección, el estimulante de los sentidos, voluntades y acciones de los empleados.
PERSONAS. Se trata de identificar la clase de personas que trabajan con usted, que conviven y comparten proyectos y objetivos comunes, generándose relaciones temporales o duraderas, sean éstas con el personal o con los clientes. Aspecto clave en esto, lo representa la importancia que tiene la gente en su trabajo, si se sienten valorados o no los empleados en su trabajo.
Asimismo, es importante considerar el liderazgo y reputación personal de los dirigentes que consideren a los empleados el corazón de la empresa, con quien comparten su negocio, patrimonio y ganancias. Esto es estratégico, porque los clientes son fieles proporcionalmente a la fidelidad de los empleados a la empresa.
EL TRATO PERSONAL. Los gerentes deben tratar a sus empleados y clientes como a sus amigos. Por ello, deben conocer nombres, familiares, gustos y preferencias, temas de interés y hasta problemáticas personales. Se trata de crear ambiente divertido, una suerte de comunidad en la que participan dueños, empleados, clientes, proveedores, etc. Este ambiente de confianza y respeto producirá una actitud diaria positiva, para pasar un buen día haciendo sentir a los clientes y empleados que son especiales, parte de la familia, que está en casa. La máxima en esto, debe ser que los clientes son los primeros y el servicio es el rey, para que éstos se conviertan en clientes habituales o comunidad de clientes, manteniendo la fidelidad.
EL PRODUCTO. La calidad es la responsabilidad #1 de cualquier empresa, y ésta a su vez es responsabilidad de todos en el nivel que corresponda. Se trata de tener un producto de calidad, acompañado de un excelente servicio. El objetivo es convertir el producto que se oferta en algo especial e imprescindible en la mente y vida de los clientes.
En esto es importante señalar que un buen servicio no puede salvar a un mal producto, pero un mal servicio puede arruinar a un buen producto y en consecuencia a la empresa misma. Inclusive si el producto es de calidad, acompañado de un brillante servicio, el cliente es capaz de pagar un buen precio por el mismo. A los clientes, según su situación económica, no les importa pagar el precio justo o un poco más, si la calidad se mantiene o mejora.
OBJETIVOS. Es tener trazado un plan estratégico y operativo de la empresa, es el norte que guía el accionar de todos, hacia metas y propósitos comunes.
Lo anterior, lo cual está aplicado a un negocio específico, es retomable para cualquier esfera de la vida de cada uno de nosotros. Parte de estas enseñanzas, son las que en antaño platicaba con mi amigo Cedrick, donde coincidíamos en que lo primero y más importante en un centro de trabajo o vida personal es la actitud, la pasión, la forma de ver las cosas, la actitud positiva ante la vida.
Cada quien debe encontrar el lado positivo de las cosas. Cada mañana --decía el musicólogo norteño Dalla Torre-- que nos despertamos tenemos opciones ante la vida, entre ellas: estar de buen o mal humor; cada vez que sucede algo malo, escoger entre ser una víctima o aprender de ello; cada vez que alguien viene a mí para quejarse, aceptar su queja o señalarle el lado positivo de la vida.
En conclusión, la vida y las situaciones nos obligan a elegir. Todos elegimos cómo reaccionar ante cada situación. Cada uno de nosotros elige cómo vivir la vida. Es darle un giro a las cosas, porque todas las situaciones y problemas los podemos convertir en oportunidades y ventajas para nuestro provecho personal, profesional y colectivo. No nos quejemos tanto de la vida, cambiemos de actitud y el resto caerá por su propio peso. Aprendamos a auto-estimarnos, para amar a quien está a nuestro lado, y lo que hagamos no sólo producirá felicidad espiritual, sino que generará dividendos materiales, para satisfacer las necesidades básicas que como seres humanos tenemos y requerimos.
Si ahora queremos emprender una aventura empresarial o fortalecer el centro laboral en el que nos desempeñamos, discriminemos y agreguemos a esto los otros factores según conveniencia y realidad, para obtener la fórmula perfecta para ser personas de bien y con éxito personal, empresarial o profesional. Feliz año 2006 a todos.
Docente UNI, comunicador y amigo