Opinión

De funcionarios como Philander Chase Knox, líbranos Señor


Todavía no cumplimos 100 años después de que el abusivo, vengativo y frustrado comerciante y secretario de estado Philander Chase Knox nos enviara la famosa nota Knox: No puedo olvidar las palabras de mi abuelo José María Castellón (hace 45 años), al referirse a dicha nota, que más parecía un insulto a la dignidad nacional que una Nota Diplomática enviada a nuestro Encargado de Negocios en Washington el uno de Diciembre de 1909. Decía mi abuelo Chema, “Estos gringos son unos fregados, cómo se meten en lo que no les importa estos jocoteados”
En su famosa nota Mr. Knox, invoca convenciones firmadas en Washington en 1907 entre países Centroamericanos y USA para reclamar al Gobierno del General Zelaya, lealtad al Imperio, cuando ellos desconocen el significado de dicha palabra. Esta nota surgió como reclamo del gobierno norteamericano por la ejecución conforme las Leyes de la República de los mercenarios Cannon y Groce.
Se arroga este Gobierno, (Norteamericano) el derecho de representar –según ellos- “la mayoría de las Repúblicas de Centroamérica que han llamado la atención a este Gobierno (el de Zelaya) contra tan irregular situación” y hace una mezcla de defensa a sus ciudadanos (los mercenarios) a Centroamérica y al mundo. Y me pregunto: ¿Han respetado acaso estos señores, otros acuerdos y tratados Internacionales, a los cuales han asistido como Miembros? ¡No!
Y lo más grave es que desde el comienzo de las convenciones advierten que no aprobarán las mismas, “porque la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica, las relaciones de los Estados Miembros de la Unión Federal y las atribuciones y poderes del Gobierno Federal, se les hace difícil.” ¡Qué contradicción, y qué mentira más grande! Tal como sucedió en la Convención de la Habana del año 1928, antes de aprobarse el código de Bustamante, (La Habana Cuba 20/02/28). También se les hizo difícil pasar sobre la resolución de la ONU en la cual se les pedía abstenerse de invadir Irak. Otra mentira fundamentó dicha decisión (las famosas armas nucleares) Y lo peor, es que no les gusta que otros países les mientan. ¿Es que la mentira es un privilegio made in USA, y solamente este país pueda decirla?
He aquí otro párrafo de dicha nota: “Para asegurar la futura protección de los legítimos intereses americanos, y su consideración a los intereses de la mayoría de las Repúblicas Centroamericanas…. El Gobierno de los Estados Unidos se reserva para tiempos más oportunos el discutir las estipulaciones con que el Gobierno Constitucional de Nicaragua se obligue…” ¡Habrase visto tanto descaro! Mezclan sus intereses y los de Centroamérica.
Luego de semejante injerencia, finaliza su grotesca e ignominiosa nota con lo que sigue: “Debo agregar al mismo tiempo que, aunque su Misión Diplomática ha terminado, tendré mucho gusto en recibir a usted, lo mismo que tendré el gusto de recibir al representante de la revolución; uno y otro como medios no oficiales de comunicación entre el Gobierno de los Estados Unidos y las autoridades de facto, con quienes habré de tratar para la protección de los intereses americanos…” Después viene la firma del Señor Knox. Como podemos observar, estos caballeros pactan con Dios y con el diablo.
Mr. Paul Trivelli quiere venir a decirnos que sus declaraciones, sobre todo las que realiza ante la prensa, hablada y escrita de nuestro país, son las de un Diplomático. De la misma manera, el suscrito le pregunta públicamente ¿en qué Código, Tratado Internacional, Acuerdo, Ley o Protocolo, fundamenta su formación Diplomática? Es necesario que este Embajador se ciña a las leyes, al Protocolo que debe observar como Diplomático y respete las más elementales reglas de ética profesional.
Personas como él y otros (Mr. Knox, Mr. Zoellick, etc.,), provocan y sirven de inspiración a hombres y mujeres con orgullo nacional, quienes quizás no sentían repulsa hacia el gobierno del país de Mr. Trivelli, pero que después de escuchar sus intromisiones y exabruptos en la política criolla, sí sienten desprecio y aversión hacia su gobierno. Hay un partido nicaragüense, que en su Himno les llama, enemigos de la humanidad, lo cual para ser franco no me parece apropiado. Sin embargo, el Señor Embajador pareciera respetar, y la agarra en forma muy personal, contra el único partido capaz de derrotar al partido que los insulta: El PLC. Quisiera analizar esta actitud ante la ciencia que rige las reglas del pensamiento (Lógica). Pero, no encuentro justificación. ¿Cómo es amigo de los que defienden la democracia? Con esos amigos no necesitamos enemigos.
Afortunadamente han reaccionado algunos ciudadanos y medios noticiosos (dueños) ante este injerencismo del Señor Embajador, al mejor estilo del Secretario de Estado de hace 100 años y el actual Subsecretario Zoellick.
Me parece necesario hacer un perfil del Señor Trivelli para guardarlo en los anales de nuestra historia patria, junto al de otro invasor que provocara una guerra nacional en nuestro suelo. Aunque este último se coló entre huestes filibusteras, nos recuerda un poco la actitud del actual Pretor Romano, cuyos ancestros precisamente vienen de Italia. Existe cierta similitud.
Hay 115 países Musulmanes, donde se producen fanáticos que posteriormente se convertirán en terroristas. Me parece un buen punto para su estudio y preocupación en la lucha contra el terrorismo, Señor Trivelli. ¿Todavía no tiene suficiente material con los problemas de su país en Irak, Afganistán, Irán, Medio Oriente etc., el avance de China Continental, la sucesión de Fidel en Cuba a escasas 90 millas de USA, la corrupción de los políticos norteamericanos, como el caso de la ex – Agente CIA con Karl Rove y sus rumores, los problemas del Cafta y la competencia del Alba?
El PLC es un partido muy bien organizado, que ha sido duramente atacado por debilidades humanas de su Líder. Más no así, otro partido y su también Líder, que irresponsablemente nos endeudó hasta por 12.000 millones de dólares, destruyó los cimientos de nuestra sociedad enfrentando a padres con hijos, hermanos contra hermanos, en los famosos Comité de Defensa. Precisamente ha sido el Imperio al cual usted le sirve como Pretor, no como Embajador, el responsable de la caída del Liberalismo en 1909 y en 1979, pudiera serlo también en el 2006. Para finalizar, deseo mencionarle que hace también unos 100 años, nuestro Rubén Darío recordó a los norteamericanos en su Oda a Roosevelt: “Que hay una América Española y que se necesitaría el riflero terrible y fuerte cazador para poder tenernos en vuestras férreas garras y que contabais con todo, pero les falta una cosa: Dios”.

acastell46@yahoo.com