Opinión

LA VENTANA


(weblaventana@hotmail.com)

Expulsando al FMI

Argentina inició el nuevo año con una medida histórica. Cancelar la deuda de
9.500 millones de dólares con el FMI. Pone fin, así, a toda dependencia con
ese organismo.
A mediados de diciembre, Brasil hizo otro tanto. Pagó los 15.000 millones que
debía al organismo multilateral. El FMI pierde su poder de dictar políticas,
imponer condiciones.
La decisión se conocía, pues, en 2004, Lula y Kirchner decidieron unirse contra
el FMI. Medida esencial para recuperar el control de la economía. La soberanía
de sus países.
Conocen bien nuestra región las imposiciones del Fondo. Privatizaciones,
recortes de empleos, reducción del gasto social. Control del gasto público
contra los pueblos.
Donde hay deuda, existen dos gobiernos. El del país y el del FMI. Con los
tecnócratas manejando los presupuestos. Decidiendo el precio del bus. Las
medicinas del hospital.
Se quejan en esos países que el pago es engañoso. Que en Argentina y Brasil
hay 8 millones en la pobreza. Que decenas de millones sufren desempleo,
abandono, hambre.
Es cierta la queja. Deben los gobiernos demostrar que el pago anticipado
beneficiará a la gente. Que no cierran un agujero para abrir otro. Esto es lo que
dará sentido a la medida.