Opinión

Tilapias y contaminación


Con mucho interés he leído los artículos relacionados con el cultivo de tilapia en el Gran Lago, y que casi en su totalidad, están siendo publicados en El Nuevo Diario. Llama positivamente la atención el deseo de defender al lago de Granada, lo cual comparto.
Sin embargo, y a pesar del valioso aporte de argumentos sólidos esgrimidos por las personas o instituciones que han escrito los artículos, tanto los que están en contra del cultivo de tilapia en el lago, como los que pretenden justificarlo, se han quedado un poco cortos en exponer las verdaderas razones por las cuales el cultivo está generando o no contaminación.
Como nicaragüense y como persona que ha trabajado por varios años en acuacultura (cultivo de camarón), deseo aportar algunas consideraciones sobre ciertos conceptos elementales en el manejo de cultivos acuícolas.
En primer lugar, debe manifestarse que la contaminación del agua no depende de la especie explotada, en este caso tilapias. La contaminación depende del grado de intensificación del cultivo y métodos utilizados en dicho cultivo, en este caso son jaulas colocadas directamente en la columna de agua.
En segundo lugar, debe dejarse aclarado que las tilapias ya existían en el lago, en el momento de iniciar sus operaciones del cultivo, la empresa Nicanor. Precisamente muchas personas han vivido de la captura de estos peces, desde hace varios años.
El cómo y cuándo fueron introducidas no está muy claro, se afirma que una institución importó tilapias para estudiar sus bondades como peces que se adaptan a diversas condiciones de cultivo, y por accidente se escaparon de las piscinas en que estaban confinadas hasta alcanzar los lagos donde se reprodujeron rápidamente.
Cabe señalar que se han adaptado excelentemente hasta el grado que están desapareciendo las especies nativas de nuestros lagos, incluyendo nuestros deliciosos guapotes. Pues aunque las tilapias son eminentemente herbívoras, en cierta etapa de su vida depredan peces pequeños de otras especies.
Tercero, cualquier especie cultivada, ya sea peces o crustáceos, contamina en la medida que se sustituye el medio natural de producción por un método artificial (cultivo), pero unos sistemas de cultivo contaminan más que otros. Entre mayor sea la biomasa manejada, mayor es el grado de deterioro del medio ambiente. La contaminación es la consecuencia de la alimentación (concentrado), de fertilización del agua, heces de los peces cultivados, antibióticos incorporados (no siempre) en el alimento, etc.
Es totalmente cierto que la tilapia se está cultivando exitosamente en muchos países del mundo por sus excepcionales cualidades para adaptarse a sistemas de cultivo altamente intensivos, así como por el elevado índice de aceptación de su carne. Nicaragua posee un increíble potencial para la producción de tilapia bajo condiciones de cautiverio. Lo que no se ha mencionado, son las regulaciones técnicas que deben regir a los productores, tanto en otros países como en Nicaragua.
Nadie es dueño ni de los ríos ni de los lagos ni mares y cuando se hace uso de ellos para fines de cultivo, bajo ningún pretexto debe contaminarse el medio ambiente de éstos. Las regulaciones técnicas son tan estrictas en otros países que las granjas acuícola son sometidas a monitoreos rigurosos para controlar parámetros físicos, químicos, biológicos y bioquímicas de las aguas que son eliminadas de los estanques en producción como efluentes, razón por la cual los productores están adoptando técnicas de manejo de sus aguas con casi cero recambio de agua, lo anterior para evitar contaminación de las fuentes de agua: esteros, lagos, ríos, que son utilizadas para llenar los estanques del cultivo de peces.
Finalmente, en el caso de la producción de tilapias en jaulas en el lago, no hay opción para restringir el recambio de agua o botar el agua proveniente de los estanques de cultivo en sedimentadores, o someter esta agua a un proceso de desnitrificación, previo a la incorporación de los efluentes a la fuente de agua principal, ya que las jaulas están en la misma fuente de agua, por lo cual, constantemente todos los materiales orgánicos generados en las jaulas del cultivo, inmediata y constantemente son incorporados, tanto en la columna de agua, como en el fondo del lago.
Zootecnista, MS.