Opinión

Avances científicos chinos


China culminó una misión espacial tripulada. La nave Shenzhou VI llevó dos astronautas al espacio y los regresó sanos y salvos. Los chinos no tienen el desarrollo tecnológico estadounidense, pero resulta clara su consolidación como tercera potencia cósmica. Han sido capaces de ir creando su propio plan y están demostrando en ese campo, como lo han hecho en el deporte, la economía y la ciencia, su capacidad creativa y su decisión de forjarse un liderazgo mundial.
El programa espacial chino es visto con recelo por los militares de Estados Unidos, ante la posibilidad de que mejore y amplíe su armamento. Si decide desarrollar tecnología con fines militares, no será pionero en la materia. Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y Rusia pusieron en órbita satélites de espionaje. Washington empleó varios viajes de sus transbordadores con propósitos ultra secretos y ni siquiera informó de los lanzamientos.
Es conveniente recordar que en los últimos 200 años, China, en vez de agresor, ha sido agredido por otras potencias. Aprovechando la debilidad de la última dinastía, Portugal y Gran Bretaña le impusieron enclaves comerciales. Macao y Hong Kong. Otras veces sufrió las consecuencias de la política expansionista del imperio japonés.
China también tiene logros en la astronomía. Por primera vez sus astrónomos están cerca de ver un hoyo negro cara a cara. Sus científicos con ayuda de 10 radiotelescopios en el continente americano, han logrado ubicar el hueco del centro de nuestra propia galaxia a 26 millones de años luz de distancia, donde un súper masivo hoyo negro yace invisible, como ojo de huracán.
Un hoyo en el espacio no parece tener sentido, sin embargo los científicos están convencidos de que estas prisiones de la luz son reales, aunque jamás han sido vistas y las pruebas de su existencia son circunstanciales. Son los objetos más extraños del universo. Los hoyos negros son tan enormes y su atracción gravitatoria es tan fuerte, que ni la luz puede escapar de ellos, lo cual es en verdad extraño para algo hecho de nada.
Las mediciones más recientes, publicadas por Nature, sugieren que ocupa un volumen cuyo radio es menor que la distancia entre la Tierra y el Sol. Prevén una masa de 4 millones de soles. La mitad del tamaño que se había calculado antes. Los astrónomos están próximos a definir la crucial frontera exterior de uno de los fenómenos más elusivos de la cosmología, el cual ha hechizado a los científicos por décadas. Nos acercamos a tener la primera prueba concreta de que hay un hoyo negro súper masivo en el centro de la galaxia, expresó Zhi Qiang Shen, del Observatorio Astronómico de Shanghai.
Los hoyos negros son invisibles. Los pueden detectar por las ondas de radio que emiten desde su periferia a medida que van absorbiendo cualquier materia circundante que cae en su campo de atracción.
El primer indicio de un hoyo negro en nuestra galaxia se tuvo en febrero de 1974, cuando los astrónomos estadounidenses, Bruce Balick y Robert Brown, detectaron una poderosa fuente de ondas de radio desde la constelación de Sagitario. Calcularon que se hallaba en el centro de la galaxia. Sospecharon de un hoyo negro en la Vía Láctea. Así arrancó la carrera de los astrónomos para capturar la primera imagen de esa fuente a la cual llaman Sagitario A. Por eso el estudio chino es tan importante. La humanidad se encuentra cerca de captar la primera imagen de un hoyo negro en todo su esplendor.
Vicerrector de la UCC.