Opinión

Saca el pinolero


Pasó septiembre con lo mismo de siempre, patria, heroísmo, nacionalidad, identidad. Pasó octubre y la hispanidad, el mestizaje y la identidad. Pasó noviembre y la Unesco reconoce el Güegüense como Patrimonio Cultural, vuelve la identidad y el orgullo nacional a ser tema de muchos pensadores en extensos artículos.
El mismo poeta Pablo Antonio Cuadra se exprimió toda la creatividad y academia para escribir sobre el nicaragüense. Aun con todo eso, siguen los sicólogos, sociólogos, académicos tratando de descifrarnos por qué estamos así, por qué somos así, etc.
¿Qué pasa con nosotros? ¿Por qué sobre la identidad todo es tan confuso? Hemos perdido la capacidad de identificarnos, ser nicaragüense en muchos casos es una vergüenza. Es ser maltratado, humillado, visto como un ser ínfimo, hasta podemos servir de comida para perros. Los jóvenes han expresado hasta querer irse de este país y no volver. Hemos llegado a renunciar a nuestro país entregándolo como una prostituta vieja a cambio de migajas de unos “inversionistas” por todas nuestras bellezas y recursos, que si tanto valen hay que poner precio y sin exoneraciones para nada.
Y eso aún no es nada, otras barbaridades que ya todos conocemos siguen siendo fomentadas por el gobierno, los políticos, los armados, las instituciones, los intelectuales, los empresarios, los banqueros, las ONG, los medios de comunicación, en fin, por todos. Se sigue atropellando al nicaragüense por todos lados. Es una auto atropellación inverosímil.
Pero el colmo de la sinvergüenzada, que no hay necesidad siquiera de cruzar la frontera para que te den maltrato o te vean con desprecio, es la que está ocurriendo en nuestras narices, en tu propio país. Si no tenemos conciencia de ser nicaragüense, ni qué es serlo, no se preocupe. Se acabaron las fatigas mentales de los pensadores, PAC puede descansar en paz, aunque muchos no hayan comprendido su libro, o en el peor de los casos no lo hayan leído.
¡Saca el pinolero que hay en vos! El publicista de esta gente debe ser un tico con ideas nazi. Asunto resuelto. Se terminó tanto bregar, es sencillo.
¿Cuándo fue que Tino López Guerra escribió ese hermoso himno?, ¿en qué época fue así como él lo cantó? “Soy puro pinolero, nicaragüense por gracias de Dios….”. Para estos sinvergüenzas no sos pinolero por haber heredado la cultura del maíz y beber pinol, “tenés que sacarlo con Ron Plata”, ¿y qué te están diciendo estos bárbaros y los que lo publicitan, tan corruptos como los vende drogas y los que saquean el erario?
Ser pinolero es ser un vulgar borracho, un “piruca”. Es ponerte “hasta el tronco”, es ser un torpe inconsciente del daño que haces a tu inteligencia, a tu personalidad, a tu país. Un violento apalea mujeres, un ladrón que se roba los zapatos y los libros de sus hijos, un irresponsable que deja a sus niños en las calles, que se olvida del bienestar de la familia, y otras torpezas que ya las conocemos.
Tengo unas dudas dundas: ¿a los cuántos tragos sale el pinolero?, ¿en qué momento llegas ser cien por ciento pinolero?, ¿y a los recién nacidos, les tenemos que dar ese “guaro” para inscribirlos como nicaragüenses?, ¿y a tu anciana madre o abuelita le tendrás que dar “eso” para que sea “pinolera”?, ¿y a los A.A. y los que no toman, jamás podrán ser pinoleros también?, ¿será esto un proyecto de los que no han robado territorio, que cuando saquemos el pinolero y nos volvamos una manada de absurdos nos controlarán totalmente?
¿Será una venganza o una burla contra el Güegüense?¿Ya viste el enorme rótulo en la rotonda frente a los indios, como un simbolismo evidente? ¿El heroísmo de Andrés Castro será ahora: “conviértete en el héroe de la noche”? Tu acción heroica es el sacrificio de no ser pinolero (beber) y andar repartiendo “bolos”. ¿Se reescribirá la Biblia y dirá “los borrachos yo los vomito, excepto a los pinoleros”?
Mientras, ¿dónde están los salva almas, los políticos, los derechos humanos, los profesores de historia, los patriotas, los ecologistas,… dónde estamos todos? Y la gran paradoja es: “¡Este país es un relajo!”. No se puede ser de otra manera, no hay otro futuro, Señor. Se tiene una larga tradición de invertir en eso.
Pero nica, pinolero o como te quieras llamar, si no despiertas ahora, si no te das dignidad vos mismo, si no piensas en ti mismo, si no actúas a tu favor, NADIE LO HARA POR VOS. Al FINAL SÓLO VOS DECIDES. NO DEJES QUE PASE DICIEMBRE SIN HACERLO.
Arquitecto y filósofo yoga