Opinión

Latinos o latinoamericanos


Año con año, cuando se juegan las Grandes Ligas, estamos atentos por las proezas de los “pleyers” de nuestra parte del mundo. Así, aparece en los medios gringos: “El Jugador Latino de la Semana”, y disertamos. Igual, por nuestros tres medios de comunicación: prensa, televisión y radio. Y todos quedamos ponchados, sin verla y con el bate jadeante.
Sucede, porque damos por asentado en el fondo del cerebro, que latino y latinoamericano viene siendo lo mismo, y es aquí cuando parados nos pasa por la cintura la bala de Vicente, zumbando a 96 millas por hora. El “caretudo”, tan solo levanta la derecha empuñada, acompañada de un decir, que por la misma máscara, parece un rugido o un gran pujido de dolor.
Aclaremos, para cuando nos haga out el pícher sin tirarle y nos larguemos al dogout, maldiciendo o culpando a algo o alguien, estemos más consientes. Son dos vocablos distintos y ni siquiera la pelota los podrá juntar. Hay cinco países en Europa que son latinos: España, Portugal, Francia, Rumania e Italia. Existen características raciales o adeenes que los unen, pero lo fuerte es lo cultural, sobre todo la formativa de sus idiomas.
Los países latinoamericanos son aquellos comprendidos entre el Río Grande, que corre entre la frontera gringa y chicana, hasta La Patagonia y hablan dos idiomas latinos heredados, español y portugués. Bajo este principio, Belice y las tres guyanas escapan a la clasificación, igual sucede con Jamaica, Martinica, Aruba, Bonaire, Curazao y otras islas caribeñas.
Latinoamericano nació justamente para diferenciarnos de los latinos europeos y sajones, que representados por Estados Unidos, Francia, España, Portugal, Inglaterra y Holanda, esparcían sus influencias por nuestro continente e islas caribeñas. Por eso es un error calificar a Vizquel, Miguel Cabrera o a Benard de latinos. Ellos son y serán siempre latinoamericanos.
Además, hemos vivido en estos tiempos la democratización del término latinoamericano, apartándonos de los dos compuestos raciales tradicionales, español e indio americano, y aceptando por igual al negro, árabe, chino y sepa el umpire cuantos peloteros más. Por tanto, el saleroso negrito Melvin Mora es latinoamericano simplemente porque habla español y nació en Venezuela.
Pero tenemos un problema, que lo elevamos ante el comisionado de la gran carpa Sr. Bud Selig y esperamos su respuesta: ¿Qué es el champion jonronero de la Nacional en 2005, el señor arubeño Andrew Jones? ¿Gringo? ¿Europeo? No importa, él es caribeño y por eso aquello de Latinoamérica y el Caribe ¿verdad, Lupita?

En la Navidad caraqueña de 2005.