Opinión

Resumen de 2005


I
Hace más de medio siglo nuestro común amigo Ricardo Pasos, de sienes eróticas, decidió que para 1989, cuando cumpliera sus 50 años, o se moría en una orgía o se suicidaría y que si le faltaba valor que buscáramos nosotros la solución con una 38. La vejez le repugnaba.
Llegamos a la fecha convenida y encontramos a un Ricardo con sienes más eróticas aún, lleno de una pasión incendiada por la vida y con ansias de escribir más novelas eróticas e históricas, de inmensa popularidad.
Gozando con palabras inventadas por él, o que ya existen, como mujereidad, combosexual y cosas por el estilo.
II
Nosotros, contemporáneos de Ricardo, festejamos este 2005, ya arañando los setenta abriles, con 24 columnas escritas a cuatro manos sobre intencionalmente variados temas. Así nuestros A cuatro Manos, puntuales sábados de por medio, abordaron muy distintos ámbitos.
Iniciamos enero aventurándonos donde los ángeles no osan volar al advertir sobre la persistente devaluación del dólar.
En abril, perseguimos los viajes de doña Condolleza, mensajera anticipada de las políticas que USA aplicará en nuestros patios.
III
En febrero, se nos cayó nuestro entonces ídolo Eduardo Montealegre, a quien ya no le daríamos nuestro voto por sus travesuras con el presupuesto en perjuicio del 6% de los universitarios.
También en febrero nos alegramos como todos de los resultados de las elecciones municipales, dijimos que ganó la democracia con algunos llantos y muchas alegrías.
En marzo, nos sumergimos en dos libros difíciles y populares, Dan Brown y su Código Da Vinci y Richard Dawkins con su propuesta teórica del gen egoísta.
IV
En abril, recordamos aquellas frases que queriendo ser piropos, ofenden, y nostálgicamente apreciamos que pocos recuerdan ser como Peyeyeque.
Nos quedó tiempo este mes para advertir que “Camarón que se duerme...” refiriéndonos a la marcha a contrapelo de la historia que han emprendido las iglesias y las sociedades secretas.
V
En mayo, nos preguntamos si era posible dar a hacer crisis sociales o si éstas podían estallar solamente cuando existían condiciones sociales previas.
También evocamos a nuestras madres y a todas las madres en su día y todos los días.
VI
Junio nos encontró yéndonos hacia una Dictadura Planetaria bajo la advertencia de que cuando Estados Unidos marca el rumbo, el mundo debe seguirlo.
Pero seguidamente distinguimos entre pueblo y gobierno, y señalamos que el pueblo estadounidense parece dispuesto a enfrentar decisiones tomadas en su nombre por su Gobierno.
En julio, advertimos que Washington cree que nunca se equivoca y que si algo salía mal en su política internacional, los equivocados eran los demás.
VII
En julio 4 y agosto 8, nos entrometimos de nuevo con el arte, presentando nuestras consideraciones sobre La Nueva Historia del Arte, de Paul Johnson y a Picasso intrincadamente unido a Eros en el libro Picasso Érotique, editado por Jean Claire.
En septiembre, celebramos las fiestas patrias con La magia de la Palabra, trigésimo tercer libro de Alejandro Serrano Caldera, al que volvemos a releer por solaz y aprendizaje.
VIII
Elogiamos a Lance Armstrong, al ganar el 7º. Tour de Francia. Nos condolimos del terrorismo universal como mal del siglo XXI porque pareciera que fuerzas tenebrosas antiterroristas aplauden los actos terroristas.
También nos lamentamos del intenso despale nacional bajo el título de Leña por petróleo.
IX
En septiembre, nos encontramos con Sir Francis Bacon, y expusimos en dos artículos sus consideraciones sobre la naturaleza humana y sobre las corrientes de los disidentes dentro de los grupos sociales o políticos.
Para finales de octubre, dudamos sobre la eficacia del tal “dejar hacer, dejar pasar” proclamado por el laissez faire, proponiendo que las leyes van por donde van y la gente termina por hacer lo que ordena quien domina.
Terminamos el ciclo 2005 con ILLUMINATI, artículo sobre las sociedades secretas y su influencia en la historia.
X
Si no es viejo quien ha vivido cien años, sino el que deja de ver con nuevos ojos lo lindo de la vida, nosotros despediremos el año pretendiendo escribir mejor en el 2006 y seguir recibiendo los comentarios de nuestros lectores, comentarios que siempre ayudan a mejorar.
¿Seguirá Ricardo en su ley deleitándonos e instruyéndonos con su erotismo histórico o su histórico erotismo? Esperamos que sí.
Managua 8 de diciembre de 2005.
¿QUIÉN CAUSA TANTA ALEGRÍA?
elsavogl@ibw.com.ni