Opinión

¿El uso del condón ha aumentado el SIDA?


En Nicaragua estamos observando diariamente al menos 2 personas que se infectan con el virus del SIDA y la tendencia es hacia el aumento. La mayoría de los casos son adquiridos por tener relaciones sexuales sin preservativo. Por tanto, el condón no es la causa de incremento del SIDA, es su no uso lo que pone en mayor riesgo a la pareja que decide tener relaciones sexuales.
La ignorancia, manipulación de la información y el presentar al condón como que es el puro “diablo”, no ayuda a la prevención de la epidemia. El SIDA nos está matando poco a poco, ya tenemos más de 500 nicas fallecidos, la mayoría en edades productivas, por eso el SIDA no es solamente un problema de salud, sino también un problema serio de desarrollo. Estas muertes se producen por ignorancia, básicamente por no utilizar el preservativo en las relaciones sexuales con penetración.
Se manipula la información, al decir que el condón es un afrodisíaco, que es un facilitador de las relaciones sexuales, todo esto no tiene fundamento, pues en la práctica en nuestro país se utiliza muy poco, y en cambio las relaciones sexuales han estado antes, están ahora y continuarán estando. La prueba está en que menos del 50% de las trabajadoras comerciales del sexo y los hombres que tienen sexo con hombre los utilizan, además menos del 20% de la población lo utiliza, lo que nos coloca en una situación muy vulnerable, pues no hay epidemia que se detenga con tan pocas personas utilizando el preservativo.
Por otro lado, satanizar al condón no lleva a ningún lado, el preservativo es un objeto inanimado, al igual que un cuchillo que puede matar o salvar una vida, en el caso del condón estaría haciendo lo segundo, estaría ayudándote a prevenir que adquieras una infección de transmisión sexual, dentro de ellas, la sífilis, gonorrea, SIDA, así como también previene el embarazo. Obviamente un preservativo utilizado de forma inadecuada no te protege. Es importante revisar la fecha de vencimiento, y conocer la técnica de ponértelo para que no se rompa. Otro de los ataques es que no es seguro un 100%, lo cual es absolutamente cierto, el condón previene en un alto porcentaje, mayor al 90%. Lo único cien por ciento seguro es que todos nos vamos a morir, y en medicina no existe nada 100% seguro.
Pero, ¿la Iglesia Católica no está de acuerdo con lo anterior?
En este país, cada quien es libre de pensar, y hay que respetar los diferentes puntos de opinión y comenzar por aquello que estamos de acuerdo. Por ejemplo, la no discriminación por portar el virus o por padecer la enfermedad son cosas en que no veo contradicción, pues brindar amor, ayuda, comprensión a estas personas es parte de la esencia de la Iglesia. Por otro lado, promover la abstención sexual, y posponer las relaciones sexuales es algo en que estamos totalmente de acuerdo, al igual que insistir en la fidelidad mutua de la pareja. Todas éstas son intervenciones valiosísimas para contribuir a disminuir la epidemia del VIH/SIDA y la Iglesia con su gran capacidad de influencia en la sociedad nicaragüense jugaría un papel determinante.
Ahora bien, si la Iglesia no quiere promover el preservativo, por ser también un método de planificación familiar, es un asunto de ellos, y debe respetarse. Lo que sí hay que estar claro, es que nuestra epidemia es por relaciones sexuales y la única manera de pararla es o no tener relaciones sexuales del todo, cosa que veo muy difícil, pero que es importante también decirlo, porque llegaremos a algunas personas. También es importante disminuir el número de parejas sexuales, lo que a su vez disminuye el riesgo, al igual que usar los preservativos.
En Brasil lograron detenerlo, la epidemia no ha crecido más, se mantiene, gracias a un Programa Nacional franco, abierto a sus realidades, con mucha información, educación y utilización del preservativo.
Por otro lado, esta enfermedad no se puede atacar solamente por un flanco, no es solamente el preservativo, es la información científica, es la prevención lo importante y nuestro país todavía está a tiempo de hacerlo. Sin embargo, si seguimos con las ridiculeces de parar un Manual para la vida, porque tenía algunos elementos de sexualidad, es simplemente no querer conocer nuestra realidad y lo peor negarla y esto es lo que más daño hace. Y si alguno está con dudas, vaya a la carretera a Masaya, a la Zona Rosa, o muévase por el Hospital Militar, o vean a las niñas que ya son madres, más del 50% de las muchachas de 19 años, esa es también Nicaragua, la que debemos cambiar.
Nosotros educamos sobre autoestima, valores, realidades, riesgo personal, vulnerabilidad y otras cosas, donde también va incluido el preservativo. Lo que sí veo irracional es creer que por tener más información vas a salir corriendo a probar, al contrario todos los estudios demuestran que entre más informado más te protegés, por eso se insiste hoy día en el autocuido de tu salud, como uno de los elementos más importantes.
¿Qué piensa el MECD?
Yo te diría que el MECD está dando un paso hacia delante, lo intentó hacer con el Manual sobre la vida para profesores y dieron un retroceso enorme, en realidad no fueron ellos, fue la orden unilateral del Presidente, para responder a un grupo que no conoce la realidad nicaragüense. El MECD ha realizado investigaciones, encontró el 7% de niños/as en primaria que han tenido relaciones sexuales, obviamente aquí debe estar seguramente un adulto involucrado, me suena más a violación sexual. Por otro lado, tienen como un 20% en Secundaria que también han practicado las relaciones sexuales, entonces te quedan dos caminos o seguir el de ignorar, que es lo que nos tiene como nos tiene, un país subdesarrollado, ajeno a su problemática social o bien enfrentás el problema. Me parece que no responder sería una irresponsabilidad enorme y un atraso histórico importante. Hasta el momento van bien, veremos si las presiones siguen para que cambie de rumbo.
No tengamos miedo, aceptémonos como somos, conozcámonos y tratemos de modificar las cosas. El primer motor del cambio es la aceptación y de ahí se saca la fuerza para transformar positivamente el mundo.
Por otro lado aprovecho para aclarar que educación sexual o sexualidad no es meramente sexo, es un concepto más amplio que abarca el conocimiento, nuestro quehacer, nuestras reacciones, el autoestima, entre otros.
¿Pararemos la epidemia?
Con lo que estamos haciendo hasta este momento, no. Pues el problema crece más rápido que la respuesta que debemos dar todos y todas unidos, como que ésta fuera una de las mayores amenazas que tuviéramos, que de hecho la es. Obviamente no podemos negar que hay avances, ya otros Ministerios, además de Salud, están en la lucha, esperamos se integren más. La Sociedad Civil está bastante cohesionada en la Comisión Nacional de Lucha Contra el SIDA, y se han abierto espacios en Conisida y el Mecanismo de Coordinación de País de Fondo Mundial. Pero aún nos falta mucho, es como que el problema mide un metro y la respuesta nuestra es de apenas unos centímetros. Y yo creo que parte de esa limitada respuesta, es nuestra doble moral social, es querer tener el problema invisible, es querer continuar haciendo chistes y chiles con el sexo y evitar hablar en serio del sexo.
No podemos repetir lo que nos decían nuestros padres: “cuídense”. Debemos superarlos, decirles a nuestros hijos de qué y quién deben cuidarse, cómo deben cuidarse, y para ello nuestra responsabilidad es mantenernos informados y no esperar que en la escuela le darán todos los instrumentos para defenderse en la vida. Lo que pasa es que se nos olvida rápidamente que fuimos jóvenes, retrocedamos un poco y no nos engañemos: todos fuimos jóvenes y sabemos lo que es la juventud, por tanto cuidemos a lo que más queremos: nuestros hijos e hijas.
Una última recomendación
A las mujeres embarazadas que pidan que les hagan la prueba del SIDA, que autoricen a sus médicos(as), pues están subiendo el número de recién nacidos infectados, y si se detecta a tiempo, podemos dar un tratamiento que disminuye las posibilidades de infección. A los esposos y esposas o compañeros de vida, que sean fieles ambos, y los que no son fieles, que al menos disminuyan sus parejas sexuales, utilicen el preservativo si tienen una relación fuera de su pareja, esa es la mejor manera de demostrar el cariño a su cónyuge, protegiéndola o protegiéndolo. A los y las trabajadoras comerciales del sexo, que utilicen siempre el preservativo, no vale la pena por unos córdobas más exponerse a un mayor riesgo, a final de cuentas están haciendo este trabajo por sus hijos e hijas, por tanto, piensen en ellas. A los hombres que tienen sexo con hombres y con mujeres, que se informen adecuadamente y usen el preservativo. A la Iglesia: juntémonos en lo que coincidimos, pueden hacer mucho por Nicaragua. A los futuros candidatos: comprométanse a profundizar la lucha. Y a los medios de comunicación: no bajen la guardia. * Médico epidemiólogo, representante de la sociedad civil en el Mecanismo de Coordinación de País de SIDA, Tuberculosis y Malaria.