Opinión

Los servicios de agua y las políticas financieras internacionales


El problema del agua en Nicaragua requiere respuestas transparentes y políticas públicas consensuadas entre las instituciones de gobierno, la sociedad y la banca internacional, este consenso requiere voluntad política gubernamental.
La posición de la banca es entendible, puesto que es el negocio de todo prestamista, la posición del gobierno actual y los que han antecedido también es entendible, pues son empresarios y están en la posición de facilitar políticas a los dos grandes socios: banca internacional y transnacionales.
Lo triste es que, en nombre de las necesidades de agua de los nicaragüenses, endeudan a nuestro a país con préstamos que en su mayor parte van dirigidos a pagar grandes consultarías para estudios acerca del problema que la misma banca designa.
Altos funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reconocen que efectivamente a lo largo de varios años a los países en desarrollo se les ha proporcionado préstamos tras préstamos, sin que éstos mejoren, entonces argumentan que el Estado es un mal administrador de estos servicios públicos, por tal razón la respuesta mágica encontrada por ellos es la eficiencia de la empresa privada.
La sociedad nicaragüense ha reaccionado en varias direcciones, no pagando el mal servicio que muchas veces se convierte en estafa a los consumidores cobrando por un servicio no efectuado, discontinuo, malas lecturas de los medidores, endosando a los usuarios que honestamente pagan el servicio, ¿por qué se hacen cobros promediados o tarifas fijas? ¿Por qué no se instalan medidores a todos los usuarios?, porque la realidad es que miles de usuarios no consumen lo que cobra Enacal, lo legal sería que cada hogar pague lo que marca su medidor.
Los cobros en facturas todos los meses del año es igual o mayor, cuando en realidad en Nicaragua tenemos dos épocas en el año época seca y época lluviosa, en época lluviosa el consumo por hogar disminuye, pues las lluvias proveen agua al suelo, jardines. En época seca aumenta el consumo, porque hay que regar los jardines y aplacar el polvo en caso de los barrios sin calles pavimentadas.
Esperamos que los proyectos de agua que se puedan gestionar en el futuro, sirvan para resolver la falta de este vital líquido a comunidades que quedaron sin sistemas de agua potable que colapsaron al paso del huracán Beta, así mismo esperamos que las necesidades de agua de las poblaciones como El Rama, sean satisfechas y que el gobierno municipal sea el administrador eficiente del servicio, sin tener que recurrir a la privatización del mismo o a crear sociedad con la empresa privada nacional o internacional (transnacionales), es decir este servicio debe ser estrictamente público municipal y no público privado.

agua@humboldt.org.ni