Opinión

Elecciones primarias en Nicaragua


Hace pocos días publicó este prestigioso diario un resumen de conferencia brindada a periodistas por el señor Karlos Navarro, sobre las elecciones primarias, bajo el auspicio de la Fundación Alemana Konrad Adenauer. Considero dicho trabajo oportuno, muy valedero e interesante.
Efectivamente es un “activo político espléndido” para quienes los solicitan, tal como lo afirma el conferencista. Porque son estos protagonistas quienes desean aprovechar lo actuado hasta ahora, en su propio beneficio.
Deseo señalar que este sistema de elecciones primarias las practica el FSLN, muy a su manera. Y digo lo anterior por haber sido partícipe en las elecciones primarias que dicho partido celebró en la antesala de las elecciones del año 2001. Me reservo opinar al respecto. Pero sí puedo declarar públicamente que me gustó el asunto. A pesar de que el precandidato para la Presidencia que escogí, fue atropellado abruptamente por el eterno candidato del Frente. No así el del Parlamento Centroamericano y otro de las nacionales que marqué.
Los que me conocen estarán pensando mil cosas sobre esta experiencia que he relatado. Pero no deben de ser tan mal pensados y recordar que eran abiertas (las primarias) para todo el mundo (sandinistas y no sandinistas), y precisamente por eso me gustó.
Sin embargo, trasladar dicho sistema a nuestro medio político (la derecha) no sería de mucho provecho, debido a que no estamos hablando de un partido organizado, cuyos miembros afiliados poseen gran disciplina al momento de ser convocados. Tanto en la verificación como al momento de la votación. Nuestros partidos: conservadores, Resistencia, Camino Cristiano, PLI, Pliun, PALI, PLN y PLC con excepción de este último, adolecen de esa férrea disciplina, organización y movilización a la hora de defender el voto.
Podría resultar en una riña tumultuaria más que en una pre campaña electoral beneficiando lógicamente al que lleva mas tiempo y dinero invertido. ¿Por qué? Veámoslo:
No existe actualmente una lista de pre-candidatos a excepción –repito nuevamente- del PLC, y su Alianza Liberal. Los otros partidos mencionados ya tienen a sus candidatos, que vienen gastando una fortuna proveniente de fuentes desconocidas, pero altamente sospechosas, en propaganda pre-electoral, lo cual pone en desventaja al PLC. Por no haber igualdad de circunstancias ¿Cuántos precandidatos del PLC han realizado toda una precampaña (desde hace un año) como sí lo hicieron Herty Lewites (centro-izquierda), Eduardo Montealegre (oficialismo), José Antonio Alvarado (algo similar al anterior)?
Del PLC, que yo sepa, hasta el día de hoy, no hay una pre-campaña de ninguna intensidad a favor de los pre candidatos, más que rumores y simples cuechos. Entonces, no me parece justo, que el precandidato sin ninguna claridad sobre su candidatura todavía, se lance a competir con alguien que “hasta en la sopa nos han querido servir, ciertos medios noticiosos del país”. Es desigual e injusto.
Posiciones intermedias. Que tenga noticias no hay primarias con asistencia de observadores especiales. Movimiento de oportunistas y otros anexos, cuyo objetivo (de sus líderes) es el mismo: sacar réditos. Es decir hay una causa con ribetes de mezcolanza política, y a río revuelto, ganancia de pescadores.
Por consiguiente, no puede haber candidatos de salón contra precandidatos de pulpería o barriadas, con el respeto que se merecen los señores pulperos y los moradores de barrios populosos.
Cómo van a enfrentar la avanzada de un Herty que viene con el pito y el tambor desde que finalizó la presentación de “Paquita la del Barrio”, aprovechando su posición privilegiada de Jefe de Comuna. Y el otro, que hasta a los señores de la Embajada Americana ha movilizado para aumentar la antipatía natural que el nicaragüense siente por el norteamericano, cuando nos acordamos de la Historia Nacional. Es una pre-campaña con todos los fierros (encuestas amañadas, inclusive). Me refiero a Eduardo Montealegre.
¿Y qué decir de José Antonio? Muy parecido al anterior, con la diferencia de que su cultura y formación política le permite más la práctica de la argucia (decía Somoza que es el arte de saber hacer la guatusa).
Aunque las elecciones primarias se practiquen, no solo en Estados Unidos de Norteamérica, sino también en muchos países latinoamericanos, siguen siendo una incertidumbre en nuestro país. Por tres razones fundamentales diría:
-Nuestra cultura requiere de un proceso de adaptación y esfuerzo mayor económico de los partidos políticos, que no existen actualmente.
-Los pre-candidatos deben comenzar al mismo tiempo y contar con el mismo financiamiento para lo cual debe de existir alguna reforma de rango constitucional (a la Ley Electoral), que a estas alturas es prácticamente imposible.
-Y, finalmente: estas elecciones son del resorte exclusivo de los partidos políticos y no de movimientos, embajadas (lo cual es absurdo) y otros entes similares.
Por todo lo anterior, coincido plenamente con lo expuesto por el conferencista, señor Karlos Navarro, especialmente por lo que en artículos anteriores de corte político he argumentado: que debería de preocuparnos la modernización y democratización de los partidos, con lo cual realmente se legitimaría nuestro sistema político. Para ello es necesario participar activamente en los partidos políticos. Porque seguir haciendo partidos no es lo mejor para nuestra adolescente democracia.

acastell46@yahoo.com