Opinión

La Ventana


Fósforo blanco

Es una sustancia química inventada hace casi un siglo. Se enciende espontáneamente al contacto con el aire, a temperaturas superiores a 30º. Perdura hasta agotar el oxígeno.
Genera un calor intenso y una luz muy brillante. Explota en forma de nube. Es un arma indiscriminada. Mata a todo ser vivo que sea alcance. Por eso fue prohibida por NNUU.
“Aquel que se encuentre en un radio de 150 metros está perdido. Una vez que se adhiere a la piel, la quema hasta los huesos”, explica el soldado de EU que denunció su uso.
Lo informó también la Radiotelevisión Italiana. El gobierno Bush negó al principio su empleo en Iraq. Luego admitió su uso en Faluya, hace un año. Puede que en otros sitios.
A medida que se prolonga la ocupación de Iraq, el catálogo de horrores no cesa de crecer. Al fósforo blanco deben agregarse otros crímenes de guerra y lesa humanidad.
Bombardeos indiscriminados de poblaciones, torturas, secuestros, escuadrones de la muerte, ejecuciones extrajudiciales, cárceles clandestinas, corrupción, saqueo del país...
Saddam Hussein está siendo juzgado por crímenes de menor rango. El régimen de terror impuesto por EU deja pálido el suyo. Bush tendría que acompañarlo en el banquillo.

weblaventana@hotmail.com