Opinión

Crímenes internacionales entre 1990 y 2005


El fin de la guerra fría y la desaparición de la URSS no han significado una mejora en el respeto a las leyes internacionales. Todo lo contrario, en este breve periodo de tiempo la lista de crímenes internacionales no cesa de engrosar. Aquí los más graves acontecidos.
1. Ruanda
El pequeño país centroafricano fue escenario, en 1994, del mayor genocidio de las últimas décadas. Unos 900.000 tutsis fueron asesinados, sin que la comunidad internacional supiera reaccionar, hasta que la matanza hubo concluido. Aunque se formó un tribunal internacional ad hoc, la falta de fondos y el desentendimiento del mundo lo han convertido en un remedo de los tribunales de Nuremberg.
2. Yugoslavia
En 1999, al margen de la ONU, la UE y EU lanzaron una guerra de agresión contra la reducida Yugoslavia formada por Serbia y Montenegro. El mundo pudo seguir, en vivo y directo, cómo eran bombardeados ciudades, puentes, ferrocarriles y fábricas, en nombre de una presunta defensa de los derechos humanos de la población albanesa de la provincia de Kosovo. Cesada la agresión y ocupada Kosovo se pudo comprobar que las acusaciones eran falsas o exageradas. Una revuelta popular derrocó al presidente Milosévic, entregado luego al tribunal ad hoc que funciona en La Haya. El ex presidente está enjuiciado, pero los culpables de la agresión gozan de buena salud y mejor libertad.
3. Afganistán
El cavernario régimen talibán se convirtió en chivo expiatorio de EU, tras los atroces atentados terroristas de 2001. Con la complicidad de todo el mundo, Afganistán fue atacado e invadido y los talibanes derrocados, perseguidos y muertos sin compasión, en una guerra que aún continúa, implacable. Más de 5.000 civiles afganos han sido muertos por las fuerzas de ocupación, que no dudan en bombardear poblados cuando sospechan que alojan talibanes. En el último año han muerto más soldados estadounidenses que cuando la invasión, prueba del nivel de resistencia a la ocupación.
4. Liberia y Sierra Leona
Estos dos países africanos sufrieron, sobre todo Liberia, la demagogia homicida del ex presidente liberiano Charles Taylor. 200.000 liberianos perdieron la vida durante la guerra civil que ensangrentó el país entre 1996 y 2003. Las imágenes de civiles, incluso niños, con sus manos amputadas a machetazos, dieron la vuelta al mundo. Pese a todo, la intervención internacional se hizo esperar. Nigeria envió tropas, con el respaldo de EU, la UE y varios países africanos, para forzar la renuncia de Taylor. El gobierno nigeriano le concedió asilo, situación en la que continúa a pesar de existir una orden de captura emitida por el Tribunal Especial para Sierra Leona, en razón de 17 crímenes de guerra y de lesa humanidad que le imputa el gobierno de este país.
5. Iraq
El país mesopotámico sufrió en 2003 la más bárbara guerra de agresión sufrida por país alguno desde 1990. Desde entonces, más de 100.000 iraquíes han sido muertos por las fuerzas de ocupación, decenas de ciudades y pueblos han sido destruidos y el país vive sumido en la violencia y el caos. Las violaciones de los Convenios de Ginebra se acumulan contra EU y Gran Bretaña, desde el saqueo de museos del país a indiscriminadas matanzas de civiles, pasando por torturas, ejecuciones extrajudiciales, uso de armas prohibidas y detención ilegal y arbitraria de decenas de miles de personas. La complicidad y cobardía de la comunidad internacional han llevado a una validación de facto de la guerra de agresión. Ninguna autoridad mundial o gobierno osa pedir el enjuiciamiento de los responsables de tal cúmulo de crímenes. La justicia, en ese ámbito, sólo vale para dictadores tercermundistas o presidentes de la Europa residual.