Opinión

60 aniversario del juicio de Nuremberg


El 20 de noviembre de 1945 empezaron en Nuremberg los juicios. El tribunal interaliado estaba presidido por el presidente de la Suprema Corte de Inglaterra, Lawrence, siendo los jueces Francis Biddle, de EU; el general Nikitchenko, de la URSS, y Demedien de Vabres, de Francia. Los acusados eran veinticuatro.
El tribunal dictó sentencias de acuerdo con los siguientes grados de culpabilidad:
1º Por conspirar contra la paz.
2º Por cometer crímenes concretos contra la paz, planeando, preparando o iniciando guerras de agresión.
3º Por crímenes de guerra: asesinatos y malos tratos en territorios ocupados, deportación para trabajos de esclavitud, asesinato y malos tratos a prisioneros de guerra, destrucción de ciudades y devastación y saqueo de propiedades, no justificados por necesidades militares.
4º Por crímenes de lesa humanidad, comprendiendo asesinatos, exterminación y otros actos inhumanos contra población civil, antes de la guerra o durante ella, o persecución por motivos políticos, raciales o religiosos.
Once de los acusados fueron condenados a muerte y otros once a prisión desde diez años hasta cadena perpetua. Además, los tribunales militares de los vencedores ajusticiaron a varios centenares de criminales de menor jerarquía por atrocidades cometidas en los campos de concentración, asesinato de prisioneros y otros graves cargos cuya enumeración causa horror.
En los países liberados se establecieron tribunales civiles y militares para juzgar a los traidores que habían ayudado al enemigo a cometer sus crímenes, y se procuró que tanto en Alemania del oeste como en Japón prosiguiera el castigo de los culpables.
Durante los juicios, la gente se hacía dos preguntas inquietantes: la primera era que, puesto que los llamados crímenes de guerra sólo podían ser castigados cuando el criminal era el vencido, pero no cuando era el vencedor, esos juicios carecían de las más elementales condiciones de de la juridicidad; la segunda, que todos y cada uno de los grados de culpabilidad podían imputarse al jefe de gobierno soviético, José Stalin, y a muchos de sus colaboradores.

Sentencia del Tribunal:
“Los crímenes contra el derecho internacional son cometidos por personas y no por sujetos abstractos; por eso únicamente a través del castigo de los individuos que perpetran tales actos pueden tener aplicación los preceptos del Derecho Internacional”.

Sentencia de diciembre de 1946
En el curso de 20 años, 1945-1964, fueron procesados alrededor de 70.000 criminales de guerra, 61.700 de los cuales eran seguidores del Reich, pero sólo 6.115 resultaron castigados.

Proceso de Nuremberg
Se estableció de conformidad con el acuerdo de Londres del 5 de agosto de 1945. El juicio oral duró del 20 de noviembre de 1945 al 1º de octubre de 1946.
Fueron encausadas 24 personas y varias organizaciones hitlerianas. Martin Bormann fue juzgado en rebeldía y condenado a muerte. Ley se suicidó durante el proceso. Goering se suicidó también. Los 21 restantes tuvieron esta suerte: von Ribbentrop, Kaltenbrunner, Rosenberg, Franck, Frick, Seys-Inquart, Sauckel, Keitel y Jodl fueron ejecutados en la orca (16 de octubre). Siete fueron condenados a diversas penas de cárcel y tres absueltos (Papen, Schacht y Fritzsche).