Opinión

Bibliotecarios a la vanguardia


He regresado con mucho cariño al gremio al que profesionalmente pertenezco, la “Asociación de Bibliotecarios y Profesionales Afines” (Anibipa), quienes los días 10 y 11 celebramos nuestro día (8 de Noviembre), realizando el V Encuentro Nacional sobre el tema “Organizando Bibliotecas y Servicios de Información para la Sociedad Nicaragüense”, en el Auditorio de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC).
Ha sido un espacio para plantearnos con toda claridad el nuevo rol que estamos llamados a desempeñar en una época en que la tecnología ha revolucionado el campo de la información.
En la venta de ilusiones que se espera conocer el próximo año, de las distintas ofertas de candidatos a la Presidencia de la República, creemos que es ineludible el compromiso real con el fortalecimiento de la educación de nuestros conciudadanos (as). Creo firmemente que la verdadera salida de nuestro país, fuera de todo afán demagógico, es propiciar el acceso al conocimiento, resolviendo de base, por supuesto, la salud.
Como bien nos dijo, Cornelio Hopmann, en su provocativa y propositiva exposición en el V Encuentro, debemos pasar de “Guardianes del saber a promotoras (es) activas (os) del cambio de rol de las bibliotecas en la era digital”, estando conscientes que vivimos en una sociedad, (citándose él mismo), “con una tecnología del siglo XXI en un país del siglo XIX”.
Las unidades de información, llámense bibliotecas, centros de documentación o archivos, continuarán siendo medios idóneos para la transmisión masiva del conocimiento, para la democratización de la información en nuestro medio donde como toda cultura híbrida, conviven la tradición y la modernidad.
Importante vinculación ha establecido esta Asociación al integrarse al Grupo Promotor de la Ley de Acceso a la Información Pública, que una vez aprobada se deberá garantizar su efectivo cumplimiento, creando por una parte, conciencia en la ciudadanía de este importante instrumento fiscalizador, tal como lo señalara recientemente la prestigiada periodista Ángela Saballos, y por otro, disponiendo la información requerida, tareas que en gran medida le corresponden al profesional de los servicios de información: generar la demanda y proporcionar el servicio.
Ordenamiento, clasificación, catalogación y servicios de referencia hoy potenciados a niveles jamás imaginados por los avances de la tecnología, deben ser aprovechados.
Acuerdo de nuestro V Encuentro Nacional, es hacer efectiva la elaboración de un Programa Nacional de Desarrollo de Información en línea para cinco años, propuesta por Hopmann en su exposición, iniciativa; hecho que celebramos quienes en los años ochenta nos propusimos tal empresa, dejando unos antecedentes que no dudamos las (os) colegas más jóvenes retomarán.
El homenaje a quienes ya no nos acompañaron en este V Encuentro, estuvo presente en fotografías y en la mención y reconocimiento a su trabajo pionero: las (os) inolvidables Elba Lucía Reyes y Orfa Báez Reinoso, con su paso productivo por lo que ahora es el Instituto de Historia de Nicaragua y Centro América (Ihnca), adscrito a la UCA; René Rodríguez, con su útil Índice de La Prensa Literaria, desde la Biblioteca del Banco Central, y Angelita Incer de Tablada, destacadísima y ejemplar estudiante de la Carrera de Bibliotecología de la UCA.

vidaluz@ibw.com.ni