Opinión

Otro golpe a la endeble economía del nicaragüense


Nuestras instituciones son –-tal pare-ce-- expertas en torturar al pueblo que las mantiene, encima de esquilmar aún más la pobre economía de este sufrido soberano. Uso la palabra esquilmar, pues no encuentro otra mejor que calce con estos abusos y excesos de regulaciones, dizque para modernizar y mejorar el tráfico vehicular. ¡Qué grande mentira! Dice Larousse sobre la citada palabra: (entre otras acepciones) “Agotar o menoscabar una fuente de riqueza, sacando de ella mayor provecho que el debido”.
Mi vehículo fue inspeccionado en el año 2000, posteriormente en 2002 y ahora en 2005. Siempre pasó el servicio de emisión de gases, gracias a Dios. De lo contrario, ahí estuviera todavía tratando de obtenerlo y pagando cada vez cien córdobas.
Exigen para el “ocurrente cambio de placas” los siguientes requisitos: inspección mecánica (C$200.00), inspección de emisión de gases (C$100.00); seguro obligatorio de responsabilidad contra terceros (U$75.00); derecho de Tarjeta de Circulación (C$125.00); derecho de placas (C$175.00); ah, y si no llevas herramientas apropiadas para quitar tu placa, tienes que utilizar un servicio especial (C$30.00).
Las gestiones tiene que hacerlas el dueño o bien otorgar un poder especial al cual las “benditas” autoridades siempre le encuentran algún pegón, con el objeto de fastidiar al propietario del vehículo.
Continuando mi calvario, prosigo: Después de perder dos horas y media en la inspección física del vehículo, más otras dos en emisión de gases, y otras horas en los bancos para pagar los respectivos servicios señalados anteriormente, pasé a la recta final, que consiste en inspección del vehículo (nuevamente), registro de Licencia (puerta #13), y finalmente, paso C: entrega de las placas. Esta entrega es como el premio otorgado a tu estoicismo, en soportar los errores que en cada trámite pueden aparecer (de hecho aparecen siempre). Durante el proceso final, un conocido observó mi rostro “sonriente” y escuchó parte de los sapos y culebras que echaba al sistema, después de saludarme me sugirió que contara mi experiencia en un artículo de opinión, y aquí me tienen amables lectores.
¿Por qué voy a necesitar tanto trámite cuando conduzco un vehículo con menos de cinco años de uso? Y si tratan de hacernos creer que nos cuidan y protegen (las autoridades), pues deberían de exigir un “revisado” de vehículo conducido y administrado por la misma institución policial. Pasamos la revisión: muy bien; caso contrario, a recomendar las reparaciones pertinentes y punto. Podrían cobrar por la inspección C$50.00.
A quienes sí deberían de exigir “ineludiblemente” todo este laberinto de trámites es a los señores buseros, taxistas y otros proveedores de servicios públicos (pasajeros y acarreo). Porque da vergüenza cómo trasladan a las personas usuarias de dichos servicios en verdaderas latas viejas, llenas de sarro y seguramente con llantas, dirección y frenos en pésimo estado.

Conclusiones:
Veamos la cantidad de dinero recaudado en base a 300.000 vehículos:

En el revisado físico:
C$60.000.000.00
Emisión de gases:
C$30.000.000.00
Derecho de Licencia:
C$52.500.000.00
Derecho de placas:
C$37.500.000.00
Por quitar e instalar placas:
C$ 9.000.000.00

Estamos hablando de 188 millones de córdobas; tan solo para gastos de tramitación de placa.
Y ahora viene lo mejor: U$ 75.00 por 300.000, ¿saben cuántos millones de dólares representa? 22 millones y medio de dólares para las “pobres” compañías aseguradoras. ¡Buen Aguinaldo!
Para no cansarles, les pregunto con todo respeto y consideración: ¿Es justo que a un pueblo tan pobre como el nuestro se le saque más provecho que el debido? ¿Que no reciba a cambio la inversión de estos impuestos colectados para beneficio de todos? Cada día vemos más deterioro de lo poco que tenemos (carreteras, caminos, escuelas, hospitales, etc.) y ningún deseo de reparar y dar mantenimiento a lo existente.
Amables lectores, ¿amerita esto una buena protesta? ¿Alguien nos representa en el Diálogo Nacional para someter a discusión este tema al igual que otros de índole parecida?
Es momento de reflexión y participación ciudadana. No podemos seguir permitiendo tantos abusos y arbitrariedades de los políticos de turno. Exijamos respeto y consideración para que en base a esto se administren bien e inviertan para beneficio de todos, los impuestos recaudados. ¡Ya no aguantamos tantos abusos!
En estos asuntos debería estar involucrada la autoproclamada Sociedad Civil. ¡El figureo y protagonismo político los mantiene ocupados!, ya que sus dirigentes son políticos afines al Gobierno.
Somos Sociedad Civil todos los que formamos el cuerpo social por oposición a la clase política. ¡Dios oiga nuestro clamor!

acastell46@yahoo.com