Opinión

La arquitectura y el consumismo


Se le llama “Educación Superior” a la universidad, o por lo menos eso se supone, pero ¿cómo educar o formar a un aspirante a arquitecto? Las universidades atraviesan una profunda crisis de metodología, de ideología, de profesores y sobre todo, de alumnos. En las revistas se lee: “El siglo pasado ha sido tan intenso y avasallador que no ha podido ser asimilado por las escuelas de arquitectura, no se ha podido asentar una sola verdad, ya que el debate es constante”. Estas declaraciones pueden ser de algún diseñador de ropa o de algún productor de música, pero, tristemente, son declaraciones de alumnos, de profesores y de críticos de arquitectura. El consumismo se ha extendido en todos los ámbitos disfrazado de “globalización” y las generaciones recientes se han limitado a crear una arquitectura vulgar e imitadora, lo único que permanece es la terminación “ismo”.
Los más grandes arquitectos internacionales y sus declaraciones me llevan a pensar que los arquitectos, como casi todos los creadores, no deberían tener boca, quizás un brazo de más en compensación, pero no una boca. Existe toda una maquinaria que lleva u orilla al consumo a los arquitectos, como las revistas que cuestan más de lo que valen, devoradas por alumnos hambrientos de “novedad” y “primer mundo”. El proceso de digestión los lleva a dormitar mientras que nuestro mundo se las arregla sin nosotros.
En la autoconstrucción, los técnicos y albañiles son autorizados para satisfacer una necesidad primordial como lo es la vivienda, lo hacen con una pésima función, con una pésima orientación, con una estética de imitación, pésimamente construidas y aparecen a diario; mientras nosotros, los futuros arquitectos, diseñamos en papelitos formas, pero no espacios y soñamos con rascacielos y centros comerciales.Las facultades de arquitectura en nuestro país corren el riesgo de desaparecer y volverse obsoletas, ya que vivimos en un “tercer mundo” que se puede dividir en 20 “sub-mundos”. ¿Cómo obtener o encontrar identidad y misión en un mundo capitalista donde el mundo se aliena y levanta el brazo para saludar a su líder en turno?
Recientemente se celebró el Día Mundial de la Arquitectura, pero mientras que no exista una verdadera postura que confronte con ideas y soluciones responsables no con manifestaciones vandálicas, el consumismo seguirá distrayendo y alienando a todos los estudiantes, no solo de arquitectura, sino de todas las carreras. Lo realmente seguro es que hay que cambiar la banalidad y frivolidad de los estudiantes actuales, para poder celebrar con orgullo.

*Arquitecto