Opinión

La Bitácora


Le devuelven la vista a periodista

Una buena noticia para los periodistas solidarios de Nicaragua, Alex Somarriba Puerta ha comenzado a recobrar la vista.
Somarriba hace unos años salió del ajetreo periodístico, su figura y su nombre se opacó por la indiferencia, dejó de ser útil para los intereses de algunos sectores.
Lo invadió la depresión y se recluyó en su casa a masticar su soledad. Fue olvidado, menos por sus vecinos, que comprendieron el porqué de su amargura, sus malas contestaciones y su aumentada terquedad. Los amigos de Baco llegaban a su casa (atrapada por la ingrimitud) y oficiaban con los ritos desafiantes contra la vida y la muerte.
La soledad lo hizo solitario, íngrimo. Su terquedad lo tensaba más, de repente una noche se despertó, creyó que el dormitorio estaba sin luz eléctrica, fue tropezando con los objetos buscando una candela, un cirio. Pero pronto se enteraría que estaba ciego, y así siguió subsistiendo. Si uno de sus vecinos llegaba a darle algo, primero preguntaba quién era y quiénes estaban presentes. No quería que sus enemigos solapados de siempre lo vieran recibiendo el donativo.
Llegó el primero de marzo de este año 2005, Día del Periodista. El alcalde de Masaya, ingeniero Orlando Noguera, el vice alcalde, doctor Félix Trejos Trejos; la Fundación Periodismo y Cultura William Ramírez, y la Unión de Periodistas de Nicaragua, capítulo de Masaya, organizaron un homenaje a varios periodistas del departamento, entre los que estaba Alex Somarriba; así fue que su nombre volvió a sonar. Al final de los discursos y entrega de diplomas, el rector de la Universidad Hispanoamericana, Uhispam, dio instrucciones para que se le entregara ayuda económica cada mes al periodista ciego.
La solidaridad no sólo posee su valor en sí, sino que además estimula a otra. Antes que llegaran las lluvias torrenciales se le había arreglado el techo de la casa a Somarriba; seguidamente un médico granadino comenzó a tratarlo gratuitamente hasta el punto de devolverle la vista.
Pasé a verlo a su casa y no estaba, las personas inquiridas no pudieron darme el nombre del médico solidario, parece que el profesional de la medicina no ha querido elogios; esto le da más valor a su acción, sin embargo es necesario que los buenos ejemplos se conozcan; éste es un interesante tema para los corresponsales departamentales.
Los periodistas de vocación que se entregan a tiempo completo no tienen tiempo para acumular ahorros, por eso, cuando llegan a una edad madura no pueden defenderse del acoso de las enfermedades, la nostalgia de la vida febril, de la soledad y la pobreza, entonces mueren solamente revisando papeles viejos. Alex Somarriba Puerta (Mántica) ha resistido en lo físico y en su espíritu, pero ahora su ánimo ha mejorado.
Alex Somarriba es acreedor de los méritos de haber hecho participar al San Fernando en la liga amateur en una época determinada, organizaba ligas de béisbol infantil y nadie le pagaba nada. Y como radioperiodista difundió el folclor de Masaya, los conflictos, las alegrías y las aspiraciones de los masayenses.
Como segunda base del San Fernando no fue una luminaria, pero tampoco un deficiente, fue un buen pelotero. No fue una estrella en el firmamento, pero tenía una estrella en la frente para contribuir a la promoción del equipo de béisbol San Fernando.
En Masaya, ciudad zapatera por antonomasia, Alex era el brazo derecho de su padre en el taller de zapatería. Cuando todos sus hermanos y hermanas se graduaron profesionalmente, un día de tantos se puso de pie y con el dorso de la mano empujó “la conga”, los “bojos”, el “tirapié”; y dijo: “Lo siento padre, pero hasta aquí llego”, y fue a dedicarse al béisbol por tiempo completo y al periodismo entró difundiendo noticias deportivas; después sería uno de los importantes corresponsales de Radio Informaciones.
Logró poder asistir a las tertulias del doctor Encarnación Alberto y Serrano, doctor Alfonso Dávila Barbosa, don Tino Sandoval y otros… allí aprendió a ser periodista. Nos alegra mucho la actitud de los solidarios y por el nuevo respiro, la tregua, que tiene ahora el amigo Alex Somarriba Puerta.

*Decano de la Facultad de Periodismo de la UHISPAM.
trejosmaldonado@ yahoo.es