Opinión

Creando ambientes para la aprobación de la Ley General de Educación


IDEUCA

Al día de hoy, domingo 9 de octubre del año 2005, respecto al tema de la Ley General de Educación, las cosas están así: en enero pasado la Comisión de Educación, Cultura, Deportes y Medios de Comunicación de la Asamblea Nacional presentó ante la Junta Directiva de ese Poder del Estado nicaragüense su dictamen sobre los dos anteproyectos de Ley General de Educación, presentados por el MECD y la Cgten-Anden en agosto de 1997.
El día 30 de junio de 2005 en saludo al Maestro Nicaragüense, la Asamblea Nacional aprobó en lo general al dictamen presentado, abriéndose así, después de casi un siglo, la posibilidad de que Nicaragua tenga Ley General de Educación. El día miércoles 28 de septiembre pasado, el Foro Nacional de Educación, hoy por hoy, la máxima instancia de reflexión y propuesta de la Educación Nacional, entregó al Presidente de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional las mociones del Foro para el perfeccionamiento del dictamen aprobado en lo general, cuando éste pronto se discuta en lo particular en el Parlamento.
Con el propósito de crear el ambiente apropiado a la aprobación de la Ley, a partir de este domingo, nos proponemos publicar un conjunto de artículos sobre legislación escolar nicaragüense, que esperamos sean de utilidad a la Comisión Nacional de Legislación en el futuro, cuando ésta sea creada el día que se apruebe la Ley, como parte de las comisiones articuladoras del sistema educativo nacional.
Queremos comenzar este periplo, analizando las diferentes etapas del recorrido histórico de la educación nicaragüense, a través de las constituciones políticas que ha tenido Nicaragua, desde antes de la Independencia de Centroamérica hasta el día de hoy, con la Constitución de la Revolución Sandinista de 1987.

1. La educación en las constituciones políticas.
De una revisión a los principales contenidos temáticos de la educación, en las trece constituciones políticas a lo largo del tiempo nicaragüense de 1812 a 1987, con base en los contextos históricos, propósitos y énfasis, es posible determinar tres grandes etapas, a saber: Primera etapa, de la Constitución de Cádiz a la Constitución de 1893; Segunda etapa, de la Constitución de 1893 (Zelaya) a la de 1974 (Somoza Debayle–Agüero Rocha); Tercera etapa, la Constitución de 1987, de la Revolución Sandinista y sus reformas de 1995.

2. Primera Etapa: de la Constitución de Cádiz a la Constitución de 1893.
La primera etapa que va de la Constitución de Cádiz de 1812 a la Constitución de 1893 (la Libérrima), está signada principalmente por la presencia de la Iglesia Católica en las cosas y quehaceres del Estado, en especial de las cosas y quehaceres de la educación. Es el período en que la educación es atendida desde el Poder Legislativo. El modelo colonial de educación vive sus días de gloria y de crisis profunda e irreversible, se gesta y funda la organización del Sistema Escolar nicaragüense tal a como lo conocemos en la actualidad, y se decretan los primeros reglamentos sobre diferentes aspectos de la organización y del funcionamiento del sistema.
Un ejemplo de las características de la educación, es posible visualizarlo observando la educación superior en aquella época. La Universidad de León, conocida después como Universidad Nacional de Nicaragua, y en la actualidad, como Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, fue fundada el 10 de enero de 1812. La Universidad Colonial en Nicaragua nacía como fiel reflejo de la sociedad que emergía: “una institución –-según José Coronel Urtecho-–conservadora, enteramente arraigada en la mentalidad colonial y florecida bajo la sombra de la Iglesia”.
El 3 de abril de 1879, el presidente Joaquín Zavala emitió un decreto que vino a transformar de manera radical las bases que servían de sustento a la Universidad de León, y que inauguraban el modelo de universidad que ha acompañado a nuestra sociedad durante más de un siglo, el modelo Napoleónico de Universidad, que separaba (y separa) la investigación de la docencia, erradicaba la Teología y sentaba las bases del profesionalismo.
El decreto mencionado, entre otros, irá marcando el paso para desembocar posteriormente en la Constitución de 1893, y en la primera y única Ley General de Educación habida en la historia de Nicaragua, aprobada en 1894, con el nombre de Ley Fundamental de Instrucción Pública.