Opinión

Managua: ¿una verdadera capital para el Siglo XXI?


Managua es una ciudad que se ha ido extendiendo cada día, de una forma caótica, aparentemente por la carencia de una política o a la aplicación inadecuada de las normativas para el uso de la tierra urbana, lo que la ha convertido en una ciudad muy extensa y por ende, costosa y a su vez no sustentable, ineficiente e insegura, creciendo en zonas que se deberían de proteger, como es la cuenca sur de la ciudad. La selva de cemento y asfalto se extiende cada día de una manera vertiginosa. Si no tomamos acciones preventivas y correctivas seguiremos sufriendo por los desastres naturales, que se nos convierten en desastres urbanos de incalculables consecuencias financieras, pero, sobre todo, con muchas pérdidas de vidas humanas, imposibles de reponer.
El presupuesto de manutención y administración de nuestra capital excede las recaudaciones tributarias que aportamos los capitalinos, por lo cual es muy probable, de seguir el ritmo actual de crecimiento poblacional y el imparable crecimiento desordenado con el uso indiscriminado del suelo (sin aparente control racional), que ningún alcalde pueda llegar a tener un presupuesto adecuado para que tengamos una ciudad reluciente, limpia, segura, accesible y autosostenible, como lo demanda este nuevo siglo.
¿Qué se requiere para solucionar este problema? Muy sencillo: dictar normativas adecuadas, que la municipalidad las supervise y que los ciudadanos las cumplamos.
Una de ellas debería ser: erradicar la especulación con el suelo urbano, evitando que la ciudad tenga tantos lotes baldíos, o tierra vacante, que encarecen obviamente el funcionamiento racional y eficiente de la capital; y que la alcaldía permita e incentive a los ciudadanos que desean construir sus viviendas u otros tipos de edificación para que obtengan los permisos de construcción de una manera expedita, sin tanta burocracia, no solo de parte de ALMA, sino también de las instituciones que proveen de infraestructura de servicios (compañías de luz, agua, etc.), y que además, los impuestos sean razonables y más bajos que los que se recolectan a los propietarios de tierra vacante o lotes baldíos, para acabar o minimizar la especulación del suelo urbano.
Otra: dictar normativas de densificación del suelo. Propiciar, incentivar y promulgar el uso de edificios multifamiliares de vivienda, bajando los impuestos a este tipo de edificación, ya que permitiría reunir en poca área de suelo varias familias, que obtendrían los servicios municipales a un menor costo de parte de la alcaldía, tales como: recolección de basura, limpieza de calles, entre otros.
Esta acción, además, abarataría el costo de la vivienda, ya que incentivaría la industrialización en la construcción de viviendas con la consiguiente normalización y prefabricación de los diferentes componentes: ventanería, puertas, muebles, etc.
Si le añadimos que a estos edificios multifamiliares los podríamos dotar con suministro de energías alternativas (uso de energía solar, eólica u otras); fueran construidos con materiales fabricados en nuestro país y adecuados para nuestro clima; se les proveyera con inodoros, duchas y otros ahorradores de agua, así como con reciclaje de aguas servidas, para el uso, para riego de áreas verdes, por ejemplo, en nuestra capital sería más barato vivir y a la alcaldía le sería más fácil la administración de nuestra ciudad.
Sugiero, al Sr. Alcalde, que la municipalidad propicie un encuentro con instituciones afines, colegios, gremios, asociaciones, universidades, etc., para analizar en conjunto cuáles medidas son pertinentes tomar, para hacer de Managua una verdadera capital para el siglo XXI.

(*) La autora es Arquitecta-Consultora y Administradora de Empresas y ocupó el cargo de Secretaria General por cuatro años del Ministerio de Construcción y Transporte, durante el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro.
Miembro Nº 748 y Directora de Relaciones Nacionales e Internacionales de la Asociación Nicaragüense de Ingenieros y Arquitectos de Nicaragua (ANIA), Vicepresidenta por Nicaragua de la Federación C.A. de Arquitectos (FCA)
Correo electrónico: csotomayor@cablenet.com.ni
Numero de cédula: 001-1700552-0027J
Dirección: Residencial El Dorado No. 356, Managua, Nicaragua.
TEL: 249-5799 Cel.: 088-81022