Opinión

Nicaragua y la sociedad de la información


— Manuel Díaz (*) —

Al revisar las novedades del mundo cibernético en Nicaragua, me encontré con que un diario local, en su versión de Internet, está ofreciendo el novedoso servicio de Noticias por Correo. Lo atractivo de esta oferta es que sin necesidad de entrar a la página web, podremos leer las noticias del día, ahora desde la comodidad de nuestro buzón de correo electrónico.;


Siendo propietario de Bacanalnica.com, una página que ofrece el mismo servicio (pero con diferente contenido y perfil), estoy al tanto de las implicaciones éticas y legales que trae consigo ese tipo de prestación. Los usuarios nos entregan en bandeja de plata un producto que en el negocio cibernético es muy bien cotizado: las direcciones de sus correos electrónicos. Y el problema es que lo hacen sin que la empresa les otorgue un “compromiso de privacidad”, o las famosas “condiciones de uso”. ¿Por qué es esto un problema? Déjeme ilustrarle con un ejemplo: ;


Imagínese que este diario vendiera su base de datos de direcciones de correo electrónico a un partido político. ¿Sería legal esta transacción? La verdad es que no. ¿Ética? Discutible en el mejor de los casos. Como sea, es una situación muy común en el negocio de la Súper red, y por ende debe ser regulada, si no por una ley, por lo menos por un compromiso entre particulares, es decir, la empresa y el cliente. ;


Un compromiso de privacidad es el que evita que su dirección de Hotmail sea vendida por Microsoft al mejor postor. Tiene su razón de ser, aun en Nicaragua.;


No desconfío de las intenciones del diario. Sin embargo, pienso que por su posición de líder en el mercado de páginas web nicaragüense, debería tomar una posición más de avanzada, y así marcar el camino para futuros proyectos nicas en Internet. ;


Don Enrique Bolańos mencionaba el pasado 10 de febrero, que ya somos más de noventa mil usuarios los que nos aprovechamos de la gran red en Nicaragua. Este número duplica las estadísticas anteriores (dadas a conocer por el sitio de www.eready.org.ni en el 2002). Es prudente decir, por lo tanto, que estamos creciendo a pasos agigantados en cuanto a Internet se refiere. ¿Por qué no cuidar entonces, ese desarrollo procurando que sea siempre el más idóneo?;


;
(*) Managua, 23 de febrero de 2004 / Experto en Propiedad Intelectual, Universidad Carlos III de Madrid;