Opinión

Urge crear los fondos mixtos de promoción turística


— Lucy Valenti* —

Partimos del reconocimiento que existe hoy en día en el país, que el turismo representa la alternativa más viable de alcanzar un crecimiento económico importante y sostenido. Esta aseveración resulta incuestionable cuando vemos el anuncio hecho público en los medios de comunicación, hace unos pocos días, que el turismo produjo en el 2003 $150 millones de dólares en divisas frescas, muy por encima del segundo lugar que resultó ser el café con un poco más de $80 millones.;


En los últimos ańos, el sector privado de la industria turística junto al Instituto de Turismo ha venido realizando importantes esfuerzos en aras de alcanzar varias metas fundamentales para un mayor crecimiento de este sector, entre los que se encuentran: una mayor conciencia y cultura local con respecto al turismo que permita brindar un servicio de calidad a nuestros visitantes en todos los tipos de servicios que el turista requiere y también que prepare a la población local para recibir con amabilidad y hospitalidad a los visitantes.;


Al mismo tiempo, los esfuerzos van encaminados también a crear conciencia en las instituciones del Estado y en los inversionistas locales para que en el caso de los primeros, ayuden a crear las condiciones básicas de infraestructura y procedimientos burocráticos que incentiven la inversión en turismo, y en los segundos para motivarlos a que decidan apostar también a la inversión turística pues todo está demostrando que este es el rubro del futuro económico nacional.;


Pero quizás el mayor esfuerzo, por incomprendido muchas veces, que se ha venido haciendo en esa generación de conciencia, ha sido el insistir en la necesidad urgente de invertir recursos en el cambio de imagen en el exterior de nuestro país y por ende en la promoción internacional. Si no hacemos lo anterior, será muy difícil alcanzar las metas que nos hemos propuesto en el Plan Nacional de Desarrollo para nuestro sector, pues todo producto debe ser promovido y vendido en los mercados que desea alcanzar e igual sucede con el producto turístico de Nicaragua.;


El gran problema ha sido siempre la falta de recursos económicos de la institución rectora del turismo para hacerlo. El problema se agudiza más cuando no sólo los recursos que se tienen en el Intur son insuficientes para cumplir con esta tarea fundamental, sino que tienen que distribuirse para sufragar gastos de administración que bien podrían cortarse haciendo una reingeniería del instituto mediante la cual su responsabilidad se centre en definir las políticas del sector, planificación y desarrollo de producto, registro y control y promoción.;


Por otro lado, el Intur no recibe de parte de Hacienda lo que por ley le corresponde. Cuando el sector privado turístico junto al entonces Ministerio de Turismo luchamos para convertir dicho Ministerio en Instituto, se hizo para lograr quitarle la dependencia del Presupuesto de la República que nunca asignaba los recursos necesarios y conseguir que el naciente instituto tuviese los fondos suficientes que le permitiesen realizar una mejor labor de promoción internacional.;


En 1997 se logra que la Asamblea Nacional cree el Instituto de Turismo el cual en principio y de acuerdo a la ley cuenta con recursos provenientes de las siguientes fuentes: US$3.00 de la tasa de salida del aeropuerto internacional, US$3.00 de la tarjeta de turismo que pagan los extranjeros al ingresar al país, 3% del ingreso de las cuentas de turismo y el 1% del impuesto que se paga por la compra de boletos aéreos. En base a estos datos, el Intur debería estar recibiendo por lo menos alrededor de seis millones de dólares al ańo. Si el Intur diese el mayor peso de su función a la promoción internacional, como lo hacen el resto de países de la región y del mundo quienes dedican entre el 50% y el 70% de su propuesto a esta labor, Nicaragua debería poder contar con un presupuesto de al menos US$3 millones de dólares para promoción internacional, lo cual nos permitiría competir en igualdad de condiciones con otros países centroamericanos al momento de hacer esfuerzos para captar nuevas cuotas de mercado.;


El cluster de turismo y las cámaras de turismo del país hemos estado insistiendo en la necesidad urgente de hacer mayores esfuerzos en promoción. Esos esfuerzos requieren que el Intur reciba los fondos que anualmente por ley le corresponden para que pueda invertirlos en lograr un crecimiento sostenido de visitantes que redunde en un incremento en la generación de divisas y mayor bienestar para el país.;


Igualmente los esfuerzos deben encaminarse a crear un Fondo Mixto de Promoción Turística usando como capital semilla los fondos que el Intur debe recibir para este fin. Este fondo, a la par que permitirá una mayor profesionalización del trabajo de promoción turística internacional que el país necesita y que incluye a su vez el posicionamiento de una nueva imagen país, permitirá también captar recursos del sector privado interesado en apoyar el crecimiento turístico nacional, pues éste debe ser un esfuerzo de todos que se verá reflejado en un mayor crecimiento de nuestra economía y en una mayor derrama económica pues ésta es precisamente una de las mayores ventajas que produce el turismo al impactar a muchos sectores de nuestra sociedad. ;


El sector privado del turismo necesita, requiere y urge al gobierno que se constituya el Fondo Mixto de Promoción Turística para que Nicaragua pueda dar el salto cualitativo y cuantitativo en términos de generación de turistas y divisas y que a su vez impactará positivamente en lograr una mayor inversión nacional y extranjera en el país. ;


;


* Decano de la Facultad de Turismo de la UAM, Presidente Ejecutivo de Gray Line Tours Nicaragua, líder del cluster de turismo del Programa de Competitividad y miembro de la Junta Directiva de Canatur.;