Opinión

Atraso y pobreza en Nicaragua


— F. Laínez —

XVIII;


Los ingresos presupuestarios de Nicaragua se complementan con recursos originados por concepto de deuda pública y donaciones al gobierno y entes de naturaleza estatal.;


Cualquier ingreso, así como cualquier gasto, sin excepción, deben entrar y salir por Caja Única o Tesorería General de la República, norma que hace controles efectivos y eficientes, cuando menos, en países atrasados, además, define responsabilidades.;


En Nicaragua los fondos públicos se manejan como propiedad de los funcionarios, aún existen cajas negras y diversidad de cajitas, al margen de la Tesorería General; y en cuanto a gastos, en partidas globales, sistema que abre un amplio agujero de promoción e impunidad a la corrupción. Este sistema facilita el politiqueo con ingresos, gastos e inversiones, los funcionarios aparentan hacer, dar o prometer con dinero de su bolsillo, generosidad, buscan aplausos, Ąfarsantes!”, empleados públicos megalómanos.;


Sistema nacido en la década de los 80, continuado en los 90 a la fecha, diz que para agilizar la administración pública, suprimir burocracia, modernización o trucos de mafiosos, pero, el verdadero problema en países atrasados son personas, políticos, funcionarios públicos, procedimientos y formas accesorios, el corazón mejora, sólo, con educación y ética, proceso a largo plazo.;


La deuda pública se alimenta en dos fuentes: interna, en el país, y en el extranjero, y la única forma de pago de intereses, comisiones y principal, costo total, es con impuestos.;


Nicaragua, como país y grado de desarrollo, tiene una capacidad de endeudamiento que depende del funcionamiento de la economía nacional, sanidad de las finanzas públicas, antecedentes crediticios, calidad y viabilidad de proyectos a ejecutar, condiciones de negociación entre deudor soberano, responsable y acreedores.;


Fueron criterios probados y de éxito entre 1960/78, cuando Nicaragua fue soberana, digna y con prestigio, calificada en el mundo financiero como deudor A uno, con puertas abiertas, sin caer en entreguismo o como hoy, mendigo vende patria.;


A partir de los ańos 80 la deuda pública creció a niveles irracionales, fluyó del exterior como subsidio político, ideológico, para sostener, promover y expandir en la región una llamada “izquierda revolucionaria”.;


De los 90 a la fecha, la deuda continuó política, ideológica, imponer a un pueblo sin cultura política, y con dólares en la mano, una bastarda “democracia” que pretenden consolidar a sangre y fuego, entre pobreza, hambre y corrupción.;


En ambas etapas de endeudamiento, economía y nivel de vida no estuvieron en agenda; ni socialismo ni democracia se aprenden con hambre, salvo tratarse de dictaduras.;


El desventurado pueblo nada tuvo que opinar sobre la deuda pública histórica, pero le imponen pagar deudas políticas, causa y látigo de desempleo, carga tributaria y alza en costo de vida, a consecuencia del humillante paquete de malditas medidas condicionantes para la condonación o HIPC, impuestas por el FMI, BM y países ricos que otorgaron créditos por su espontánea voluntad.;


Indiscutiblemente, la deuda pública de cualesquier origen, para su reembolso siempre restará fondos al Presupuesto ordinario para el mejor cumplimiento de funciones presentes; es decir, ejecutar obras hoy a pagar con impuestos futuros, y de no haber retorno, o si la economía no marcha en sostenido crecimiento, o el país se sobre endeuda o se despilfarra, se heredan nubarrones en el futuro de las generaciones venideras, igual que ahora, el pueblo está pagando con varios ańos de miseria.;


Cómplices de semejante barbaridad son: Fondo Monetario, Banco Mundial, Banco Interamericano y Banco Centroamericano con posiciones técnicamente insostenibles, juegan a la política, a la democracia, en vez de ayudar a Nicaragua a salir de atraso y pobreza.;


Que Nicaragua se endeude justificadamente o el Presupuesto anual resulte deficitario, igualmente justificado, no es el problema; éste surge del abuso, desorden, ausencia de planificación integral bajo rigurosas prioridades económicas y sociales, y de la politización en el manejo de las finanzas públicas, o sea, ausencia de ministro de Hacienda. El período 1961/1978 enseńó cómo deben manejarse las finanzas públicas para apoyar y no perturbar el crecimiento económico, y mejorar condiciones de vida.;


Importa saber que la deuda interna puede surgir del ahorro interno, de existir instrumento y condiciones, o sea recursos generados por la economía misma y no gastados, lo que equivale incorporarlos de nuevo al ciclo productivo, aunque siempre se pagarán con impuestos, pero sin efectos secundarios negativos.;


Si la deuda se genera en el Banco Central o proviene del exterior en préstamos, donaciones o remesas de nicaragüenses, manejo y efectos son diversos y complejos, puede ocurrir hasta hiper inflación o recesión, son ahorros externos, que no brotan del ciclo anual de producción, pueden desequilibrar oferta y demanda globales.;


Mientras no haya un alto tajante, que debió ocurrir en 1990, y continúe creciendo la deuda pública en exceso a la capacidad del país, mientras no se evalúe y reordene en función de recuperación de atraso y pobreza, seguiremos escuchando las mismas majaderías y el país continuará empantanado.;


Serio problema para el Presupuesto General es la corrupción, y si existe sinceridad y propósito de acabar con ella hay que poner fin al privilegio de la inmunidad de funcionarios en los poderes del Estado y sus entes.;


To be or not to be: los nicaragüenses son iguales ante la ley o existen privilegios políticos para sinvergüenzas. La inmunidad política es inmoral, degeneración del sistema, debe abolirse o quienes se consideren honestos salvar honor y valores morales, renunciando por propia voluntad, acogerse a la justicia ordinaria.;


;
Managua, 8 febrero 2004;