Opinión

Bitácora


— Ricardo Trejos Maldonado —

Basta de cuentos de brujería en el caso de histeria colectiva;


Han pasado seis meses y la histeria colectiva (Crisi Siknis) sigue presente en los poblados étnicos ubicados en las márgenes del Río Coco. Ya basta; no más brujería, no más cuentos de caminos, no a falsos profetas, charlatanes, brujerías, espíritus malignos; suficientes leyendas. Este caso es más grave de lo que creemos. ;


Estos hechos reclaman atención científica. En la actualidad estamos sonando como un país ignorante, y con algo de discriminación para los pueblos afectados que desde hace más de quinientos ańos viven en el fondo del olvido tras haber sido empujados por la fuerza a esos recónditos lugares.;


Aunque la cobertura periodística ha hecho énfasis en la brujería, también es verdad que varios comunicadores han viajado ha observar el fenómeno al lugar de los hechos y han aprovechado para seńalar el abandono que sufren las comunidades del caribe nicaragüense en la educación, en la salud y en otros niveles de vida, y además, encontraron que el período agrícola está perdido por estar las personas sanas atendiendo a los enfermos quienes destrozan casas y elementos de labranza.;


Asimismo se informó que una brigada del Ministerio de Salud (Minsa) viajó para tomar notas de los síntomas del mal y practicar exámenes de laboratorio pero no pudo llenar su cometido por la violencia de los enfermos de histeria. Según las noticias también esos periodistas hablaron de la posibilidad de contaminación de las aguas y el ambiente, sin embargo esas reflexiones quedaron enredadas en la montańa de declaraciones sui géneris en torno a choque de cultura y al cuento de un caballo rojo que monta una mujer que ofrece un tazón de sangre y que invita a la gente a montarse al equino, y que a partir de ahí comienzan los dolores de cabeza y la locura.;


Hasta el momento no sabemos si el gobierno está organizando otro equipo de científicos para hacerse cargo del caso; no sabemos que Organismo No Gubernamental está apoyando. Se publicó lo que dijo el Lic. Carlos Emilio López, Procurador de la Nińez y la Adolescencia, apuntó que el fenómeno de la histeria colectiva (Crisi Siknis) podría tener múltiples causas, siendo una de ellas la contaminación de las fuentes de agua por Mercurio que baja de las minas al Río Coco, donde los miembros de las etnias afectadas beben y se bańan con esas aguas, se alimentan de peces y verduras y frutas abonadas con las mismas aguas.;


Además, subrayó el Lic. Carlos Emilio López que hay un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma (UNAN) por el cual se constató que hay presencia de Mercurio en las aguas. El tema es alarmante, delicado y peligroso. No se desea que cunda pánico. Pero se espera que el caso sea tratado científicamente, y no seguir enredándonos con cuentos de hechicería.;


Durante unas conferencias que dictó el ańo pasado en Nicaragua el compatriota Dr. Erwin A. Aguilar, Director de Investigaciones Clínicas de la Universidad de Louisiana, EU seńaló sobre la contaminación con Mercurio, y decía que “las observaciones neopatológicas demostraron que la corteza del cerebro y el cerebelo presentan una necrosis (así, necrosis) focal de neuronas con destrucción y fogacitosis. Toda la enfermedad se reduce a una edema cerebral seguida por una destrucción prolongada de la materia gris y una atrofia cerebral”.;


Nos vamos a permitir hacer varias preguntas: ¿A dónde está el estudio de la Unan? ¿Descubre verdaderamente la existencia de contaminación con Mercurio? ¿Encontró otro la investigación otros desechos tóxicos contaminantes? ¿Qué tanto conoce el Ministerio de Salud de ese estudió que nos habló el Procurador de la Nińez y la Adolescencia? ¿Ha existido monitoreo de contaminación en las aguas del Río Coco en estos últimos ańos por las autoridades correspondientes? ¿A qué alcance? ¿Qué programa hay para examinar los peces, las ratas y otros animales que pertenecen a la zona donde apareció la histeria? ;


Todos sabemos que desde siempre ha habido deforestación irracional en la Costa Atlántica. ¿Qué tanto estamos enterados que la madera cortada hay que preservarle su calidad con Arsénico? ¿En qué porcentaje hay presencia de Arsénico en el ambiente de las márgenes del Río Coco? ¿Por qué la brigada médica que envió el Gobierno Central tuvo que pedirle permiso a funcionarios de la OEA para ir a un lugar que es nicaragüense? ¿Por qué un funcionario de ese organismo se dio el lujo de decirle a los periodistas que el equipo médico que envió el Gobierno no hizo absolutamente nada? ¿Por qué muchas personas se empeńan en remarcar como única verdad que la histeria colectiva obedece ha asuntos culturales y a brujerías? ¿A qué dificultades nos enfrentaríamos si se trata de recorrer el velo de misterio a través de la ciencia?;


¿Podría ser la droga una de las causas? Nadie ignora que en aquellos caminos la droga anda como pedro por su casa.;


;
trejosmaldonado38@hotmail.com ;