Opinión

La prudencia, virtud de los gobernantes


— Alonso Luna Dońa* —

Leí en El Nuevo Diario del 3 de febrero del 2004, el artículo titulado “Frase de Bolańos ofende a maestros”. Este es repudiable por lo ofensivo a la dignidad de los “apóstoles de la educación”. ;


El ingeniero Enrique Bolańos Geyer, Presidente de la República de Nicaragua, se ha caracterizado, por ser franco y directo. No obstante, (y esto no es culpa de sus asesores, es responsabilidad exclusiva de él), hay declaraciones en las que evidentemente se ha excedido y ofendido a diferentes sectores de la vida nacional.;


Hay un dicho popular que dice que “una vez pasa, pero ya dos o tres fastidia, molesta u ofende”. Esto es aplicable para cualquier solicitud, pedimento o error cometido en la vida personal, colectiva o institucional.;


Pero parece que el mandatario no escarmienta. En diferentes ocasiones y ante diversas circunstancias, ha utilizado epítetos ofensivos al decoro de las personas. Empleadas domésticas, estudiantes y profesores universitarios, maestros de primaria y secundaria, y hasta presidentes centroamericanos, para mencionar a algunos, han sido víctimas de las desarcetadas declaraciones del seńor Presidente. ;


Decía el filosofo Séneca, que “nada es tan bajo y vil como el ser altivo con el humilde”. Y esto es precisamente lo que el ingeniero Bolańos ha estado haciendo al ensańarse con diferentes sectores de la sociedad nicaragüense. ;


Al respecto, el ministro de Educación, doctor Silvio de Franco, durante la ronda de negociación con los maestros, repitió constantemente, que el ingeniero Bolańos es un hombre de palabra. Y la palabra es el índice del pensamiento humano. Entonces, sin necesidad de profundizar mucho, el concepto de hombre de palabra implica, entre otras cosas, reconocer los errores del pensamiento, cambiar de actitud y sabiamente rectificar.;


Pienso, que entre las virtudes que debe exhibir el Presidente, está la prudencia y en caso de errores cometidos, la disculpa. La soberbia y la prepotencia, sumado a la descalificación de las personas, no hacen “química” con las funciones de jefe de Estado.;


Los nicaragüenses nos merecemos un mejor trato y el Presidente tiene la obligación de respetarnos y conducirnos, para eso fue electo.;


;


*Profesor titular UNI