Opinión

Texto carta Ortega a Hussein


— —

La Habana, 18 de marzo de 2003;


Presidente de la República de Iraq SADDAM HUSSEIN Su Despacho;


Querido Presidente:;


En estos momentos cruciales para el futuro de la humanidad, reciban Usted y su pueblo las más firmes muestras de solidaridad del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y del pueblo de Nicaragua, defensores y amantes de la paz.;


El ultimátum lanzado la noche de ayer por el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica es un ultimátum a Naciones Unidas, al Derecho Internacional y a los pueblos que, en todo el planeta, se han expresado conscientemente y masivamente en contra de la guerra; en fin, es un ultimátum a la paz.;


La derrota sufrida por el gobierno de los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, al no lograr la aprobación de una segunda Resolución para intentar Ťlegitimarť la guerra, con la firme resistencia a favor de la salida pacífica de Francia, Alemania, Rusia, China, México, Chile y Siria, entre otros, y los reiterados llamados a la paz de Su Santidad, el Papa Juan Pablo II, que han sido claros y valientes, descalifican de manera total el ultimátum lanzado por el Presidente de los Estados Unidos.;


En estas circunstancias condenamos la política de guerra de la Administración Bush; que no es más que una continuación de la política de muerte que, a lo largo de la historia, han venido ejecutando diferentes administraciones estadounidenses en las más diversas regiones de la tierra, en donde países como Guatemala, Vietnam, Cuba, Chile, República Dominicana, Granada, Panamá, Libia, el pueblo palestino y Nicaragua, entre otros, hemos sido víctimas de múltiples agresiones.;


Hoy, que el Derecho Internacional está siendo amenazado, debemos recordar la vigencia del Fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que, en el ańo 1986, dictó sentencia condenando al gobierno de los Estados Unidos y le ordenó suspender los actos de terrorismo e indemnizar al Estado nicaragüense. Sentencia que ha sido menospreciada por los gobernantes norteamericanos.;


Pero el menosprecio de hoy ya no es en contra de un pequeńo país que ha sido víctima de la política de muerte de los Estados Unidos. Hoy la humanidad entera está siendo amenazada por una política neofascista que trata de instaurarse como centro de la dominación global hegemonizada por el imperialismo yanqui.;


Ante esta amenaza global ya se han alzado y movilizado millones de mujeres y hombres, conscientes de que sólo el camino de la paz puede salvar a la humanidad.;


Tenemos la esperanza de que aún pueda imponerse la razón a la fuerza y que en vez de una agresión militar, injustificada e inmoral, se restablezca el camino del diálogo, la negociación y la paz, teniendo como fundamento los principios de Naciones Unidas.;


Para Usted, para su pueblo, nuestra solidaridad.;


Fraterno,;


Daniel Ortega Saavedra