Opinión

Alguien tiene que responder


— Jorge J. Cuadra V. —

Cuando el Ing. Enrique Bolańos tenía pocos días de haber tomado posesión del cargo presidencial, cayó en la cuenta que la magnitud de la corrupción era inmensa y lo único que alcanzó a decir fue: “Donde quiera que se jinque, salta la pus.”;
Esto, que a continuación denuncio, es una prueba de que INISER no fue la excepción.;
 ;
Alguien tiene que explicar que destino tomó la colección de sellos postales que el Ing. José Cuadra Arguello logró formar, empezándola desde que era un nińo, a pesar de sus múltiples ocupaciones, la presidencia de Iniser entre otras. Todo a base de sacrificios, voluntad y mucho esfuerzo.;
Cuando el Ing. Cuadra Arguello muere, era presidente de Iniser y la colección pasó a manos de su viuda, Dńa. Yolanda García vda. de Cuadra. Al poco tiempo, la sra. García vda. de Cuadra, empezó a recibir ofertas de compra por la valiosa colección de parte del BCN y del propio Iniser. Quizás porque su esposo fue presidente de esa institución y porque se le prometió que la colección permanecería en exhibición indefinidamente en un salón del edificio, prefirió vendérsela a este último y mediante el pago de US$50.000.00(CINCUENTA MIL DOLARES)pasó a ser propiedad del instituto de seguros.;
La colección pasó a adornar, de acuerdo a lo prometido, los salones de la institución en donde tenía un lugar especialmente construido, especialmente acondicionado y especialmente iluminado, para orgullo de sus propietarios.;
Allí estuvo la colección en exhibición permanente durante algunos ańos, para deleite de los amantes de la filatelia, hasta que un día despertó la codicia de algún coleccionista que se movía en ese ambiente y que no le gusta pagar por sus nuevas adquisiciones culturales y una mańana cualquiera desapareció, quedando solo el hueco vacío en que estaba.;
Es el día de hoy y nadie en Iniser puede dar cuenta del paradero de la valiosa colección. ¿En poder de quien está? ¿En que caja de seguridad vegeta para deleite de nadie? Solo el hechor y unos pocos más lo saben, pero nunca lo van a decir. Por lo menos se puede presumir que el que se apoderó de lo que no le pertenecía, era miembro del entorno íntimo de la institución y se aprovechó de eso para saciar su instinto cleptómano.;
 ;
Iniser era dueńo del 60% de las instalaciones en que funcionaba VINSA. El otro 40% le pertenecía a la Cervecería Nacional y a algunos socios privados.;
Ninguno de los condueńos podía hacer uso de la propiedad para sacarle el debido provecho, por lo que Iniser se dirigió a la Cervecería y les propuso venderles su 60% o comprarles el 40% que les pertenecía. La Cervecería y el resto de socios privados no mostraron interés en comprar y le vendieron a Iniser su 40%, pasando este a ser dueńo único del valioso inmueble. ;
Al poco tiempo Iniser construyó un taller automotriz dotado de todos los aparatos necesarios para brindar un servicio de primera y un gran desarme para vender repuestos usados a todo el que los necesitara.;
Pasó un tiempo y de pronto las instalaciones, con todo y taller y desarme, aparece como propiedad del PLC.;
De nuevo se levantan interrogantes que aun están sin contestar. ¿Donde está la escritura de compra venta? ¿Quién firmó por el PLC? ¿Quién autorizó esa venta? ¿Quien era el presidente de Iniser cuando se efectuó la venta? Desde que Iniser es una institución que le pertenece al Estado, solo la Asamblea Nacional puede autorizar su venta. De ser así, ¿dónde está el acta en la que el plenario autorizó su venta?;
Sin ser un experto en bienes raíces, es fácil imaginar el valor de semejante inmueble, valor que debería haber ingresado en las arcas del gobierno a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público. ¿En realidad entraron? ¿Puede el Ministro actual responder a esa pregunta? ¿o es competencia del que anda prófugo de la justicia? Y mientras tanto, se dice por allí que cierta familia famosa recibe el valor del alquiler de dicho inmueble. ¿Será cierto? Vaya usted a saber, pero como en Nicaragua no hay noche, ni día, todo puede ser.;
 ;
Esta es la historia de dos millones de dólares que salieron de la indemnización de cuatro millones que Iniser le pagó a ENITEL por los dańos causados por el huracán Mitch en sus instalaciones telefónicas. Los dos millones de dólares nunca llegaron a la cuenta de ENITEL, porque fueron secuestrados de una cuenta que Iniser manejaba en un banco panameńo y después de recorrer por una ruta mas intrincada que los viajes de Marco Polo, finalmente fueron a aterrizar en una cuenta secreta de uno de los bancos caribeńos que le ayudan a los malversadores de fondos estatales y que abundan a lo largo y a lo ancho del esplendoroso Caribe.;
¿Quién sacó los dos millones de dólares de la cuenta del banco panameńo y los hizo llegar al banco caribeńo? ¿Quién va a responder por la pérdida de esa cantidad de dinero? ¿En que banco están depositados los fondos en cuestión y a nombre de quien? Todas estas respuestas están en poder de las autoridades de Iniser. A simple vista parece que todo es fácil y los dos millones se pueden recuperar, pero todo es apariencia, porque según la Sra. León York, Iniser no puede hacer nada porque la cuenta en que estan depositados los dos millones de dólares es privada y la institución no tiene medios legales para recuperarlos. Iniser nos está diciendo que es muy fácil robarle al estado y quedar impune. Lo cual es muy difícil de entender.;
 ;
En consecuencia, US$4,550.000.00(CUATRO MILLONES QUINIENTOS CINCUENTA MIL DOLARES)aproximada y conservadoramente, fueron defraudados de las arcas de Iniser y hasta el día de hoy, NADIE RESPONDE POR ELLOS. Iniser tiene la palabra.