Opinión

Lástima ex magistrada Ramos


— Eloísa Ibarra —

Lástima que la ex magistrada presidenta de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, Josefina Ramos reconozca tan tardíamente las facultades de la Contraloría General de la República (CGR), sobre las instituciones y entes descentralizados cuyos fondos, total o parcialmente, pertenecen al Estado.;


Digo lástima porque Ramos, como magistrada de la Sala Constitucional de la CSJ, desconoció el artículo 155 de la Constitución Política de la República que establece, que le corresponde a la CGR, Ťel control examen y evaluación de la gestión administrativa y financiera de los entes públicos, los subvencionados por el Estado y las empresas públicas y privadas con participación de capital públicoť.;


Ramos desconoció las facultades de la CGR, cuando dio su voto para declarar con lugar el recurso de amparo promovido por Inversiones Iberoamericanas S.A., que compró el 51 por ciento de las acciones del BANIC, cuyo proceso de subasta, licitación y venta fue denunciado de nulidad por el entonces contralor Agustín Jarquín.;


Si Ramos, hoy abogada de INISER, hubiese reconocido las facultades de la CGR, como lo hace en su artículo de opinión sobre INISER, al resolver el caso del BANIC, se habría declarado la nulidad de la venta de las acciones de ese banco, por ser ilegal y se habría evitado la pérdida de millones de dólares, no sólo por la venta, sino también porque se hubiese ejecutado la auditoría que pretendía Jarquín y a tiempo habría quedado al descubierto la corrupción de esa institución financiera.;


Pero Ramos, a quien ahora vemos, extrańamente, en el equipo de defensa del ex Presidente Arnoldo Alemán y también del poder ejecutivo, al ser abogada de INISER, prefirió seguir siendo magistrada de la CSJ, acomodar la ley a los intereses del poder político de turno y en detrimento de los nicaragüenses quienes al final se benefician con los bienes del Estado.;


Detrás de Inversiones Iberoamericanas S.A. estaba Alemán, Donald Spencer y otros ex funcionarios, quienes por fin fueron llevados a la justicia para responder por el saqueo al BANIC, a través de sociedades anónimas fantasmas. ;


La magistrada Ramos, quien ahora pide a los jueces respeto a la Ley creadora de INISER, especialmente al artículo 12, para que los bienes de su representada no sean subastados, tiene poca autoridad moral para hacer tal petición, porque ella torció la ley hasta más no poder para complacerse con el poder, sino ¿cómo se explica el cambio de criterio jurídico?.;


Por las manos de Ramos pasaron casi todos los recursos de amparo que los ex funcionarios de la administración Alemán interpusieron en la Sala Constitucional, para suspender los juicios penales y paralizar las investigaciones y sanciones civiles y administrativas de la Contraloría y el criterio de la magistrada, tanto en sus proyectos de sentencia como en su votación fue ampararlos en detrimento de las facultades constitucionales de la CGR y de la lucha contra la corrupción. ;