Opinión

A cuatro manos


— Neville Cross y María Elsa Vogl —

I;


Cuando el café oro valía $250 Dólares el quintal, un hacendado que producía mil quintales podía sacar un préstamo de $250,000 Dólares y bacanaleárselos;


Como los costos y gastos personales eran de casi $100,000.00 el hacendado planeaba pagar su bacán en dos ańos.;


El precio del café se desplomó y ahora los mil quintales valen $60,000. Esa suma, a duras penas cubre los costos de producción, al hacendado no le queda nada para sus gastos.;


II;


La hacienda que antes valía un millón de Dólares, hoy nadie la quiere ni en los $250,000 que se le deben al Banco.;


El hacendado en ruinas y los trabajadores de las haciendas en plantones. A esta crisis provocada por los bajos precios del café, se nos agrega la crisis que los gringos nos exportan por su guerra del talibush contra el talibán.;


III;


La crisis del café es real y espeluznante. La causa principal es la caída de los precios, y los hacendados solo sueńan y esperan que los precios del café se recuperen. ;


Si el café no sube, los hacendados colapsarán. Así de sencillo. Así de trágico.;


IV;


Después de las elecciones de 1990 era preciso regresarles a sus antiguos dueńos los bienes expropiados por la revolución.;


Dońa Violeta encontró la solución pagando las indemnizaciones con Bonos. Luego el Dr. Alemán emitió Cenis, obligó a la banca a comprarlos, subió el encaje legal a 17%, aparecieron los Centeno y quebraron 5 bancos. ;


Ahora, como el hacendado, tenemos el país estancado, hipotecado y privatizado.;


V;


Veamos estas cifras: Según el proyecto de presupuesto para el ańo 2003, el servicio de la deuda interna y externa asciende a $362.6 millones de dólares, el 38.4% por ciento de los gastos proyectados. Es decir los presupuestos de salud y educación juntos.;


En el ańo 2005 los fondos destinados a los de intereses de la deuda serán casi el doble de la sumatoria de los presupuestos de salud y educación.;


VI;


¿Qué puede hacer don Enrique Bolańos?. Aunque entremos al H.I.P.C., y nos perdonen la deuda externa, el país no puede, no podrá pagar la deuda interna que representará en el 2005 más del 75% de los ingresos corrientes y más de la mitad de los gastos del Estado.;


Es decir vendrán ańos como la década de los 80, sin revolución, sin guerra, sin sandinistas y sin muertos: Tampoco habrán colas porque no habrá mucha gente que pueda comprar.;


VII;


Nicaragua estará peor. Al vender los servicios públicos, agua, luz, y teléfonos hemos pospuesto el problema y no hemos abonado ni juco al principal.;


El ex presidente tico aseveró que vendimos la casa y ahora tendremos que pagar la renta. Si es un error vender nuestros bienes, peor nosotros que los regalamos a precio de guate mojado.;


Veremos crecer la delincuencia. Asaltos a supermercados. Pues no tenemos ni tendremos solución, recordemos el ejemplo de Argentina.;


No habrá agua, luz ni teléfonos. Ya los regalamos.;


VIII;


Aunque entremos al H.I.P.C., y nos perdonen la deuda externa, el país no puede, no podrá pagar el servicio de la deuda que representará en el 2005 más del 75% de los ingresos corrientes y más de la mitad de los gastos del Estado.;


Pobre don Enrique, aunque pitchee bien, pocos entenderán que los corredores que le están anotando fueron embasados por los pitcheres anteriores.;


IX;


El hacendado endeudado seguirá en saldo rojo y nadie podrá salvarlo. Los bancos subastarán su propiedad.;


Los intereses de la deuda interna son impagables. La razón de los banqueros o el hambre del pueblo los rebajaran. ¿Qué prevalecerá?, ¿El hambre o la razón?;
Argentina nos espera. Buenos Aires será nuestra Capital. Pobre hacendado. Pobre Nicaragua. ;


Dios nos salve. ;


;
Neville F. Cross y María Elsa Vogl Montealegre.;


Miembros del Centro;


Nicaragüense de Escritores.;


Octubre 24 de 2002 ;


;
Correo electrónico: elsavogl@ibw.com.ni;