Opinión

Omisiones mentales


— David Lumbí —

La cultura tiene una influencia importante sobre el progreso económico y político es una de las ideas fuertes defendidas por el Sr. Lawrance Harrison. Experto en cultura política y valores, el Sr. Harrison a visitado Nicaragua recientemente y sus ideas han tenido eco en algunos medios escritos. (ver, por ejemplo, Confidencial Nro. 311 Octubre 2002). Miembro de la Academia de Estudios Internacionales de Harvard y representante de una de las llamadas corriente culturalista, el Sr. Harrison a publicado un libro que circula en América Latina: EL problema del subdesarrollo es un estado mental. ;


La palabra cultura viene siendo asociada a la de civilización y aquí encontramos al Sr. Harrison al lado de otro gran académico de Harvard, el Profesor S. Huntington, autor del libro EL CHOQUE DE LAS CIVILIZACIONES donde presenta aquella idea que en el nuevo escenario mundial los nuevos conflictos serán entre civilizaciones, ejemplo la confrontación entre el mundo islámico y el mundo occidental. En su reciente libro: Crónica de una guerra de Oriente (2002), su autor Gilles Kepel, pone en evidencia un mundo islámico dividido y constata que si bien existe una mirada severa a la política exterior de Estados Unidos en muchas poblaciones islámicas también existe una condena a las actividades terroristas de Bin Laden. Dónde está la solidaridad de la llamada civilización islámica contra la civilización occidental? Para las evidencias de Kepel, el profesor Huntington omite hechos esenciales. ;


El profesor Huntington y el Sr. Harrison han publicado recientemente un libro donde reúnen 22 exposiciones de académicos que participaron en el simposio sobre Los Valores Culturales y el progreso Humano organizados en abril de 1999 por la Academia de Estudios Internacionales de Harvard. Este libro, que en su versión en espańol se titula: La Cultura es lo que importa (Ediciones Planeta 2001), se presenta como una guía introductoria en el estudio de la relación entre cultura y desarrollo. ;


Es sabido que el gran problema que encuentran los académicos en sus investigaciones sobre el tema de la cultura es como definir la palabra cultura. Cultura de masas? Cultura Misquita?, cultura informática? Cultura popular? Cultura China? Cultura sin adjetivos? Cultura?. El lingüista norteamericano ;
Noam Chomsky a dicho sobre el sistema político criollo que la población vota con una pistola en la cabeza, haciendo referencia al factor determinante que juega la política exterior de Estados unidos en el país. Podemos hablar entonces de una cultura del miedo? Y entonces qué es cultura? Se reconoce entre muchos interesados en el tema las limitaciones para definir la palabra cultura y de allí los límites sobre la utilidad del concepto. Sin embargo llama la atención que las investigaciones continúan y los resultados de ciertas llegan ya a convertirse en guías para el desarrollo. De dónde vienen y a dónde van estas guías? ;


La visita del Sr. Lawrance Harrison a Nicaragua se da en un contexto donde la realidad del país obliga a los diferentes actores locales a tomar posición sobre problemas sensibles para el país como la corrupción, la crisis económica y el fortalecimiento institucional entre otros. Las propuestas y afirmaciones del Sr. Harrison aparecen en este contexto pero creo que igual que el profesor Huntington, el Sr. Harrison omite hechos esenciales esta vez a la realidad Nicaragüense. ;


Con todo el respeto que se merecen las afirmaciones del Sr. Harrison y consiente sobre las limitaciones de esta opinión creo importante seńalar que hay algunas omisiones en las ideas expuestas públicamente por el Sr. Harrison. ;


Yo las llamo Omisiones Mentales pues el tema ya ha sido ampliamente debatido en diferentes disciplinas en el siglo pasado. Yo quisiera seńalar pues dos omisiones importantes: una en el orden histórico y otra económica. ;


En el caso de las omisiones históricos, por ejemplo, podríamos preguntarnos porque omitir el grado de influencia de la política exterior de los EEUU en los niveles de corrupción en América latina?. Fueron modelos militares corruptos los que apoyo Washington durante décadas y los cuales no tuvieron que ver para nada con la promoción de la llamada democracia. Podemos remontarnos al período colonial Espańol como la hace el Sr. Harrison para explicar el presente institucional en Nicaragua y en efecto se hereda desastre pero porqué omitir la historia reciente que tiene una relación aún más directa. Creo entonces que al revisar la historia hay que ser más justo con los hechos porque entonces las conclusiones serían de otro país no de Nicaragua. El llamado Arnoldismo no es un fenómeno es una continuidad. Se afirma que no existen corruptos sin corruptores. Y no se trata de justificar el Alemanismo pero creo que existe un peso externo que permanece en un silencio académico comprensible pero inaceptable. Aun se puede escuchar en cualquier esquina en Nicaragua aquellas palabras de un presidente de Estados Unidos afirmando: Somoza es un HP pero es nuestro HP. Era esta una cultura apta para el desarrollo?;


Siguiendo con los histórico, en el caso de América Latina encontramos otro supuesto problema para el llamado desarrollo. Este es el de construir una civilización latinoamericana plural en razas y costumbres. Nicaragua por ejemplo no puede copiar la cultura de terror de Estados Unidos para tratar el problema indígena y justificar así el llamado desarrollo. El Sr. Harrison sabe como fue tratada la población autóctona en Estados Unidos, el desarrollo de Nicaragua y por lo tanto de la civilización latinoamericana obliga una visión diferente. Podemos analizar la relación entre cultura y desarrollo haciendo omisiones a la realidad histórica y cultural de cada sociedad? ;


En el caso de las omisiones económicas es interesante observar que organismo como Transparencia Internacional que monitorean la corrupción en el ámbito internacional, presentan los resultados de sus monitoreos sobre los niveles de corrupción en el mundo de forma jerarquizada. Así, la tendencia sería que los países más desarrollados serían menos corruptos que los países menos desarrollados. Estas conclusiones validan las ideas del Sr. Harrison quien defiende que para la promoción del desarrollo es necesario valores y culturas aptas. El problema es que si entramos al campo económico encontramos que muchos de los países desarrollados no corruptos tienen intereses económicos en países extremadamente corruptos y muchas veces en ciertas ramas económicas la urgencia del mercado competitivo obliga a las grandes transnacionales de estos países a cohabitar y promover la corrupción de los países pobres y no a fortalecer la institucionalidad local y los derechos colectivos de cada sociedad. Es sabido que la globalización económica tiene como característica principal la exclusión del mercado mundial de los países menos desarrollados. Yo no sé entonces como seguir hablando de Ťvaloresť, Ťactitudesť y Ťculturas aptasť fuera de esta realidad internacional. El Sr. Harrison pone de ejemplo a Espańa como modelo de desarrollo pero no habla para nada por ejemplo sobre las diferencias entre la Comunidad Económica Europea y la Política económica externa de los Estados Unidos. En el área de la producción de madera por ejemplo, contra todos los acuerdos internacionales, los Estados Unidos imponen actualmente a Canadá un impuesto a las importaciones de madera que obliga a este país a mandar al desempleo a más de 15,000 trabajadores violándose abiertamente la llamada ley de la oferta y la demanda y los acuerdos internacionales. El impacto de esta política económica es aún peor para América Latina. Podemos analizar la relación entre cultura y desarrollo fuera del cuadro económico agresivo imperante?;


Pienso que los trabajos del Sr. Harrison podrían contribuir al desarrollo de realidades como la Nicaragüense siempre y cuando lograran integrar de forma critica la mayor cantidad de factores posibles que inciden en el desarrollo. Si no, como lo seńala el propio título del libro del Sr. Harrison: EL problema del subdesarrollo es un estado mental, llegaríamos a la conclusión que el subdesarrollo mental es un estado colectivo incluyendo aquellos que omiten mentalmente realidades tan evidentes.;