Opinión

Dos golpes a la democracia


— Francisco Chamorro —

Dos hechos recientes tomados por el presidente Enrique Bolańos, han puesto en duda sus valores democráticos y su nivel de tolerancia. El primero es el cierre a Ťmanu militariť de radio La Poderosa y el segundo es la negación del permiso para que los partidarios del Dr. Alemán, realizaran una manifestación en Boaco el fin de semana recién pasado.;


El cierre de radio La Poderosa es un golpe a la libertad de expresión, independientemente de que estemos o no de acuerdo con el contenido de su Ťinformaciónť o línea editorial, o más aún con la forma en que se expresaban tanto los Ťperiodistasť que conducían los programas de participación ciudadana, como el lenguaje utilizado por los oyentes. O sea, más allá de la forma y el fondo de su contenido.;


Aparte de las consideraciones legales que se tenían para cerrarla (tanto en la asignación de la frecuencia que estaba a nombre de una organización inexistente como COPROSA, como en las ilegalidades en la importación de los equipos de transmisión), no existe justificación Ťdemocráticať para cerrarla. Mucho menos en la forma casi militar en que se llevó a cabo. Se le hubiera permitido a los dueńos de la radio el tiempo necesario para hacer los trámites que le dieran la legalidad necesaria para trabajar, así como para trasladar la antena que tenían cerca del aeropuerto de Los Brasiles y que afectaba el tráfico aéreo.;


Existe una diferencia bien grande entre la legalidad y la legitimidad y creo que el gobierno del Ingeniero Bolańos perdió un poco de legitimidad al cerrar ese medio de comunicación. Por más que tuviera a su favor las leyes.;


Como bien lo ha expresado el organismo Periodistas Frente a la Corrupción: ŤSería inaceptable que en el nombre de la lucha anticorrupción se callen las voces de quienes disienten con los planes gubernamentales. La acción de cerrar radios u otros medios de comunicación, desacredita el legítimo propósito de buscar castigo para quienes se han enriquecido ilícitamente de los fondos públicosť. En términos parecidos se pronunció la ex-presidenta de ;
Nicaragua Violeta B. de Chamorro.;


Por supuesto que el Dr. Alemán no es el campeón de la libertad de prensa, a como se ha querido presentar en estos días, y nosotros en EL NUEVO DIARIO sabemos muy bien de eso. El también benefició o castigó a los medios de comunicación que eran sumisos o críticos con su gestión. Claro, lo hacía de una manera más sutil, asfixiaba económicamente a sus enemigos y creaba una bonanza económica a sus amigos.;


Es más, muchos de los que hoy gritan a todo pulmón sobre SU derecho a la libertad de expresión, no movieron un dedo ni alzaron la voz para defender o pronunciarse a favor de este medio de comunicación cuando se trató de silenciarlo. En casos como estos debemos defender el derecho de la libertad de información y de expresión, independientemente de quien sea.;


De cualquier forma, el cierre de La Poderosa es un hecho inadmisible, que pone en evidencia que los tiempos en que se cerraban medios de comunicación por razones políticas (por más razones técnicas o legales que se esgriman) todavía no ha terminado en Nicaragua. Esto es una verdadera vergüenza.;


La marcha de Boaco;


Por otro lado, tenemos otro hecho político lamentable: El intento de evitar, primero al querer negar el permiso y después por la amenaza de utilizar la fuerza pública, para evitar la manifestación de apoyo por parte de sus partidarios, al Dr. Alemán el domingo pasado en Boaco.;


Personalmente creo que cualquier partido político tiene el derecho de manifestarse como lo estime conveniente, siempre que cumpla con los requisitos de ley y que se enmarque dentro de un comportamiento cívico y de respeto, y que no se esgrima un argumento tan vago como que el Ťambiente político está polarizadoť para negarse a emitir ese permiso.;


No se puede ni se debe otorgar permisos de acuerdo a las conveniencias políticas del gobernante de turno. Todos los nicaragüenses tienen el derecho de expresar sus ideas, tanto en los medios de comunicación como en las calles o en cualquier otra forma que lo quieran, independientemente que estemos de acuerdo o no. Así, hemos visto que en los últimos meses se han expresado diferentes organizaciones políticas o sociales en contra de la corrupción, en apoyo al Dr. Alemán, contra la privatización del agua, en contra de la anunciada guerra contra Irak, contra el ALCA, etc., etc...;


Esta es una parte esencial de la democracia. Los últimos acontecimientos, el cierre de La Poderosa y la negación del permiso de los simpatizantes del Dr. Alemán a realizar un mitin político en Boaco, demuestran que los valores democráticos que se quieren implementar en nuestro país, se encuentran a un nivel superficial y que todavía queda un largo camino por recorrer.;


Si de verdad estamos interesados en enraizar estos valores y principios, se debe empezar por ser más tolerantes con los que no piensan como nosotros. Esto sin duda sería una base muy sólida, de la que puede surgir una cultura realmente democrática, abierta y justa para todos los nicaragüenses.;