Opinión

Unión Fenosa: el demonio de la privatización


— Orlando J. Moncada * —

Siempre se ha sostenido que el estado es un pésimo administrador y que la iniciativa privada es mucho más eficiente a la hora de prestar un servicio o hacer llegar un producto a la comunidad. Siempre se ha afirmado que hay excepciones que confirman la regla. Siempre en Nicaragua las malas excepciones confirman las buenas reglas.;


Desde el punto de vista glacial de los genios de los grandes organismos financieros, de los humanistas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, la privatización es un paso sabio de los gobiernos para convertirse en sujetos de crédito y en candidatos a otras buenas cosas sobre las que no quiero opinar dado que he de admitir no ser experto en fondomonetarismo ni en bancomundialismo.;


Las recetas y los ajustes han sido crueles, el hambre aumenta, el desempleo sigue siendo la profesión más ocupada del país y las privatizaciones sólo han servido para enriquecer a una banda de asaltantes y para someternos a una desesperante carencia de servicios de calidad.;


Nicaragua sería buen cliente de la lotería: si compra billetes del cero al nueve, el premio cae en letra, Y si no lo cree, veamos algunos ejemplos: Iluminada por Unión Fenosa; comunicada por Bell South y Enitel; con agua de ;
Enacal; transportada por Taca, ĄDios nos proteja!. ;


No es desconocido que en la gran mayoría de casos las grandes empresas que vienen a competir por quedarse con los servicios más rentables del país, son pandillas de delincuentes que forman compańías de papel, sin ningún tipo de antecedentes financieros decentes, sin respaldo económico. Su único patrimonio son sus contactos con los célebres comités de privatización y con quienes tengan algo que ver con el proceso. La adjudicación es de ellos. Vea usted cómo se privatizaron las acciones de Enitel, al fiado y regaladas a compańías sin capital.;


Pero, bien.... el caso de Unión Fenosa merece monumento aparte. Es una muestra clara de que la privatización responde más a intereses financieros que a necesidades populares. Unión Fenosa se disputa los más abultados porcentajes negativos de opinión con don Arnoldo Alemán. No son precisamente los personajes más queridos de nuestra tierra. Ambos nos han arrebatado la luz y la esperanza.;


Le cobran alumbrado eléctrico donde ni siquiera existe un poste para una luminaria. Le cambian el medidor cada 15 días porque el anterior no marca lo suficientemente alto. Si usted es rico, prepare la chequera. Y si es pobre, prepare los candiles. Si tiene alguna falla eléctrica en su casa o trabajo que requiera la presencia de una de sus famosas cuadrillas, espere de 4 a 6 meses para recibir servicio, porque primero tiene que llegar el inspector a levantar el informe, después el ingeniero a dar el visto bueno, después lo aprueban en una oficina secreta de la carretera Norte, después lo mandan a pagar, pero cuando llega la cajera anda almorzando y después de almuerzo no toca dinero, entonces llegue al día siguiente. Le reciben el pago y le dicen que espere a que llegue la cuadrilla para que realicen el trabajo. Es más difícil reunir a este grupo de expertos que a Yasser Arafat con Ariel Sharon, pero cuando lleguen, aprovéchelos. Si no lo encuentran en su casa, no los volverá a ver, y como usted ya pagó..... para ellos es un juego y usted perdió.;


Pero no se queje ante Unión Fenosa. No olvide que después de la privatización, Unión Fenosa tuvo el cuidado de contratar a la gente menos eficiente y más malcriada, así que podría ser perjudicial para su salud llegar con una inconformidad a una de las oficinas de la empresa. ;


Con las privatizaciones y por tratarse de servicios públicos elementales, alguien está supuesto a defenderlo, y en el caso del servicio de electricidad, el artículo 18 de la Ley de la Industria Eléctrica establece que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) es el encargado de la regulación, supervisión y fiscalización de la industria eléctrica. Nadie los ha visto por algún lado tratando de proteger los intereses de los consumidores. Y no les pida que trabajen, recuerde que están ocupados almorzando con los altos ejecutivos de Unión Fenosa.;


Pero puede quejarse ante la Dirección de Defensa del Consumidor del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFI). Este no es un comercial, pero el doctor Antonio Rodríquez tiene a su cargo esa Dirección y le puede orientar sobre cómo canalizar su queja. No deje tranquilos a quienes se quedan con el dinero que tanto le cuesta y no le dan un servicio a cambio. La Ley 182 faculta a esta institución para tomar medidas contra quienes lo asalten en despoblado. ;


Usted no tiene que pagar por un servicio que no recibe. Asóciese a los grupos de consumidores, recuerde que todavía se nos vienen más privatizaciones. Los ríos ya corren hacia ese destino. ;


Sólo sin Unión Fenosa el Creador pudo haber dicho ĄHágase la luz!;


* El autor vive en lo oscuro;