Opinión

La quiebra del INSS


— Lenin Fisher —

Nuestro orgullo es el que nos hace cumplir con nuestro deber;


F. Nietzche;


La inevitable quiebra técnica del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), es algo que declaró recientemente la Presidenta de dicha institución, Edda Callejas. Al INSS le deben, en concepto de cotizaciones para la seguridad social de los trabajadores, la cantidad de mil cien millones de córdobas (1,100,000,000). Los culpables de la deuda son el Gobierno y la empresa privada; el primero debe 440 millones de córdobas y la segunda 660 millones. ;
¿Es cierto o no, el axioma de que no hay corrupción estatal si no existe corrupción en la empresa privada?;


En otras palabras, la empresa privada, el Ťmotor de la economía del paísť, el alma y nervio del mercado, encabeza la lista de los deudores del seguro social. ;


A su vez, el Gobierno y el Estado neoliberal, el Ťfacilitadorť de la economía del libre cambio, ocupa el segundo lugar, sin el más mínimo rubor. La iniciativa privada es la responsable del 60% de la deuda con el INSS y el micro-Estado eficiente lo es del 40%. Callejas, seńaló que el 50% de dicha deuda es irrecuperable. La pregunta es: ¿Quién asumirá el pago de esas miles de cotizaciones de trabajadores asegurados?...Ojalá el Gobierno y la empresa privada tengan un poquito de orgullo, todavía, para que cumplan con su deber. ;


Ya no les pedimos siquiera patriotismo. Sólo orgullo. Aunque orgullo sin patriotismo es casi imposible. ;


La Presidenta del INSS atribuyó la situación actual a la mala administración del ex-Director del INSS, Martín Aguado, durante el gobierno liberal Alemán-Bolańos. También seńaló que sólo existen malos recaudadores, pero no malos pagadores. Con tanto saqueo del erario que hizo el gobierno liberal anterior, deberíamos otorgar el beneficio de la duda a los deudores arriba mencionados porque tal vez el Estado y la empresa privada pagaron, pero no puede descartarse la posibilidad que ese dinero de las cotizaciones haya sido mal habido, sustraído, lavado, planchado, ex-patriado, depositado en cuentas personales o utilizado para financiar la campańa electoral liberal municipal y presidencial de los ańos 2000 y 2001, sin ser registrado según la Ley Electoral.;


Solamente el 16% de la población económicamente activa (PEA), es decir, casi 320 mil asalariados están pagando cumplidamente sus cotizaciones, seńaló Edda Callejas. Esto no debe extrańar a nadie, mucho menos a Callejas, pues los mismos gobiernos neoliberales desde el 25 de abril de 1990, se han encargado de desactivar y casi desintegrar a la PEA; la tasa de desempleo ha oscilado entre 50 y 70% en los últimos trece ańos durante los cuales hemos sido gobernados por la experimentada, preparada e inmejorable derecha conservadora y liberal. Y pensar que en los países desarrollados, se escandalizan y votan en contra de los gobiernos que permiten el aumento de las cifras de desempleo aun cuando sólo sea un dígito porcentual; ellos no toleran tasas cercanas al 10% de desempleo. El turbo-capitalismo, como lo llamó el canciller alemán Gerhard Schroeder, no logra responder, en el S. XXI, la pregunta que se hizo en 1886, el inglés Federico Engels: Ť...¿Qué hacer con los obreros desocupados? Y aunque el número de éstos aumenta aterradoramente de ańo en ańo, no hay nadie capaz de dar contestación a esta pregunta....los desocupados perderán la paciencia y se ocuparán ellos mismos de resolver su problemať. Problema que incluye la falta de seguridad social. ;


Si el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), está preocupado por las consecuencias de los juicios contra los corruptos, es hora de que se preocupe seriamente por las cotizaciones que la empresa privada debe al INSS. El COSEP no debe quedarse pidiendo la lista de empresas morosas. Es anti-ético e inmoral que no se paguen esas cotizaciones. Ninguna institución del país, sea estatal o privada, debe evadir su obligación con la seguridad social. Es injusto y anticristiano que la gente que genera la riqueza del país y del gran capital, no sea correspondida ni siquiera con la cotización mensual de su seguridad social elemental. Los gobiernos neoliberales y el COSEP han hablado hasta la saciedad de Estado de Derecho y reglas claras. ¿Claras para quién? ¿Derecho y leyes para quién y para qué? ¿Evadiendo las cotizaciones es otra manera de capitalizar las empresas? ¿Es eso transparencia y eficiencia ante el pueblo? ;
¿Esto es parte de la teoría liberal fisiócrata de dejad hacer y dejad pasar? ;
¿Es o no es corrupción no pagarle al INSS? No cabe duda que sectores del Gobierno y del COSEP piensan que los salarios congelados y ridículos, la evasión de impuestos y de las cotizaciones del INSS son parte de las reglas claras para atraer la inversión nacional y extranjera.;


Algunas personas de mayor edad dicen que votaron por la fórmula liberal Bolańos-Rizo, ya que les preocupaba su seguridad social y su jubilación; un gobierno sandinista pudo cambiar la situación del seguro social, afirman. Ironías de la vida, el anterior gobierno liberal de Alemán-Bolańos, produjo la más seria crisis del seguro social probablemente en toda su existencia. Lo saquearon, lo ordeńaron, incesantemente, causando ahora inseguridad social, zozobra, no sólo a sus votantes sino también a todos los demás asegurados. Verdad innegable.;


Evadir las cotizaciones del INSS es una forma de competencia desleal. Quizá, ésta es la Ťcultura apta para el desarrolloť que sostienen los pensadores e ideólogos derechistas, acérrimos defensores de la salvaje economía de mercado. ;


Pues ellos dicen que la religión y la cultura que un pueblo practica determinan en gran medida el éxito o el fracaso económico, es decir, el desarrollo. Pero los gobernantes neoliberales y los empresarios privados, que se ufanan de ser cristianísimos, más bien practican la Ťcultura resistente al desarrolloť, ya que al no cumplir su deber de pagar las cotizaciones del seguro social amenazan y agreden a la estabilidad social y el desarrollo humano. En conclusión, las cuotas del INSS deben ser pagadas por todos los deudores, sin excepciones. Dime qué no pagas y te diré quién eres.;


Managua, octubre de 2002. ;


* Médico Radiólogo;